Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

11/12/1931, El Presidente de la II República Española, Niceto Alcalá-Zamora y el presidente de las Cortes, Julián Besteiro, salen del Congreso tras la ceremonia oficial de nombramiento como Jefe del Estado. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295710672374902785/photo/1

1926, Francisco Franco y Millán Astray se abrazan mientras cantan junto a otros legionarios del Cuartel de Dar Riffien (Ceuta). Foto Bartolomé Ros. Archivo Familia Ros Amador. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296608050111971329/photo/1

20/10/1935. Manuel Azaña de Izquierda Republicana durante el mitin en el denominado Campo de Comillas de Madrid donde reunió a unos 400.000 asistentes. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1296425508675170304/photo/1

1933. Indalecio Prieto, Ministro de Obras Públicas, y Secundino Zuazo, arquitecto, visitan junto a un grupo de personas las obras de los Nuevos Ministerios y la prolongación de La Castellana de Madrid. Archivo Fundación Indalecio Prieto. E/Coloreada
@f_indaprieto https://twitter.com/latinapaterson/status/1298216791991361536/photo/1

14/04/1931. El capitán de zapadores Pedro Mohíno, enarbolando una bandera tricolor, entrando en una abarrotada Puerta del Sol de Madrid, durante la celebración multitudinaria de la victoria electoral republicana y la llegada de la II República Española. NAC. Imagen coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1295527874003443712/photo/1

07/04/1931. La abogada madrileña Clara Campoamor durante el mitin electoral de la conjunción republicanosocialista, ante más de 6000 personas, junto a Unamuno, Usabiaga, López-Reblet y Tellería en el Frontón Urumea de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxateca E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296845245129330689/photo/1

1934. El poeta Federico García Lorca, posa con la actriz Lola Membrives y el escritor Eduardo Marquina en el interior de la Estación del Norte de Madrid. Archivo EFE. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295464019009077254/photo/1

1935, Retrato de Julián Besteiro Fernández (1870-1940) catedrático y político español. Foto Manuel Portillo / RABSF. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1315953276513333254/photo/1

1932, Recibimiento de la guardia republicana al presidente de la II República Española D. Niceto Alcalá-Zamora en la Estación del Norte de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxa. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1318079241993572352/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Y la República llegó a Granada


La II República Española no vino por un pronunciamiento militar, por una movilización ciudadana a través de una huelga general revolucionaria o por una intervención extranjera, sino por un cambio menos previsible: el del voto.

Simplemente, unas elecciones que debían de servir para elegir alcaldes y concejales de todas las ciudades y pueblos de España se convertirían en un auténtico plebiscito sobre si mantener la Monarquía o cambiar de régimen político. El pueblo lo interpretó de una manera muy simple: votar por los candidatos republicanos era echar a la Monarquía. De la noche a la mañana, España se acostó monárquica y se levantó republicana.

El 12 de Abril de 1931, el 90 por ciento de todas las grandes y medianas ciudades votaron por la República, sólo los pueblos menores de 5.000 habitantes siguieron apoyando a la Monarquía, posiblemente por el control del voto por los caciques locales. Ni el Consejo de Ministros al frente de Romanones, ni Sanjurjo y su Guardia Civil, ni Mola y su Dirección General de Seguridad, ni el Ejército, ni el propio Rey Alfonso XIII sabían qué hacer.

El día 13 fue de tensión y de espera, de incertezas y esperanzas. El día 14, los sucesos se desencadenaron: concejales de la villa guipuzcoana de Eibar, de Valencia, de Sevilla, de Zaragoza..., de otras docenas y cientos de pueblos proclamaban la República desde los balcones de sus ayuntamientos. Ante la profusión de las proclamas y el miedo a las consecuencias, el Rey no sacó las tropas a la calle, no quiso disparar contra el gentío que abarrotaba las calles. Madrid o Barcelona no fueron San Petersburgo en 1917. España daba ejemplo al mundo. La primavera traía la República y el Rey abdicaba y decidía su exilio. Como dijera Miguel Maura, futuro ministro del primer gobierno democrático:

“Nos regalaron el poder. Que nosotros no hicimos sino recoger en nuestras manos cuidadosamente, amorosamente, pacíficamente, a España, a quien esos mismos hombres habían dejado en medio del arroyo”.

Como dijera Alejandro Lerroux:

“la satisfacción de no ser alterado el orden público, ni en peligro la paz, ni violado un domicilio, ni forzado un escaparate, ni ultrajado un sacerdote, ni levantadas las piedras de las calles, ni desfilado por ellas el Ejército en tren de guerra..., fue entonces cuando el país entero, radiante de alegría y vibrante de emoción, se encontró a sí mismo, como él se quería o como él se creía, en plena paz, en cordial fraternidad y libre”.

El 14 de abril de 1931, el Rey Alfonso XII, autorizó a los monárquicos liberales a que pactasen con los republicanos el abandono del poder, entrando a las cinco de la tarde de ese día los miembros del Comité Revolucionario en el Ministerio de la Gobernación en la Puerta del Sol de Madrid, aclamados por la muchedumbre. Llegaría con ello la II República Española, que sería recibida con entusiasmo y euforia por parte de todos los sectores de la población española, dentro de un ambiente difícil de reconstruir.

El 15 de abril, en el número 105 de la Gaceta de Madrid, aparecería publicado el Decreto del Comité Político que designaba Presidente del Gobierno provisional de la República a Niceto Alcalá Zamora, un monárquico liberal que había sido dos veces ministro de la Corona, así como los Decretos de la Presidencia por el que nombraba a los Ministros del Gobierno provisional: Alejandro Lerroux y García, Ministro de Estado; Fernando de los Ríos Urruti, Ministro de Justicia; Manuel Azaña Díaz, Ministro de la Guerra; Santiago Casares Quiroga, Ministro de Marina; Miguel Maura Gamazo, Ministro de Gobernación y Álvaro de Albornoz y Limia, Ministro de Fomento.

Ese mismo día, el Gobernador Civil de la Provincia de Granada, dirigió un telegrama a todas las corporaciones locales de poblaciones que tuvieran telégrafo:

“Granada núm. 436 palabras 200 depositado el 15 a las 8-20.- Alcalde, digo Gobernador Civil a Alcalde cabeza de partido y todos los demás pueblos tengan telégrafo. En el momento que reciba esta orden procederá sin perdida de tiempo a constituir el Ayuntamiento con los concejales elegidos en la elección verificada el día 12 del presente mes y año y en la forma que ordena la ley municipal de 2 de octubre 1877 procediendo la nombramiento de Alcalde y demás cargos, dándoles inmediatamente posesión y comunicando en el día de hoy a este Gobierno queda cumplida la presente orden telegráfica expresando el nombre del Alcalde y Tenientes de Alcalde y su filiación política, significándole que si fuese nombrado alguno de diferente filiación política a la republicana aunque fuere monárquica no se les ponga obstáculo alguno a la posesión del cargo. Debo significarle para conocimiento del publico que el día de hoy ha sido declarado fiesta nacional, comunique por medio mas rápido la presente orden a los pueblos mas próximos.”

Paco Robles se dedica al Partido Socialista y a la Memoria Historica, memorialista, historiador aficionado y buscador de verdades. Vocal de la AGRMH y Secretario CEP de Memoria Historica del PSOE de Granada.