HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Mi reino por dos caballos


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

«...No quiero vivir en una tierra en la que no se protegen mis derechos (...) Si van a pisotearme, prefiero ser un perro y no un hombre»

Michael Kohlhass, relato de una antigua crónica, 1808, Heinrich von Kleist

Novela del romanticismo alemán, que merece dos puntos y aparte. A pesar de que sus obras solo recibieron la incomprensión de sus contemporáneos, de manera que ninguna fue reconocida ni representada en vida, este autor ha logrado situarse entre los mejores de la literatura universal. Para Jakob Grimm, a la altura de Goethe, para Kafka un imperdible, para los expresionistas, un precursor, para Stefan Zweig, un maestro. Con estas presentaciones, la vida y obra de H. von Kleist no defraudan, son la expresión de una simbiosis terrible y casi perfecta entre vida y literatura. La máxima expresión del Romanticismo alemán, grandioso, desengañado e impulsivo en todas las formas de la existencia, que aspiraba a la libertad máxima y al absoluto, mientras se daba de bruces con una oscura realidad. Por eso, fiel a su ideario siempre escribiría acerca de lo él que denominaba la «extraña constitución del mundo».

La historia está basada en un hecho real (más tarde llevada al cine y al teatro) y relata la vida de Michael, un sencillo comerciante y criador de caballos sajón, cuya idea central y absoluta es reflejar la imposibilidad del común de los mortales de lograr justicia en el mundo de los hombres. Una perfecta parábola de los vericuetos, atajos y callejones sin salidas de una justicia hecha para los poderosos. Los mismos que atenazaron la breve existencia del autor, que decidió suicidarse a los 34 años en un pacto de amor y muerte, con su compañera Adolfine, enferma terminal de cáncer, y cuya tumba se puede visitar a orillas del Wannsee, en las cercanías de Berlín.

Y todo por dos caballos. Dos caballos que son el sustento de un hombre intachable al que le son robados por un noble. Así arranca la narración novelada del expediente Hans Kohlhass, Michael para la literatura, telón de fondo que le sirve al autor para poner en tela de juicio, bajo su estricto sentido inalienable del derecho y del deber, las costumbres de privilegios amorales de castas por nacimiento, en un siglo XIX que avanza luchando impetuosamente por la libertad y la justicia social. Por eso, el protagonista, incapaz de obtenerla, se mostrará implacable hasta los límites y abanderará la venganza como respuesta ante la falta de ley. Y ello es lo que explica su giro hacia la delincuencia y su visión extrema del mundo, solo reconociendo la justicia divina por encima de cualquier otro código terrenal, aunque sea esta quien al final impere y lo condene. La conducta de Michael es el resultado de siglos de rabia ante los agravios de una clase noble decadente, ociosa y prepotente, encarnada en un burgués de baja cuna, de intachable conducta y rectitud moral. Por eso la gran pregunta que subyace a toda la narración es cómo conciliar la rectitud en un mundo irremediablemente injusto, más allá de la mera crítica de lucha de clases, y por eso Michael es, a la vez, una persona recta y un criminal. Mi reino por dos caballos y el precio es mi cabeza. Pero no importa, porque la vida solo se abraza en la muerte y «Ahora, ¡oh inmortalidad!, eres toda mía»(epitafio de Kleist).

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider