HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Los doce trabajos de Hércules


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)
Viacheslav Lopatin / Shutterstock.com Viacheslav Lopatin / Shutterstock.com
  1. Matar al león de Nemea
  2. Matar a la hidra de Lerna
  3. Capturar al jabalí de Erimanto
  4. Capturar a la cierva del monte Cerinea
  5. Echar a los pájaros del Estínfalo
  6. Asear los establos de Augías
  7. Capturar al toro de Creta
  8. Obtener el cinturón de Hipólita
  9. Robar las yeguas de Diómedes
  10. Robar el ganado de Geriones
  11. Obtener al can Cerbero
  12. Robar las manzanas doradas del jardín de las Hespérides

Si Hera no fuera una diosa celosona y con bastante tiempo libre para intrigar, y esta no hubiera inducido a Hércules a la locura, ni él se hubiera vuelto furioso ni matado a su propia familia, estos trabajos nunca se habrían producido. No es que de un hecho malo salga uno bueno, pero sí de la capacidad de arrepentimiento y de la necesidad de expiar ese horrible acto. Así que para purgarlos, tuvo que someterse durante doce años a los trabajos penosos que le fueron encomendados por su primo, el rey Euristeo, por supuesto bajo la admonición de Hera, cuyo magín se ve que daba para mucho en cuanto a encomiendas imposibles, aunque un héroe siempre estará a la altura.

La historia no es nueva, bebe de fuentes antiguas de la fecunda imaginería popular de otros pueblos orientales, e incluso de la Biblia; es, por consiguiente, parte sustancial del acervo popular. Y por eso se repite. Las historias de mitología griega están plagadas de hechos divinos llevados a cabo por hombres que suelen ser semidioses o favoritos de un Olimpo habitado por deidades con todos los defectos y todas las virtudes humanas, no obstante siempre orladas de un componente didáctico que ha traspasado los siglos por su carácter arquetípico. En este caso, Heracles, o sea Hércules, está dotado de fuerza sobrehumana, además de argucia y astucia, y de una fidelidad a prueba de bomba por Zeus, el padre de todo lo divino y lo humano, y el que marca las leyes en este y otro mundo. Todo muy antropocéntrico.

Hércules encarna al héroe concebido de la misma manera que siglos más tarde lo sería Arturo de Bretaña: bajo la engañosa apariencia de un padre al que le robaron su cáscara física para que ambas esposas fueran poseídas por otros. Este origen poderoso, por encima de otros mortales, es la base sobre la que se cimentarán sus leyendas, así que a pesar de las muchas dificultades del héroe, son pruebas que forjarán su carácter y que, llevadas al extremo, terminan siendo la máxima expresión de un comportamiento admirable, en el sentido griego del término, porque los seres humanos buscamos siempre reflejos que nos inspiren, que sean capaces de hacernos perdonar nuestras propias faltas, las mismas que rodean a los héroes y que los acercan a la imperfección del común de los mortales. Solo que ahora, los dioses son otros, mucho más débiles y tontos, no trabajan, ni se esfuerzan, pero son fuente de inspiración.

Son «galácticos», influencers, personajes de la televisión… pero yo en su olimpo no me veo.

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider