HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Gana el PSC, pierde el independentismo


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Las urnas han hablado y han confirmado los pronósticos de los últimos meses. De hecho, ayer se repitió la victoria del PSC, de las anteriores, si bien con mayor amplitud. En concreto, 9 diputados más. De 33 a 42, a mucha distancia del segundo, Junts con 35, de ERC con 20 (tenía 33), el PP con 15 (tenía 3), VOX con 11 queda igual, Comunes 6 (tenían 8), 4 la CUP (tenía 9) y finalmente entra Alianza Catalana con 2. Así queda el hemiciclo, formado por 135 diputados/as.

Por primera vez en los 45 años de democracia recuperada, el PSC ha ganado en votos y escaños. Salvador Illa se convierte en la figura central de la nueva etapa, en la cual el independentismo consigue unos pésimos resultados. Si alguien dudaba sobre la continuidad del “procés” ayer se desvaneció. Ni siquiera sumando los 35 de Junts, con los 20 de ERC, los 4 de CUP y los 2 de AC, se llega a los 68 de la mayoría absoluta. Se quedan en 61. No volveremos a escuchar “la mayoría independentista”, en el Parlament. Vistos los resultados queda clara la dificultad para tejer pactos y acuerdos estables. Había, y todavía hay algunos (muy pocos) que sueñan o amenazan con una repetición electoral si en unas semanas no se consigue conformar una mayoría de gobierno, o por lo menos, un pacto para iniciar andadura y sin entrar en el gobierno, por lo menos permitir gobernar ni que sea en minoría.

Hoy toca hacer la digestión de resultados. Para algunos será dura, especialmente para ERC y la CUP, los grandes perdedores, pero también toca reflexionar a los Comunes que han perdido dos representantes. Y el PP deberá calmar un poco su triunfalismo porque ha subido mucho, cierto, pero no deja de ser la cuarta fuerza política de Cataluña. Para un partido de Estado, que pretende ser alternativa, está muy lejos de parecerlo en uno de los territorios que aportan más diputados a las Cortes Generales. Y que conste que después de tanta gesticulación, acusaciones y amenazas por la Ley de Amnistía, resulta que la han escondido durante toda la campaña electoral. No ha habido ninguna mención ni a los indultos del pasado, ni a la Amnistía del presente. Silencio total y absoluto. Curioso ¿no?

De hecho, aquí radica uno de los puntos clave del resultado del PSC. Se buscaba “pasar página al proceso” y se ha conseguido. Por el resultado propio, y por el fracaso de los independentistas. Los indultos desmovilizaron el proceso, y la Ley de Amnistía lo entierra.

He dicho antes que el PP, aparcó la crítica, lo mismo hicieron los independentistas que tampoco centraron su campaña en la amnistía. Se da por hecha, y se acepta que supone girar página y no pensar en “volverlo a hacer”. Son conscientes que la ciudadanía está cansada, agotada de tantos embates y acusaciones contra el Estado. Tampoco un nuevo referéndum ha estado en la agenda electoral. Se intentó los primeros días, pero se vio el desinterés de la gente.

Al final, hemos hablado de lo que tocaba hablar, de economía, de la sequía, de los servicios públicos, de la educación, sanidad. Finalmente, la agenda independentista ha pasado a mejor vida e incluso Puigdemont desde Francia, debía apelar a la gestión.

Hechos los deberes, ahora toca a Salvador Illa y el PSC, preparar el camino para conformar un gobierno progresista. No será nada fácil, a la vista de los resultados de ERC, pero hay que dejar tiempo al tiempo para digerir resultados y estudiar posibles apoyos, desde dentro o desde fuera. Lo que parece impensable es que alguien quiera jugar con una repetición electoral. Sería una irresponsabilidad que podría costar muy caro a los que la promuevan.

Salvador Illa tiene una larga trayectoria de gestión y pactos como para conseguir los objetivos propuestos. Pronto lo veremos.

 

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.