HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Galicia, el PP y la interpretación evangelizadora del periodismo


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

A juzgar por la interpretación de las opciones mediáticas de la capital de Españas más inclinadas a la comprensión de Feijóo, las elecciones gallegas no eran solo tales sino que contenían un afán de plebiscito transcurrido el cual con resultado contrario a los intereses de Pedro Sánchez, a la sazón presidente de gobierno de España, solo cabe la contrición y únicamente se espera la preparación de los coches que saldrían de la Moncloa con destino a Cartagena, para quizá proseguir destino a París, con parada técnica en Marsella.

Tal y como inició periplo indicativo Alfonso XIII, en el mes de mayo de 1931. Las conversaciones para desatascar el proyecto de ley de amnistía que darían paso a una etapa de apertura de gobierno calmada de PSOE y Sumar representan en este momento una cuestión de segundo nivel por una sola razón: lo que ha sucedido en Galicia no se queda en Galicia, porque una vez más la especie conocida como “los michavilas”, arúspices del porvenir político, han acertado con tal sonoridad que incluso José Felix Tezanos, esta vez sí que sí, pudiera retirarse a su segunda residencia para novelar diacrónicamente su tiempo de vigilia con las cartas de navegación de Sánchez en la mano.

Así es si así os parece: Feijóo ha abandonado su disfraz de “alta autoridad” del PP, la misma que devoraba pulpo y “off the records”, para apuntarse al éxito inconmensurable del devenir histórico de Galicia. Ayuso circula desde primeras horas de la mañana del lunes un discurso en clave deportiva, como gusta de declinar su mentor Miguel Ángel Rodríguez, con el fútbol como disciplina de excelencia, “Feijóo 40, Sánchez 9”, que bien vale para el balompié como para el rugby del seis naciones. La facilidad de la presidenta de la Comunidad de Madrid para transmutar la exhibición de habilidades con movimientos de todos los dedos de una mano sin que caiga el puñal de filo y destello, ambos de origen albaceteño.

Desde los idus de marzo de 2022, con ocasión de un “problemilla” con Pablo Casado, llevaba sin ejercitarse y todo tiene su desgaste y su pérdida. El periodismo ejerce de acelerador de moléculas con devoción científica en casos como el de Galicia: ensayo de fórmula de ayuda a filoterroristas, como fue presentado el BNG; un apunte más, esta vez al natural, de los planes destructores de la nación española orquestados por Sánchez en medio de sus delirios y tramoyas negadoras del espíritu y función cristianizadores consustanciales a todo lo español.

Por no hablar del estrépito producido por el aporte proteínico del pulpo a feira, que en combustión con el vino albariño de grandes propiedades antioxidantes, produce abundancia de perplejidad. Por ejemplo, añadir y mezclar bondades a lo que siempre se mostró como originario del mal endémico. Lo que era producción anti constitucional en relación con la amnistía puede ser entendimiento de modos y formas del indulto como elemento coadyuvante para la argamasa y coherencia de la noción de convivencia, tal y como se ha predicho de toda la vida.

Unamuno, como se advierte divertidamente en “Cronistas bohemios”, de Miguel Ángel del Arco (Taurus, 2017), decía que la opinión en el periodismo tenía un componente “evangelizador”. Galicia, tierra de peregrinación, también puede señalar el itinerario de la peregrinación hacia la reconquista de España en manos del ultraje y la perversión de las fuerzas que solo piensan en la capitulación y el descreimiento. Sánchez ha iniciado el camino de la vuelta atrás sin posible reversión.

Incluso los europeos lo entenderán y será el 9 de junio próximo, si no hay adelanto de los comicios vascos, que bien pudiera ser, allí donde los escenarios azules diseñados por Borja Sémper son subsumidos por la paleta de grises en un santiamén.

Periodista (Ciencias de la Información, Univ. Complutense de Madrid), colaborador en distintas cabeceras (Diario 16, El País, Época, El Independiente, Diario de Alcalá), miembro del Patronato de la Fundación Diario Madrid.