HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Exilio o refugio dorado?


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Cuando me fui a Suiza, el año 1972, tenía 22 años. Poca experiencia política y poco conocimiento de los horrores de la guerra, en parte explicados por mis padres, pero sin grandes detalles. Fue, allí, en la capital, Berna donde entré en contacto con organizaciones políticas, compuestas por auténticos exiliados y represaliados.

Después, viajando por Francia, Alemania, Italia, …tuve la oportunidad de conversar y participar en algunas de las actividades que llevaban a cabo. Descubrí, en vivo y en directo, las enormes penalidades de todos los que tuvieron que huir de España, por amenazas de prisión, primero y posible muerte, después.

Para todos ellos, los primeros años, fueron de grandes carencias y penalidades, fuese quien fuese su profesión u oficio. Solo, al cabo de les años, algunos las habían superado y habían conseguido reconocimiento y fortuna.

Hago esta introducción para comparar aquella situación con la de los fugitivos del proceso independentista catalán. Nada que ver, nada que comparar. Es un insulto hablar de exilio, para unas personas que huyeron de forma cobarde, dejando atrás a sus antiguos compañeros, instalándose con todo lujo de detalles, en Bélgica o en Suiza.

Las palabras no son neutras y siempre hago corregir la palabra exilio por la de refugio dorado en el extranjero. Las penalidades y dificultades para conseguir documentos, trabajo, vivienda, para empezar una nueva vida, de los derrotados en la guerra civil, y los perseguidos durante la pos guerra, nada tiene que ver, con la huida de unos pocos miembros del Ejecutivo catalán, y de otros partidos.

Para poner al día, los nombres de los fugitivos, tenemos al ex presidente Puigdemont, y a los ex consellers, Comín , Ponsatí i Puig, en Bélgica. Los tres primeros son eurodiputados con un espléndido sueldo, aparte de otras compensaciones, ligadas a la vivienda y a su protección que nadie sabe muy bien quien paga. El cuarto es diputado en el Parlamento de Cataluña, aunque no vaya nunca, y se conecte de vez en cuando telemáticamente.

En Suiza, tenemos a Marta Rovira, secretaria general d’ERC, que huyó para no dejar solos en el supuesto “exilio” a los de Junts. En el relato independentista, hay que poder justificar que todos los partidos tienen algún miembro perseguido. Le tocó a ella, con una espléndida dotación económica que le permite vivir en la región de Ginebra, una de las más caras del país. Quería volver, pero es tan poca la valentía que hasta que todo no sea dado y bendecido no volverá. Además ahora tiene un compañero de grupo parlamentario, en la persona de Rubén Wagensberg que aparece en uno de los expedientes del Magistrado García Castellón, lo que le ha provocado “ataques de ansiedad “. Espera recuperar los ánimos perdidos, en ese país.

También hacia allí se fue Ana Gabriel, antigua dirigente de la CUP. No había tenido ningún cargo institucional, era una simple diputada de a pie, pero si Junts i ERC, tenían a alguien fuera, la CUP no podía quedarse sin hacer un movimiento similar. Como anticapitalista, supongo buscó ir a predicar a Suiza, el país más capitalista del mundo. Su actual puesto de trabajo con una remuneración de lujo, parece haber servido para integrarla en el mundo burgués. Hace unos días se archivó su causa, sin más consecuencias. Teatro, puro teatro.

Como se puede constatar, los fugitivos están cómodamente establecidos, en sus lugares respectivos, a la espera que la Ley de amnistía haga su curso y puedan volver, libres de polvo y paja. ¿Es justo? No, pero Cataluña necesita girar página y volver a la normalidad. En este ámbito la amnistía resolverá el problema y quitará toda representatividad a unos antiguos cargos institucionales que creyeron actuar como mesías de un pueblo oprimido.

De hecho la respuesta del pueblo catalán ya se ha producido en diversas ocasiones, infligiendo duras derrotas a los partidos independentistas. Solo hay que mirar los resultados de las últimas autonómicas, las municipales y las generales. Todo lleva a pronosticar un nuevo revés en las Europeas y finalmente en las del Parlamento catalán, en las cuales se puede producir el relevo de ERC, por el PSC. Con ello podremos cerrar el círculo que nunca se habría debido romper.

 

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.