HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Andalucía: proveedora de fuerza de trabajo para sí, España y Europa (I)


  • Escrito por Pedro Andrés González Ruiz
  • Publicado en Tribuna Libre
(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

1. Introducción

A raíz de la elaboración de un libro sobre el sindicalismo en Andalucía, aún in itinere, su autora Encarna Ruiz me encargó una pequeña colaboración sobre el contexto económico. Ello dio pie a una investigación, uno de cuyos resultados quería compartir dado el interés político que podría tener, en mi opinión, ahora que se acerca el Día de Andalucía (28 de febrero).

Más aún, con el debate actual sobre la ley de amnistía, el soberanismo catalanista y el papel de los regionalismos en España y Europa, pudiera ser oportuno un debate en torno al andalucismo. Desde ese punto de vista, una mirada al reciente pasado arrojaría algo de luz sobre la necesidad y los límites del regionalismo en nuestra comunidad autónoma.

En lo que sigue, quisiera abordar dos aspectos: uno, el de las condiciones económicas (materiales) que hay tras el andalucismo; el segundo, es el tipo de andalucismo que respondería mejor a dichas condiciones materiales y que, por tanto, pudiera aglutinar mayoritariamente a la clase trabajadora andaluza.

2. La función de Andalucía en la división regional del trabajo

2.1 El excedente de fuerza de trabajo

Una de las características que llama la atención de la economía andaluza de este período es el comportamiento del desempleo de la fuerza de trabajo.

En primer lugar se trata de una evolución cíclica, con subidas y bajadas, como corresponde a una economía capitalista. En segundo lugar, y fenómeno en el que nos queremos detener, es su persistente elevado nivel, cuya tasa ha fluctuado entre el 10 y el 35 por ciento.

Sabemos que la población desempleada es la diferencia entre la población activa y la población ocupada. Para ver si la causa del excedente de fuerza de trabajo está situada en la oferta de fuerza de trabajo (población activa) o en la demanda de fuerza de trabajo (población ocupada), examinemos los datos de ambos componentes del desempleo en el período 1977-2022.

Observamos, en primer lugar que durante este período la población activa de Andalucía crece en más de 2 millones de personas, mientras su población ocupada lo hace en 1,5 millones, por tanto el desempleo aumenta en medio millón de andaluces aproximadamente. Esta observación podría dar pie a plantearse que el problema del desempleo andaluz está en una escasa capacidad para crear empleo (incapacidad de la acumulación andaluza de capital, subdesarrollo del capitalismo andaluz, carácter específico de las empresas o empresarios andaluces). Sigamos viendo

2.2 Demanda intensiva de fuerza de trabajo

Para dirimir si estas cifras de crecimiento de la población activa y de la población ocupada son grandes o pequeñas, comparémoslas con sus homónimas españolas. Teniendo en cuenta el distinto tamaño entre los mercados laborales andaluz y español (el español es unas cinco veces el andaluz), echaremos mano de las cifras relativas de la evolución de las dos variables mencionadas, actividad y ocupación.

En la tabla de arriba se muestra que, durante el período 1977-2022 la demanda efectiva de fuerza de trabajo (población ocupada) en Andalucía (86%) es mayor que la de España (60%).

De modo que, no es que se cree poco empleo en Andalucía pues se crea bastante más que en España; no es que la acumulación andaluza de capital, a grosso modo, adolezca de algún problema en cuanto a creación de empleo pues genera una población ocupada mayor, en términos relativos, que la española durante este período.

2.3 Especialización en la oferta de fuerza de trabajo

Veamos lo que ocurre en el lado de la oferta de fuerza de trabajo (población activa). En la tabla de más arriba veíamos que, durante este período, el ritmo de crecimiento de la población activa en Andalucía (108%) es mayor que el de la española (76%). Esto nos lleva a plantear que, el desempleo andaluz tiene más que ver con la oferta de fuerza de trabajo que con su demanda.

Este mayor crecimiento de la población activa andaluza respecto a la de España, significa que Andalucía se especializa, en el marco de la economía española, en la generación de fuerza de trabajo. Esto llevará, de manera paulatina y permanente, a aumentar el porcentaje de andaluces en la población activa nacional, pasando del 14,6 por ciento en 1977 al 17,5 por ciento en 2022.

2.4 El lugar de Andalucía en la división del trabajo

Ahora bien, hemos de preguntarnos por qué el desarrollo del capitalismo en Andalucía, durante este periodo, pasa por generar más fuerza de trabajo, en términos relativos, que la generada en el resto del estado español y, en términos absolutos, más de la que necesita en lo inmediato la propia acumulación andaluza de capital. De otra forma, qué otra necesidad pretende atender la especialización andaluza en la oferta de fuerza de trabajo.

Nuestra hipótesis es que la oferta andaluza de fuerza de trabajo atiende, además de los requerimientos de su propia acumulación de capital, las necesidades de mano de obra de la acumulación foránea (española y europea) de capital.

Este rasgo de la sociedad andaluza sería un aspecto, entre otros1, de su función en la división regional del trabajo (DRT) español y europeo, específicamente su papel de suministradora de fuerza de trabajo. Así, Andalucía produce mano de obra para su acumulación de capital2, lo cual comprende tanto el necesario desempleo para su desarrollo capitalista como para las administraciones públicas que le corresponden. Y, además, la sociedad andaluza produce fuerza de trabajo para atender los requerimientos de la acumulación del capitalismo español y europeo.

Esta especialización en la oferta de fuerza de trabajo tiene que ver con otros fenómenos, señalados frecuentemente a la hora de caracterizar a la economía andaluza3. Expondremos tres, que servirían para desglosar esta función en la división regional del trabajo nacional en cuanto a la provisión de fuerza de trabajo en otras tres subfunciones. Se trata del crecimiento demográfico (subfunción de generación de personas); de la emigración (subfunción de exportación de mano de obra); y del paro masivo (subfunción de reserva de fuerza de trabajo).

2.5 El crecimiento de la población andaluza

Para que Andalucía suministre fuerza de trabajo a la acumulación española (y europea) de capital, primero ha de producir dicha fuerza de trabajo, lo cual pasa por el crecimiento, formación y mantenimiento4 de una población mayor de la que correspondería a sus necesidades endógenas, es decir si no hubiera de suministrar fuerza de trabajo a otras economías. Este sería el contenido de la subfunción de generación de la fuerza de trabajo.

Efectivamente, a lo largo del período 1971-2021, la población andaluza creció en 2,5 millones de personas, casi un 42 por ciento, mientras el crecimiento español fue de 13,4 millones (algo más de un 39%).

Es más el crecimiento demográfico se basó durante bastante tiempo en el crecimiento natural de la población, la diferencia entre natalidad y mortalidad, que en Andalucía ha venido siendo superior al español. Poniendo de manifiesto el específico modelo demográfico que corresponde a su lugar en la división regional del trabajo. Además, esto se lleva a cabo con la participación de buena parte de la sociedad andaluza, empezando por las familias (donde adquiere especial protagonismo la mujer como cuidadora del hogar y de los hijos5) y terminando por el sistema educativo, pasando por otras instituciones y organizaciones (comunidades vecinales, organizaciones de atención social y solidaridad, religiosas, entre otras), que hubieron de implicarse en esta tarea.

 

1Andalucía, además, estaría especializada en la producción agrícola, turística, entre otras.

2Incluyo al capital privado y al público, por tanto al empleo creado por las empresas privadas y por las administraciones públicas.

3Mencionamos algunos: modelo demográfico, tipo de familia, productividad inferior a la nacional, salarios inferiores a los nacionales, menor desarrollo tecnológico, entre otros.

4Este es uno de los aspectos que hacen que Anda lucia muestre un elevado dinamismo en las actividades económicas relacionadas con los medios de vida: alimentación, servicios públicos, construcción.

5Esto explicaría que la tasa femenina de actividad sea inferior en Andalucía que en España. Otra cosa sería ver por qué no se ha producido un reconocimiento social a la mujer andaluza por el desempeño de este papel de cuidadora tan necesario para llevar a cabo la función andaluza en la DRT de suministradora de fuerza de trabajo.