Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La manipulación de las imágenes


El gran siglo, 1954. Kunstmuseum Gelsenkirchen, lb 65/27 El gran siglo, 1954. Kunstmuseum Gelsenkirchen, lb 65/27

Hace unos días pude asistir a la exposición “La máquina Magritte” en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid. La muestra se podrá visitar en la capital de España hasta el 30 de enero de 2022, está comisariada por Guillermo Solana, director artístico del museo, y reúne más de 90 pinturas procedentes de instituciones, galerías y colecciones particulares de todo el mundo. El próximo mes viajará al centro cultural CaixaForum de Barcelona, donde podrá contemplarse del 24 de febrero al 6 de junio.

El recorrido expuesto se centra en cinco grandes temáticas de René Magritte (1898-1967): Los poderes del mago, con autorretratos del autor belga en los que compara la figura del artista a la de un “mago” con superpoderes; Imagen y palabra, que muestra la relación en sus obras entre escritura y pintura y entre signos textuales y figurativos; Figura y fondo, donde Magritte juega a invertir la figura y el fondo o la silueta y el hueco; Cuadro y ventana, centrado en la metapintura: “el cuadro dentro del cuadro”; Rostro y máscara, en donde investiga la desaparición del rostro en la figuración humana; Mimetismo, que afronta su atracción por la metamorfosis mimética, los objetos, los animales y cuerpos que se diluyen en su entorno, disolviéndose en este espacio; y, por último, Megalomanía, donde, en contraste con lo anterior, pretende emancipar a los seres y a los objetos respecto de su entorno, aquí el cuerpo devora el espacio circundante.

Esta exhibición permite suscitar la reflexión ante el poder de seducción y de manipulación de las imágenes y cuestionar nuestra visión preconcebida de la realidad. Siguiendo a Guillermo Solana, René Magritte pone en cuestión los cimientos de la comunicación actual: coexistimos en una civilización que cree en la verdad de las imágenes de forma irrefutable. Ciertamente, son sugerentes pero también pueden ser inciertas e incluso pueden ser usadas para manipular con igual facilidad que el propio lenguaje. En palabras del comisario:

“La gran lección de Magritte para nuestro tiempo es que vivimos en una civilización de la imagen que aún descansa en una fe irrazonada, ingenua, en la verdad de las imágenes, una foto trucada puede desencadenar indignación popular o una revolución. Magritte nos alerta sobre las trampas que yacen en las imágenes. Son para él seductoras pero también sospechosas, pueden mentir con tanta facilidad o mayor que el lenguaje. Nos enseña su complejidad y pone en cuestión los cimientos de nuestra comunicación actual”  (Guillermo Solana).

Efectivamente, conocemos el poder de las palabras o del lenguaje desde tiempo atrás. Ya en 1921, Ludwig Wittgenstein escribía: "los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo". Para Michel Foucault el lenguaje configura un nuevo concepto de poder que se ejerce a partir del discurso. Del mismo modo, debemos darnos cuenta de la influencia de las imágenes y más en las sociedad contemporáneas presentes donde la imagen, desde todas las representaciones imaginables y desde todos los formatos posibles, es prácticamente todo.

Por eso, debemos estar alerta y no confiarnos en lo que, en apariencia, pretende mostrarnos una representación, una imagen o un video, que pueden ser incompletos, inexactos, inciertos o directamente una invención. Actualmente, uno de los peligros más grandes para la gobernanza democrática y la calidad misma de los sistemas representativos es la manipulación originada por los bulos o fake news en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. Nos encontramos, de forma diaria, con contenidos pseudo-periodísticos, a través del lenguaje y de las imágenes, difundidos en portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales, cuyo resultado directo es la desinformación La ultraderecha, por ejemplo, suele usar un gran número de instrumentos digitales para difundir sus campañas llenas de farsas, falsedades y odio para conseguir sus objetivos políticos. La lucha por constituir un relato que persuada y se imponga al resto es vital para conseguir la “lepenización de los espíritus” de la que nos hablaba el politólogo francés Pascal Perrineau.

La ultraderecha necesita convencer los “espíritus”, es decir, cautivar las mentes, antes de conseguir materializar estas ideas en votos. Por eso, ante estas y otras amenazas a la verdad y a la realidad debemos estar siempre prevenidos y en alerta ante todo lo que vemos y leemos.

Doctor en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Profesor del Máster de Derechos Humanos en el Mediterráneo en la EMUI University. Colaborador Honorífico de la UCM. Miembro de la Dirección Ejecutiva y Responsable de Relaciones Institucionales de la EuroMed University. Colaborador habitual en diversos medios académicos y de comunicación. Miembro de varios Proyectos de Innovación Educativa de la UCM.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider