HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Dejemos la historia en paz


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Siempre ha habido aficionados a cambiar la historia, pero, creo que nunca con tanto entusiasmo como ahora. No pasa día sin escuchar alguna genialidad sobre el descubrimiento de América, trasladando pensamientos y acciones, a nuestros días, empeñados muchos en pedir perdón por todo lo que hicieron de bien o de mal, según los opinadores, nuestros antepasados.

Al final, alguien propondrá declarar Cristóbal Colón, persona no grata, por haber encontrado un nuevo continente. Y no nos tomemos a broma esta moda, porque, a veces las cosas pueden terminar mal. Lo estamos viendo a nivel de retirar esculturas y monumentos al descubridor, y con él a multitud de personajes que para bien o para mal, hicieron historia.

Mi estancia turística en Méjico, me hizo constatar hasta qué punto puede haber interpretaciones erróneas, o claramente anti españolas por culpa de hechos acaecidos hace 500 años. El populismo y la demagogia tienen amplios campos por recorrer y será difícil recuperar relaciones perdidas.

Si esto sucede cada vez que se acerca la fecha de conmemoración del descubrimiento, mucho más intenso y constante es todo lo relacionado con nuestra Transición. Después de años de exaltarla y ponerla como ejemplo para muchos otros países, ahora llegan los que sin haberla vivido ni conocido, la ponen contra las cuerdas, con furibundos ataques que demuestran hasta qué punto la ignoran.

Hacer ejercicios de ucronía histórica puede ser interesante a nivel literario pero fuera de lugar cuando se trata de la acción política diaria. Por razones de edad, viví los años de la Transición, y la compartí desde cargos de muy bajo nivel, pero con pleno y total convencimiento de ir en la buena dirección.

Si los que llegamos a cargos de concejal o alcalde, nos hubiéramos dedicado a revisar la historia personal y colectiva de nuestro municipio, habríamos destrozado centenares o millares de vidas, sin tiempo ni dedicación a recuperar el territorio perdido. Había que pasar página, y es lo que hicimos en pueblos y ciudades, enfrascados en demostrar que la democracia es el mejor de los sistemas para gobernar i ser gobernados.

En 20 años, recorrimos tanto trayecto como otros países europeos en 40. Fue gracias a haber pactado la Transición que fue posible la reconstrucción física y psicológica de todos los destrozos producidos por el franquismo.

Cuando miro atrás, después de 40 años de acción política en un municipio, y una parte de ellos compartiendo trabajo en el Parlamento de Cataluña, no cambiaría nada relevante a lo llevado a cabo. Y el daño de la guerra civil fue duro y amplio, como lo fue la inacabable posguerra y dictadura hasta llegar a abril del 79, con las primeras elecciones municipales democráticas.

Es propio de grandes ignorantes menospreciar el inmenso esfuerzo en la Transición para cerrar heridas y abrir una nueva etapa en nuestra historia colectiva. ¿A qué viene querer impartir lecciones de vida e historia a los que vivimos y padecimos el franquismo?

El esfuerzo hecho y los resultados obtenidos son la mejor prueba del acierto de una Transición acordada y pactada entre todos los protagonistas. Los “valientes” de ahora me hubiera gustado verlos en los duros años de dictadura. La “valentía de boca” la hemos visto en multitud de lugares y ocasiones. Son revolucionarios de salón, a la búsqueda de notoriedad, aunque sea demostrando su pleno desconocimiento de la realidad.

Los que estuvimos y la vivimos podemos reivindicarla como ejemplar. Nadie ensucie la memoria de sus protagonistas, vivos o muertos. La historia debe siempre tener en cuenta la situación en cada momento, no llevarla arriba y abajo, a gusto del consumidor de turno.

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider