Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Vacunación y desigualdad


El 77,78% de la población española dispone ya de la pauta completa contra la Covid, cifra que sube al 87% sobre la población diana. En cambio, en muchos países de África no llegan ni al 1%. Es urgente garantizar un acceso equitativo a las vacunas. Podemos afirmar, sin ninguna duda, que la vacunación en España ha sido un rotundo éxito: casi el 80% de la población de nuestro país disfruta ya de la pauta completa de Astra Zeneca, Pfizer o Moderna, siendo uno de los estados que ha vacunado con mayor celeridad.

Estamos hablando de una conquista social incuestionable, fruto de la coordinación entre el Gobierno del Estado, la UE y las Comunidades Autónomas, de la responsabilidad de la propia ciudadanía y, especialmente, de la labor de los cientos de miles de trabajadores y trabajadoras sanitarias de nuestros servicios públicos. Además, la efectividad de la vacunación es evidente. Esto se puede constatar en el descenso continuado de contagios y, sobre todo, en el brusco desplome del índice de defunciones diarias.

No obstante, la situación de España y de otros países desarrollados difiere ampliamente de la realidad en la que se vive en la mayoría del planeta. Frente a ese 80% vacunado que comentábamos en nuestro país, existen muchos estados, sobre todo africanos, en los que no se llega ni al 1%. Es decir, mientras Europa, Estados Unidos y Canadá acaparan la mayoría de las dosis, en África la vacunación casi no se ha iniciado.

Existen interesantes medidas como el COVAX, centrada en el desarrollo, compra y entrega de vacunas en un gran número de países para garantizar que estas se compartan de manera equitativa entre todas las naciones, ricas y pobres. Pero esta iniciativa global liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la fundación Gavi y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), está fracasando o teniendo una implementación limitada, como podemos verificar en los datos antes descritos.

De este modo, se muestra otra vez la cara más amarga de nuestro mundo que debemos combatir: desigualdad y pobreza. Y, concretamente en este caso, es necesario que líderes mundiales y organismos supranacionales se comprometan por fin para garantizar un acceso equitativo a las vacunas contra la Covid y medidas como el COVAX se ejecute realmente y sea una realidad constatable.

Por último, es fundamental que las farmacéuticas liberen urgentemente las patentes de las vacunas, como ya vienen reclamando más de un centenar de países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para poder hacer réplicas de las mismas y distribuirlas rápidamente a todas las naciones del mundo.

Secretario general de la UGT.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider