Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

¿Es posible otro futuro?


En mis años en política activa institucional, siempre hacía ejercicios, imaginando a otros al frente de determinadas instituciones. Era un buen ejercicio para valorar lo que hacía yo personalmente o mi partido, y lo que harían otros, en mi lugar, o en el nuestro. Al final, me convencía que era mucho mejor continuar el camino que dejarlo a otros.

Así estoy, ahora mismo, imaginando un futuro distinto al deseado. ¿Cómo iría el país, si al frente del gobierno central, estuviera Pablo Casado, de la mano de Santiago Abascal? ¿Es imaginable tal destino? Imaginable, sí, deseable, no. Es más, confío en que estos ejercicios de imaginación los haga una mayoría de españoles, como para movilizarse en el momento oportuno y llenar de votos las urnas generales, autonómicas, municipales y europeas.

Y no es por apego al partido socialista, que también, sino por un ferviente deseo de prosperidad, junto al respeto por la ley y orden, dentro de la Constitución. No nos merecemos la derecha que tenemos. Y si la vieja era bronca, la actual está fuera del tablero europeo. Solo encontraremos partidos similares en alguno de los antiguos países bajo la órbita soviética.

Toca, pues, estar atentos y hacer todo lo posible para no facilitar la tarea al PP, y a Vox. Pero, sí son deseables las comparaciones y las imaginaciones entre lo que vemos, y lo que podríamos ver. Y lo que podríamos ver no tiene límites, puesto que todo el PP está dispuesto a cualquier cosa para llegar al poder. Es su obsesión y su objetivo, bajo el principio de cuanto antes, mejor. Hay prisa, hay nervios, hay precipitación porque Pablo Casado sabe que si no llega a las próximas, será reemplazado de forma inmediata, para que sea otro el que lo intente.

No hay segundas oportunidades, ni plazos para hacerse un nombre y planificar un programa. Se llega y se vence, o te jubilan. Así, pues, todo vale. Da igual que se incumplan preceptos constitucionales, consensos históricos, momentos cruciales. Solo cuenta la victoria. Y si puede ser por KO, mejor que mejor.

Estos principios conllevan convertir el Congreso y el Senado en un ring, donde se aprovecha cualquier oportunidad para golpear al contrario. Da igual, si es por la pandemia, por la renovación del CGPJ, por el precio de la luz, por el SMI, o por Afganistán. Hay que criticarlo todo, hay que culpar de todo al Gobierno. Sin aportar alternativas, con el uso más perverso de la demagogia, y con ataques a diestro y siniestro, hasta llegar a los ataques personales si hace falta.

No es fácil gobernar en estas condiciones, a las cuales se añade un comportamiento complicado del resto de los partidos, y muy especialmente de los independentistas catalanes. A pesar de todo la legislatura avanza y se van aprobando medidas de gran importancia para nuestro futuro colectivo. Ahora bien, hasta cuándo se podrá avanzar? Pronto lo veremos cuando llegue la hora de la verdad de los presupuestos generales para 2022. Entonces se verá si el futuro será de continuidad o podría producirse el temido retroceso con la llegada de una auténtica pesadilla, en forma de gobierno de ultraderecha. De nosotros depende nuestro futuro.

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.