Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El chocolate del loro


Como ya se celebra todo y de todo, el 13 de septiembre conmemoramos el día internacional del chocolate. Ese producto tan exótico y lejano y hoy al alcance de casi todos.

Que si andamos bajos de presión, chocolate al coleto, que si nos han cancelado el vuelo, taza de chocolate en la primera cafetería que pille para amagar el desencanto, que si he quedado fatal con esa colega, caja de chocolates para restaurar amistad…

El chocolate nos salva de múltiples situaciones personales y colectivas; además, algún dietista avispado nos asegura que es bueno incluirlo diariamente, con moderación, claro, como todo en esta vida…¡¡qué aburrimiento!! eso del término medio, de la justeza, la ecuanimidad, ni blanco ni negro, sino el gris.

La ventaja es que el chocolate admite extremos y para gustos los colores: yo prefiero el chocolate blanco, lleno de grasaza de la mala, de la que aumenta los triglicéridos, el negro amarga según sea la cantidad de cacao y disimula la ansiedad en la ingesta. Renovarse o morir gritan los comerciantes y los empresarios del ramo ya ofrecen un crisol de la tan paladeada delicia: con y sin, low, off…

“Chocolate”: es una palabra curiosa que admite combinaciones del tipo labor de chocolate, ladrillo de chocolate, pasta de chocolate e incluso tarea de chocolate.

A mí me llama la atención el loro: ave exótica también, importada a nuestras latitudes.

Y si ya unimos el “chocolate del loro”, la imaginación (esa facultad tan potente y tan peligrosa) se dispara, porque en apariencia encontramos la unión de dos términos que poco o nada tienen que ver entre sí. Y la trampa está en los valores que se derivan de la preposición “de” en contracción con el artículo “el”: posesión y pertinencia, origen, clasificación…

Lo curioso es que se trata de un modismo empleado por propios y extraños y todos tienen en común, cuando lo enuncian, los decibelios por encima de lo normal y la entonación airada.

Cada vez que oímos a un representante del gobierno hablar sobre partidas presupuestarias, dineros que van y vienen, metálico que se mueve de un lado para otro, sospechamos y a la mente nos viene eso del loro y del chocolate; cuando algún miembro de la patronal insiste en el ahorro, en apretarse el cinturón, en el esfuerzo del obrero en aras de la empresa…nos maliciamos que por ahí anda el loro dándole al chocolate; o los líderes internaciones de la banca mundial sugiriendo préstamos y réditos, cancelaciones y planes al por mayor…atisbamos que algo se cuece y que de nuevo ya está picando el loro del chocolate.

Vamos, que poco van a cambiar las cosas, que todo lo que les acompaña a esas declaraciones, propuestas, promesas y “bla bla bla” es una nadería, una bisoñez. Y yo me imagino al loro polícromo atiborrándose de chocolate y empachado de la sustancia.

Resulta muy útil esa expresión para significar que nihil novum sub sole…que nuestros políticos, dirigentes, mandatarios y demás mendas del ramo, acabe el verano, venga el otoño y se caiga la hoja, siguen erre que erre con lo mismo, con lo de siempre.

¡¡Cómo para mentar al chocolate del loro con la luz que nos viene tarifada en las facturas…!!

Da igual de dónde provenga la expresión y quién fuera su signatario: expresiva y contundente, “tipical espanish”, muy nuestra aunque sus elementos lleguen de tan lejos: los sentimos muy nuestros.

Lo dicho. Seguro que una onza de chocolate mitigará nuestros desvelos ante las convocatorias políticas que nos depara esta semana.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider