Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

No hay dos sin tres


Si lo pronunciamos con cierta pausa, adivinamos la chicha de las siguientes líneas que me ocupan hoy: no hay dos-i…faltaría la -s final para completar la palabra que más se repite en los últimos meses: sí, la dosis (vacilo en calificarla de “dichosa” o “puñetera”).

El cómputo de la misma es un festival entre autoridades políticas, expertos sanitarios e inoculados: la primera y única, la segunda y última…Pero, ¡atención! la tercera ya está en lid, preparada para “el recuerdo” dice el documento oficial. Y el grupo elegido, ¡¡tachán!!... los trasplantados varios y variopintos que de todos los colores somos y tenemos los órganos: de peso pesado (pulmón, riñón, intestino…) o peso pluma (células móviles); han seleccionado a un grupo de “alto riesgo” y me ha tocado dentro de lo que han llamado estrategia de vacunación. Somos los inmunodeprimidos; yo, que me considero obrera de la palabra, me gustaría dedicar espacio a este vocablo que no palabro, pues la mayoría de la población en un pispás hemos adquirido una soltura en terminología médica que ni el más avezado especialista.

Y me planteo yo lo de deprimidos. Encuentro sinónimos del pelo: decaído, abatido, postrado, desconsolado, triste, desanimado, desmoralizado, infeliz y melancólico, por ejemplo.

Así parece estar nuestro sistema…por los suelos y de bajón. Y a mí me parece que muchos de nosotros andamos en cambio de fiestuki, contentos, enérgicos, vitales y con la moral por las nubes; hoy mismo me han dicho que me veían llena de espíritu, claro que igual se referían al paráclito…le daré una vuelta a tanta expresión, a tanto protagonismo de los trasplantados con esa tercera dosis de recuerdo. Pero… ¡¡si no hemos olvidado las anteriores!!

No me alineo con los negacionistas, ¡qué va!, ni de refilón ni de soslayo…

A veces tengo la sensación fehaciente de que los virólogos, biólogos, epidemiólogos, pandemiólogos son como los lingüistas, los psicólogos, los historiadores…entre otros científicos, expertos, estudiosos y sabihondos, es decir, que según su experiencia académica, origen y procedencia, ideología, modus vivendi e intenciones, pertenecen a distintas escuelas y corrientes y representan con mayor o menor verosimilitud y contundencia su adscripción a uno u otro bando; que si la gramática estructural o la generativista, que si la psicología conductista o el psicoanálisis, que si el periodismo o la narración…suma y sigue.

Ya sé que errare humanum est, pero ando algo turbia últimamente con todo lo que oigo…y atisbo en mí un punto de inquietud en este maremágnum de pinchazo va y pinchazo viene; y equivocarse es humano y cambiar de opinión también…y al final uno piensa que se les ha acumulado una gran cantidad de dosis en las neveras y hay que sacarlas a paseo y liquidarlas, como en los grandes supermercados, que ventilan los productos prontos a perecer, a precios irrisorios.

Soy consciente del esfuerzo que se hace desde las instancias oficiales en llevar a cabo el inyectable; los discursos que lo adornan según a qué edades y colectivos vaya dirigido adoptan un cariz u otro; en todos predomina la solidaridad y a mí me parece, en alguna otra colaboración lo he dejado patente, que suena a milonga: me vacuno, no porque me lo digan los de arriba, no, sino porque quiero hacer lo que me dé la real, o sea, lo que venía haciendo hasta hace año y mucho.

Pues eso, mucho yoísmo y egotismo puro y duro, y que el compañerismo, la fraternidad, la alteridad y el otro…ná de ná: yo, me, mí, conmigo, y el de atrás que arree, y el de al lado, que se aparte, y los demás que apechuguen.

Sospecho que ni sabemos todo, ni nos cuentan todo: ¡top secret! Y que solo asoma la punta del iceberg: ojalá no encallemos como el Titánic, y que del famoso “prueba-error” aprendamos, porque de lo contrario, será de estultos, perserverar.

Yo soy muy obediente, y atenta espero a que suene mi móvil con la cita para la tercera dosis por mi “trasplante de progenitor hematopoyético”: soy una paciente “inmunodeprimida”.

Estos días me acuerdo mucho de Aldous Huxley y solo confío en que no nos aborreguemos como sus famosos “épsilon” que pedían soma mientras subían y bajaban ascensores en un incesante movimiento, completamente irracional.

Para otra ocasión, un análisis no tan ombliguista y etnocéntrico como el de hoy: toca hablar de países sin vacunar porque desconocen este bicho y sus mutaciones; ellos ya tienen bastante con lo que les viene de serie por inoculación de los más fuertes y poderosos. Punto.

Y ojo que no hay quinto malo: como agarremos la retahíla de la jeringuilla, ¡¡pleno al quince!!

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider