Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los mercados de capitales


La Gran Depresión en los EE. UU .: Hombres comiendo pan y sopa. / Fotografía de archivo sin fecha. La Gran Depresión en los EE. UU .: Hombres comiendo pan y sopa. / Fotografía de archivo sin fecha.

La crisis económica como la vimos por última vez con el comienzo de la pandemia en marzo de 2020, no es un hecho reciente. La historia del comercio de dinero se remonta a la antigüedad, los romanos establecieron por ley a los prestamistas como una profesión reconocida por el estado. Aquellos que querían ascender en el sistema necesitaban dinero: alcanzar un alto cargo civil, social o político era una meta costosa por la que a algunos, les valía la pena solicitar un crédito. César especuló sobre su éxito político. Para aumentar su popularidad, el estadista utilizo grandes cantidades de capital a crédito y seducía a sus súbditos con “panes e circenses”. Sin embargo, sus acreedores debían esperar las guerras victoriosas de sus deudores para poder ver nuevamente el dinero que les habían prestado.

Pasarían siglos antes de que el sistema bancario resucitara y estimuló el comercio entre Oriente y Occidente. Para facilitar las transacciones en países lejanos, los venecianos crean las letras de cambio como medio de pago alternativo. Un enorme avance en el complicado sistema monetario de la Edad Media, después de que el Papa Urbano II proclamara la primera cruzada contra los "infieles" la cristianización del Mediterráneo oriental no fue exclusivamente religiosa, sino también motivada económicamente.

Las crisis en el sistema feudal plantearon una nueva problemática, los nobles vivían del crédito, de la explotación de los siervos y de la rapiña de guerra. Así que el rey de Francia, hizo encarcelar a sus acreedores italianos para evitar la obligación de pagar, diversos reinos (incluido España) proceden a expulsar a los judíos, la Iglesia y el estado acaban con la Orden del Temple previa incautación de sus bienes...

En el siglo XVII, los bulbos de tulipán se convirtieron en objeto de especulación en Holanda. Como resultado de la explosión de la demanda, los precios subieron más de cincuenta veces entre 1634 y 1637. De nuevo los especuladores compran a crédito... Y tan repentinamente como comienza la fiebre especulativa, acaba cuando algunos ganan mucho menos dinero de lo que habían invertido. La noticia se esparce como la pólvora, los precios bajan radicalmente y los bulbos de tulipanes ya no son negocio.

En el curso de la industrialización en el siglo XIX, el crecimiento requiere unas infraestructuras más amplias y la red ferroviaria se expande en consecuencia rápidamente, a crédito... los días del dinero fácil llegaron a su final y en 1857 5.000 empresas irán a la quiebra sólo en Estados Unidos y Canadá. En 1929, durante la “Gran Depresión”, los políticos americanos intentaron dominar los bancos y decidieron que se especializasen en el negocio con depósitos de ahorro y crédito o especular en acciones y bonos.

Algunos hemos pasado por diversas crisis en el siglo XX, las de los años 40 con los “años del hambre” y las nefastas consecuencias del golpe de estado y de la guerra incivil, las de los años 60 con el franquismo, de la emigración masiva a Europa en busca de divisas para soportar la política de “pantanos y obras públicas”, de las crisis del Petróleo, la OPEP, la subida de la energía y la caída del consumo de los años 70, la burbuja económica de la democracia cuando los capitales “volaban” materialmente a bancos extranjeros por miedo a la consigna “que vuelven los rojos” y nos van a nacionalizar y quitar nuestro dinero. Si analizamos un poco estas crisis recaían y recaen siempre en Los Obreros, en las clases menos pudientes y más sacrificadas del país.

De las ultimas crisis, 1992 y la burbuja exterior, las crisis de la construcción y el turismo no me voy a extender ya que las hemos vivido casi todos y las hemos sufrido en nuestras vidas y familias y ahora nos llega la última, la del Covid19 y de nuevo hay unos ganadores y unos perdedores... en 1992 ganaron los inversores extranjeros, comprando e invirtiendo en los países del sur de Europa, a crédito... En 2008 la burbuja de la construcción y de los créditos falseados nos llevó a rescatar a los Bancos, en contra de la clase trabajadora y con la Deuda exterior creciendo, a crédito...

En esta última crisis que vivimos hoy, excepto las industrias farmacéuticas a las que hemos apoyado económicamente para conseguir las vacunas y nos lo devuelven especulando, todo es a crédito...

Y algún día habrá que pagar, y lo veo con preocupación. Seguro que nos tocara como siempre a los mismos, los más pobres.

Paco Robles se dedica al Partido Socialista y a la Memoria Historica, memorialista, historiador aficionado y buscador de verdades. Vocal de la AGRMH y Secretario CEP de Memoria Historica del PSOE de Granada.