Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Futuro incierto tras el coronavirus

Siento que esto del Covid-19 está cambiando profundamente nuestras vidas. Está modificando ya nuestro normal desenvolvimiento social, nuestra forma de relacionarnos, de regular nuestra vida laboral, pero también familiar. Nos está alejando, individualizando, introduciéndonos dudas, sobre nuestro sistema sanitario, nuestros gobernantes. Demasiada información contradictoria, demasiado aislamiento, demasiado exceso por defecto.

Pero la intranquilidad es más que por lo ya vivido, por lo que será nuestra sociedad futura.

De todo el mundo es sabido que lo que más estresa al ser humano es la incertidumbre, y esto es algo cotidiano, que insoportablemente nos acompaña, a veces con sensación de exceso de información sobre algo y, otras con dudas, miles de dudas de si la información de la que disponemos es la correcta, la adecuada y, la que más nos conviene.

Miles son las preguntas que nos van surgiendo día a día, ¿se retornará con normalidad a la vida laboral?, ¿proseguirán los interrumpidos estudios desde el punto donde estaba?, ¿se podrá atender la vida familiar como se hacía anteriormente?, sin que nadie vislumbre respuestas a tanto interrogante. O sea, lo que se viene a denominar “un mar de dudas”.

Vamos encontrando informaciones, de cómo las Comunidades Autónicas demandan abordar la desaceleración, a través de las fases adaptadas a su propia medida. Probablemente tengan toda la razón del mundo, pues nadie como sus propios protagonistas puede conocer su propia realidad, pero ¿se puede abordar una buena política económica, social, educativa, sanitaria, de orden público, etc. sin tener denominadores comunes? Y se puede ser país sin ese mínimo común denominador?

Ciertamente debo confesar estar desposeída de convincentes respuestas, de mínimas seguridades y de convenientes alternativas a tanta incertidumbre, lo que realmente me genera una especie de vida alternativa de mi propia vida. De estar en una especie de “limbo”, a la espera de rescatar mi verdadera realidad, si es que alguna la tuve y, si es posible su recuperación.

Secretaria Memoria Histórica y Mayores. Agrupación Socialista Rivas Vaciamadrid.