ÚNETE

¡El coronavirus no es un suflé!

El último artículo que escribí hace un mes en este mismo medio, titulado, precisamente, “El coronavirus o el suflé”, advertía sobre la gravedad de todas las pandemias y la necesidad de tomar precauciones y confiar en el sistema sanitario. Para elaborar dicho artículo consulté varias fuentes y me asesoré con la opinión de personas que conocen muy bien el comportamiento de estos tipos de infecciones. Sin embargo, decía que no había que alarmarse y que se estaba magnificando algo que no era tan grave.

Me equivoqué.

Hoy, con toda la información de la que ya disponemos, debo rectificar y pedir disculpas. Este coronavirus es más peligroso de lo que parecía hace muy poco tiempo y realmente tenemos un problema mundial de primer orden. 

En esta situación, desconocida hasta ahora, todos tenemos que esforzarnos desde el lugar en que nos ha tocado vivirla.

Creo firmemente que el Gobierno español, con el presidente Sánchez y el ministro Salvador Illa al frente, y los demás miembros del Ejecutivo con sus respectivos equipos de expertos, están realizando una excelente labor, teniendo en cuenta que nunca ninguno de nosotros se había enfrentado a una crisis similar como la que nos ha tocado vivir ahora.

Es momento y lugar, aquí y ahora, para señalar lo mejor y lo peor que cada día vemos en esta situación de excepcionalidad. Y es también ocasión ineludible de comprometernos, de recordarlo cuando todo pase. Hemos visto lo mejor en todas aquellas personas que, muchas veces por encima de sus fuerzas y posibilidades, están dándolo todo por cuidar a los demás, y hemos visto lo peor en aquellos comportamientos indignos que merecen el desprecio más profundo.

Quiero empezar por estos últimos. Mercados sin alma. Carroñeros de la peor estirpe que quieren beneficiarse de la desgracia de toda una sociedad que sufre. Especuladores que incrementan indecentemente los precios de los productos de primera necesidad. Una Europa que no está a la altura y en la que muchos países, demasiados, miran sólo su propia conveniencia. Ésta no es la Europa unida y en paz que soñaron Schuman y Monnet. Me niego a volverme euroescéptico, pero también creo que después de la crisis habrá que replantearse muchas cosas. El verdadero compromiso se demuestra en las crisis graves y en ésta muchos dirigentes europeos no están a la altura.

También quiero destacar lo mejor. Todas aquellas personas que aguantan resignada y cívicamente un largo confinamiento para no perjudicarse o perjudicar a los demás. Personas que, en muchos casos, han perdido su trabajo y que, además, viven en condiciones precarias tanto en lo que concierne a sus recursos como a la vivienda. Porque en este caso, como siempre, también hay clases.

Aquellos que garantizan la cadena de suministro y que cada día tienen que salir a la calle para que los productos básicos que necesitamos estén a nuestro alcance. Los que cuidan enfermos dependientes. Los que trabajan en las residencias de mayores y que, cada día, ven cómo la pandemia se cobra más y más víctimas.

El personal sanitario que tiene que superar el miedo al contagio porque su responsabilidad y vocación de servicio pueden más y diariamente salen a luchar contra un monstruo invisible y letal.

Y todos los investigadores, empresas e instituciones que intentan buscar soluciones para el presente y también para el futuro.

A todos ustedes, les pido que no nos falle la memoria cuando acabe la pesadilla.

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.