Quantcast
ÚNETE

De la Peste, Al Renacimiento

Cuando dejas de hacer lo mejor para ti y empiezas a hacer lo que crees que alguien necesita, estás tomando una decisión que tiene consecuencias para ti. Edith Eger

La vida nos está dando una lección que va a ser imposible olvidar en varias generaciones. La vida es esto. Ni más ni menos. Estamos aprendiendo que a mí también me puede pasar, estamos descubriendo que somos vulnerables, que el mundo no tiene fronteras por mucho que intentemos construir muros. Los nacionalismos no sirven para nada. La Solidaridad está por encima. La Humanidad está por encima. El ser humano está por encima. Quien después de esta crisis no sepa diferenciar lo superficial de lo profundo, lo necesario de lo superfluo, el compromiso de la palabrería, la verdad de la mentira… no ha aprendido nada.

Hay que frenar la curva. El acto de voluntariado es quedarse en casa. Hay que dotar de techos a quienes no lo tienen y de paso, comprobar que aquí en Madrid, la vivienda social es una prioridad. Es importante volver la mirada a las personas más vulnerables… y no sólo de salud. La crisis provocada por el coronavirus va a afectar con más dureza a las personas más pobres.

Esta situación nos ha mostrado, con toda la crudeza, la diferencia entre modelos de sociedad. Nos está dejando las brechas al descubierto, como puede ser la brecha digital: ¿qué va a pasar con niñas y niños que no tienen ordenador en casa?; o la brecha de alimentación sana: ¿en serio que se considera alimentación sana una dieta sin legumbres, como propone la Comunidad de Madrid para las hijas e hijas de familias RMI?, por poner dos ejemplos.

El gobierno de coalición de España está haciendo una gestión apoyada en criterios científicos y sociales. El presidente está dando el mayor ejemplo de trasparencia que se ha conocido en Democracia, poniendo la prioridad en la urgencia, apoyando a la sociedad y dejando en la nada a aquellas políticas y políticos que utilizan cualquier crisis para sacar rédito, que dicen cualquier cosa para no invisibilizarse llenando sus intervenciones de despropósito, falta de conocimiento y palabras vacías. Lo importante son las personas, no su popularidad. Su misión es estar con el gobierno. Si no lo han entendido, no han entendido la magnitud de este momento. Aquellos que adivinan lo que pasó ayer y piden medidas para mañana, que se lean la gestión que hicieron con el Prestige y sus hilos de plastilina, la colza con UCD, el Yak-42 o la guerra de Irak.

Te animo querida lectora, querido lector, a que reflexiones en torno a tres cuestiones sencillas:

¿Qué es esto? Es más que un virus. Es una parada vital. Un punto de inflexión. Un choque para el que no estábamos preparadas a pesar de los avisos. Pensábamos que las grandes tragedias eran propias de países no desarrollados. Pensábamos que no nos iba a tocar. Que no entraría por nuestra puerta.

¿Para qué nos puede servir? Debemos superar este impacto y enfrentarnos a un cambio de paradigma. A una revisión estructural de nuestra sociedad que implica profundizar en el modelo que se está abriendo paso con la sociedad civil organizada. La participación se hace necesaria. El cuidado se hace necesario. La organización tiene que contar con todas las herramientas. La ciencia es necesaria. El arte es necesario. Lo humano es necesario. Sobra todo lo que nos deshumaniza, como por ejemplo las macro residencias de mayores, o mercadear con nuestra salud. Hay leyes imprescindibles como la Ley contra la Violencia de Género. Nos sirve para repensar cómo queremos vivir y cómo queremos impactar en el medio en el que vivimos.

¿Y ahora qué? Convencernos de que hay que fortalecer lo público. Es curioso ver cómo el gobierno del PP de la Comunidad de Madrid vuela para exigir al Estado lo que de forma absolutamente irresponsable han privatizado durante décadas de gobierno. No deberían de hacer ni un solo reproche en un momento en el que el número de afectadas, afectados y fallecidos es el mayor de España. Deberían ponerse detrás del gobierno nacional y respetar. Está claro que su modelo no funciona. Nunca ha funcionado, pero desgraciadamente, lo estamos comprobando. Ahora toca curar, cuidar y descubrir. Pero también preparar el después. Y en ese después, haremos cuentas porque el debe de Comunidades como la de Madrid, es más grande que el haber.

La peste negra, peste bubónica o muerte negra (Black Death), causada por la bacteria Yersinia pestis, ha sido una de las pandemias más devastadoras en la historia de la humanidad. Afectó a Europa en el siglo XIV y alcanzó su punto máximo entre 1347 y 1353, matando a más de un tercio de la población europea*

Tras la Peste, llegó el Renacimiento.

*Blog Investigación y ciencia.

Psicóloga.