Quantcast
ÚNETE

Los otros abusos religiosos

En estos últimos años no cesan de aparecer casos y casos de abusos
 sexuales a menores en centros escolares religiosos. Nada nuevo que
 aportar, el tema es cada vez más frecuente. Quizás el estallido más espectacular fuese la ruptura de relaciones diplomáticas entre la católica Irlanda y el Vaticano, al descubrirse la complicidad del estado ante numerosísimos casos impunes: ¡ 60 años encubiertos !

Sin embargo, yo no quería referirme a un tema, lamentablemente tan
 conocido como terrible: los abusos sexuales dejan huellas psicológicas 
de por vida.

Quiero poner sobre la mesa otro tipo de abusos realizados sobre 
criaturas y adolescentes también en las escuelas religiosas, casos menos
 visibles, pero igualmente tremendos: me refiero a la inducción por parte
 de sacerdotes y monjas a la AUTO-MORTIFICACIÓN.

En mi experiencia durante cinco años en los salesianos de la calle
 Rocafort,42 de BCN, a la edad de 13 años fui inducido a la
 auto-mortificación por causa de mi "pecado":
 la homosexualidad.

Eso consistió en que me facilitaron un cilicio para el brazo. Dentro de
 los zapatos me puse piedras y chapas de bebidas. Lo terrible de todo es
que era un@ mism@ quien se aplicaba el castigo, un factor de 
culpabilidad que llega hasta el punto de auto-castigarse. ESO TAMBIÉN
 DEJA SECUELAS DE POR VIDA, influye mucho en el desarrollo de la 
personalidad desde la adolescencia. Conozco otro caso muy perverso
 también: una niña valenciana a quien las monjitas indujeron ponerse un
 cilicio alrededor de la pierna. Así como en mi caso, mi familia nada supo, para aquella pequeña no fue así. Su madre al verla cojear le mandó levantarse la falda. Al ver aquel moratón, le quitó el cilicio de inmediato, se fue al colegio de monjas,
 se lo tiró a la cara y cambió a la niña de escuela. Era bajo el
 franquismo y no denunció nada. ¿Por qué pecado le pusieron el cilicio? le
 pregunté a esa conocida en una cena, hace unos años. Aluciné: lo llevaba
 puesto "por la salvación de Cuba".

Creo que queda todo dicho. Ignoro cuantas personas han sufrido esa "penitencia", pero supongo que muchas. Ignoro también si hoy siguen sucediendo tales barbaridades. 


Es lamentable que estos delitos prescriban y ya sería hora de que
 salieran a la luz los casos de penitencias abominables a menores,
 impuestas sin conocimiento de las familias.

Militante de la Juventudes Comunistas de Catalunya (JCC) y del PSUC en la clandestinidad del franquismo. Pasó dos veces por la cárcel. En los 80's fue miembro del Comité Central y del Comité de Barcelona del PSUC.

Ocupó en 1980 el cargo de coordinador general del Front d'Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) y en 1986 lo abandona para co-fundar Gais per la salut (luego Stop Sida) y la federación de entidades Coordinadora Gai-Lesbiana (CGL), de la que fue secretario general hasta 1999. A continuación fue electo como presidente de honor de la CGL. También fue co-secretario general de la International Lesbian & Gai Association (ILGA), desde 1995, reelecto en 1997, hasta 1999.

En 1992-93 trabajó como coordinador de la campaña “Democracia es igualdad” del Ministerio de Asuntos Sociales (entonces con Matilde Fernández), campaña contra la intolerancia integrada por 11 grandes ong's estatales. El spot de tv de “Democracia es Igualdad” recibió un galardón de la ONU.

En los 90's se aleja de ICV y en 1999 formó parte de la candidatura de Pascual Maragall a la Generalitat de Catalunya. Desde entonces sigue como independiente en la órbita socialista.

Ha recibido numerosas distinciones y premios, tanto desde las asociaciones lgtb, como de las instituciones civiles. Medalla de Honor de la Ciudad de Barelona y Creu de Sant Jordi. Premio Pluma 2019 de la FELGTB.