LA ZURDA

Gobernar es solucionar

Estamos, estos días, en pleno debate de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2019 y el Gobierno necesita apoyos parlamentarios para aprobarlos y así convertir en realidad unas cuentas que pueden beneficiar a millones de personas.

El presidente Pedro Sánchez ha ido repitiendo en diversas ocasiones que para él lo más importante es solucionar los problemas de las personas, especialmente de aquellas que se encuentran en situación más vulnerable. Es una excelente filosofía que se echa en falta en la mayoría de fuerzas políticas que viven sólo para propiciar el titular del día o la foto opportunity del momento aunque, para ser sinceros, a las derechas la foto de Andalucía no les ha salido muy enfocada porque se les ha colado un invitado heredero del franquismo, incómodo, pero muy útil a la hora de repartirse el poder.

La política en mayúsculas es la que afronta los problemas con valentía y propone soluciones útiles para superarlos. La propuesta de Presupuestos es la ocasión de recuperar el tiempo perdido y las oportunidades desperdiciadas durante los años del gobierno del PP. Unos presupuestos que establecen como principales prioridades la potenciación de la nueva economía relacionada con la industria 4.0, la creación de empleo, la protección de los desempleados de larga duración y la reconstrucción del Estado del Bienestar.

Algunos ejemplos de la aplicación de estas prioridades son el aumento de 5,6% del gasto en I+D+i, el incremento de un 60% de la dotación para la dependencia, los 670 millones para el Plan de Choque de Empleo Joven o el 10% de crecimiento de la partida de las becas de estudio.

Podría citar muchos más ejemplos pero éstos son suficientemente representativos de las soluciones planteadas en las cuentas del Gobierno.

Si a eso añadimos, en el caso de Catalunya, la aplicación del Estatuto vigente en lo referente a la dotación y ejecución de inversiones equivalentes a la riqueza que se genera tenemos un escenario de futuro absolutamente prometedor.

Por esa razón, me sorprende enormemente que algunos partidos que se llenan continuamente la boca de patriotismos como es el caso de PP y Cs, en el conjunto del Estado, o de PDeCAT y ERC en Catalunya, sean tan críticos. En el caso del PP y Ciudadanos, además, con una oposición frontal y sin dejar ni siquiera un resquicio a la negociación. Por cierto, si tanto les molesta a Ciudadanos que el Gobierno necesite los votos de partidos independentistas la solución es muy fácil, poner sus 32 diputados al servicio de la estabilidad de España y evitar así lo que tanto les molesta, que es que estemos en manos de los que quieren romper su patria.

Los votantes de este país han querido que la composición del Parlamento sea la que es y eso es lo que hay que gestionar y, a pesar de todo, respetar.

Sin embargo, el mejor patriotismo es el que mira a los ojos de las personas más que a las banderas, el que se coloca en el lugar de los que más lo necesitan y el que se pone manos a la obra para construir un país mejor para las generaciones venideras. En definitiva, efectivamente, gobernar es solucionar.

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.