HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Santa Olga de Kiev, patrona de la resistencia y la venganza


  • Escrito por Miles Pattenden
  • Publicado en Historalia
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

En los últimos días hemos visto una serie de vídeos que muestran a los ucranianos y a su presidente desafiando la agresión rusa. Quién no se conmovería con el vídeo de una mujer ucraniana que se enfrenta a un soldado armado con botas, diciéndole que se ponga semillas de girasol en los bolsillos para que al menos crezcan girasoles donde caiga.

En cuanto a los heroicos selfies del Presidente Zelenskyy en el frente de Kiev, no sólo inspiran a sus compatriotas.

Los ucranianos están acostumbrados a la adversidad y hay una mujer que personifica su valentía ante las dificultades. La horda de mongoles destruyó su tumba en Kiev en 1240, pero en 2010 se consagró una catedral ortodoxa ucraniana dedicada a ella.

La mujer es Olga de Kiev, esposa de Igor, el segundo gobernante de la dinastía Ryurikid, que ahora es reconocido como uno de los mayores santos de la ortodoxia oriental. Mujer feroz y orgullosa que protegió a su joven hijo y vengó la muerte de su marido, desempeñó un papel crucial en la consolidación del reino medieval de la Rus de Kiev como entidad política y en la conversión de sus habitantes al cristianismo.

Olga nació de padres vikingos en Pskov, al norte de Rusia, a principios del siglo X. Se casó muy joven con el príncipe Igor y quizás sólo tenía 20 años cuando los drevlianos, una tribu vecina, se levantaron contra su gobierno y lo asesinaron.

El cronista bizantino León el Diácono da detalles horripilantes del asesinato de Igor: fue atado a dos troncos de árbol que luego se soltaron para que su cuerpo quedara cortado en dos. Puede que el relato de León haya sido adornado (el antiguo historiador Diodoro de Sicilia cuenta una historia similar), pero la muerte de Igor dejó a su mujer y a su hijo de tres años solos y potencialmente indefensos en un rincón especialmente peligroso y brutal del mundo medieval.

Enterrar a los enemigos

La leyenda de Olga nació de sus acciones en las semanas y meses siguientes. Los drevlianos enviaron a sus emisarios para proponerle matrimonio a su líder, el príncipe Mal. La Crónica Primaria, un manuscrito del siglo XI que es nuestra principal fuente para lo que sigue, informa de que Olga los saludó con engaño, aparentemente para ganar tiempo.

Este relato puede ser en parte ficticio o al menos exagerado. Pero esa no es la cuestión: en la hagiografía medieval, lo que más importa es la moralidad de la historia.

"Me gusta su propuesta", dijo Olga a sus interlocutores. "En efecto, mi marido no puede resucitar. Pero deseo honrarte mañana en presencia de mi pueblo. Vuelve ahora a tu barco y quédate allí [...] Enviaré a buscarte al día siguiente [...]".

La delegación de Drevlian, llena de orgullo, le toma la palabra. Pero lo que no saben es que ha hecho cavar una zanja en la que serán arrojados con su barco.

Fueron enterrados vivos

Olga convocó una segunda embajada drevliana antes de que el resto de la tribu tuviera tiempo de conocer el destino de la primera. Cuando llegaron, ordenó a su gente que les preparara un baño.

Los drevlianos entraron entonces en el baño, pero Olga ordenó cerrar las puertas y prender fuego al edificio.

En una tercera fase de su venganza, Olga se dirigió al lugar donde los drevlianos habían matado a su marido, diciendo a los presentes que deseaba organizar una fiesta fúnebre para conmemorarlo. Una vez que los drevlianos se emborracharon, hizo que sus hombres los masacraran.

Finalmente, sitió la base drevliana de Iskorosten (la actual ciudad ucraniana de Korosten). Engañó a los que estaban dentro de la ciudad ofreciéndoles la paz: todo lo que tenían que dar era tres palomas y tres gorriones para cada hogar.

Pero cuando Olga tuvo los pájaros en su poder, pidió a sus hombres que ataran un paño sulfuroso a una de las patas de cada pájaro. Los pájaros volaron a sus nidos para pasar la noche y el azufre incendió simultáneamente todos los edificios.

Olga ordenó a sus soldados que capturaran a todos los que huían de la ciudad en llamas para exterminarlos o esclavizarlos.

La venganza por la muerte de su marido era finalmente completa.

El espíritu de Santa Olga

Olga vivió otros 25 años, residiendo en Kiev, la capital de su hijo. Ella fue decisiva para convencerle de que no abandonara las tierras ucranianas en busca de "mejores perspectivas" más al sur, a orillas del Danubio. Su nieto, Volodymyr el Grande (c. 958-1015), amplió entonces el reino hasta convertirlo en lo que hoy se considera el primer principado ruso (que Vladimir Putin considera ahora el precursor del Estado imperial ruso).

Volodymyr también es reconocido como santo por su papel en la culminación de la cristianización que había iniciado Olga.

Las aventuras de Olga al estilo de Mad Max deberían irritarnos un poco hoy en día: el mundo moderno no debería ser el escenario de semejante carnicería. Por eso nos parece tan chocante la repentina invasión a gran escala de un país pacífico por parte de Rusia.

Sin embargo, está claro que la memoria de Olga puede seguir siendo un importante punto de referencia para la resolución ucraniana.

Las iglesias ortodoxas orientales y greco-católicas la reconocen con el venerable y extraordinario título de "Isapóstolos": la igual de los Apóstoles. Ella y el patrón de Kiev, San Miguel Arcángel, siguen siendo figuras esenciales de intercesión para quienes necesitan consuelo en los momentos más difíciles.

Y la fe cristiana de Olga, adquirida durante una visita a Bizancio al final de su vida, puede sostener a otros hoy, igual que la sostuvo a ella tras sus propias tribulaciones.

Traducción del artículo original publicado por Miles Pattenden.

 

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider