HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Ralph Bagnold. I


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Ralph Alger Bagnold, nació en Manor House, Stoke, Devonport, Inglaterra, el 3 de abril de 1896. Hay algunas controversias sobre su lugar y fecha de nacimiento, indicándose que probablemente nació en Blackheath el 28 de mayo de 1890. Fue hijo del Coronel Arthur Henry Bagnold que prestó servicio con los Ingenieros Reales en Chipre, Egipto, Sudáfrica y Sudán. Su abuelo también sirvió más de 30 años en India.

Graduado en la Real Academia Militar de Woolwich, en 1915, prestó servicio durante la Primera Guerra Mundial en Francia. Después de la guerra, en 1921, se graduó con honores en la Universidad de Cambridge, sirviendo en varios puestos militares hasta su retiro del Ejército en 1935.

El interés científico de toda la vida de Ralph Bagnold, los mecanismos físicos del transporte natural de materiales granulares por vientos y agua, surgieron a una edad temprana. Cuando tenía cinco años, vivía en un molino de café convertido en las tierras altas de Jamaica en el Caribe, desvió parte de la corriente del molino a través de un canal de roca, construyó un modelo a escala del sistema de drenaje doméstico y observó los eventos de inundación. Estos intereses más tarde se superpusieron con exploraciones de gran alcance, particularmente cuando el ejército lo envió a Egipto en 1926. Allí, Bagnold se unió a un pequeño grupo de compañeros oficiales, que disfrutaron atravesando áreas remotas en expediciones a campo través, en vehículos ligeros. Sus muchos desafíos incluyeron conducir un Ford modelo-T a lo largo del desierto del Sinaí y conducir un camión Ford desde la India a Egipto. Sin embargo, fue en los mares de arena del desierto de Libia donde se fusionaron la ciencia y la aventura. Organizó un viaje de 10.000 kilómetros, por gran parte en el noroeste deshabitado de Sudán en 1932 utilizando un Ford Modelo A. Estos viajes se describen en el libro de Bagnold "Libyan Sands: Travel in a Dead World" (1943), escrito en Hong Kong, poco antes de su primer retiro del servicio militar.

Durante sus expediciones Bagnold quedó fascinado con el orden geométrico, y el espaciamiento regular de las grandes dunas del desierto. Descubrió que, durante las violentas tormentas de arena, las densas y móviles nubes de arena, en contraste con el polvo asociado, se extendían a no más de un metro sobre el suelo. Esto llevó a preguntas físicas sobre las fuerzas que podrían elevar los granos de arena relativamente densos hacia el aire fino y en movimiento, o cómo la tasa de masa del movimiento de la arena, podría estar relacionada con la fuerza del viento. A su retiro del servicio militar con el rango de mayor en 1935, Bagnold se dedicó de lleno a estudiar la ciencia que era necesaria, para desentrañar esos fenómenos.

En el laboratorio de hidráulica del Imperial College de la Universidad de Londres, Bagnold construyó un túnel de viento de su propio diseño, en gran parte con materiales desechados. Los experimentos resultantes y las mediciones de campo de los viajes de regreso a Egipto, fueron descritos en varios artículos y, en su importante libro "The Physics of Blown Sand and Desert Dunes", publicado en 1941. Para su trabajo en varios proyectos, concibió y produjo instrumentos, que eran apropiados para medir los parámetros que consideraba de interés. Estos incluyeron el Compás de Sol del Desierto, el manómetro de tubos múltiples y el manómetro piezométrico. En 1938, dirigió su atención a los problemas en el transporte acuático de sedimentos, un tema al que regresó después de la Segunda Guerra Mundial.

Con el estallido de la guerra en 1939, Bagnold fue llamado al servicio militar. Su regreso a Egipto fue accidentado, como resultado de una colisión de un convoy en el mar, que interrumpió su desplazamiento a África oriental.

Pues eso.

(Continuará)

 

Nacido en 1942 en Palma. Licenciado en Historia. Aficionado a la Filosofía y a la Física cuántica. Político, socialista y montañero.