Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Formación del profesorado y carrera docente


  • Escrito por Esmeralda García Sánchez
  • Publicado en Educación

Es urgente e importante el reconocimiento de la profesión docente al igual que dignificar la labor y responsabilidad que la sociedad ha puesto en sus manos.

Me gustaría ser optimista y no me inspira sólo el deseo ni la ensoñación a la hora de escribir estas líneas de reflexión. Me gustaría pensar que caminamos, por fin, hacia la concreción de la tan deseada durante tanto tiempo carrera docente. Que caminamos hacia el Estatuto de la función docente no universitaria

A lo largo de los últimos años y por diversas razones se ha venido plasmando la necesidad de un cambio de paradigma en la realidad educativa: es necesario que el alumnado desarrolle su capacidad de aprender a aprender y que se forme en las competencias que haga de ellos ciudadanos y ciudadanas con autonomía, creatividad, competentes en el mundo digital y que se adapten con facilidad a entornos laborales diversos.

De la misma manera, se considera clave trabajar en las diferentes etapas educativas para sensibilizar al alumnado sobre la igualdad de género al igual que vincular currículos y metodologías educativas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de modo transversal. Emerge con fuerza la necesidad de nuevas metodologías en el aula y de nuevos currículos. Se habla profusamente de educar por competencias, de evaluar por competencias, evaluar por rúbricas, de aprendizaje basado en proyectos, de organización de las asignaturas por ámbitos y de una nueva reorganización de las aulas como espacios compartidos por varios profesores y profesoras. Esta realidad es recogida y articulada en la nueva Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE) 3/2020 de 29 de diciembre, que da la vuelta a la Ley Wert.

Estos cambios y novedades suponen un reto importante para el profesorado para quienes su voluntarismo y profesionalidad no son suficientes. Algunos centros educativos habían empezado a realizar estos cambios, no sin dificultades, con mucho esfuerzo y al margen de las administraciones u olvidados por ellas. La necesidad de una formación del profesorado renovada y acorde con las circunstancias es un reto, pero se hace cada vez más evidente, importante y urgente.

El curso pasado, en el Colectivo Lorenzo Luzuriaga, grupo de trabajo independiente con el que colaboro, pusimos sobre la mesa el problema a través de experiencias concretas aportadas por Centros educativos, entre ellos el IES Lope de Vega de Madrid, que expusieron sus modos de trabajar, sus preocupaciones, problemas y carencias al respecto, en el Seminario organizado por el Colectivo.

Por otra parte, me preocupa sobre manera la falta de prestigio de la profesión docente. Si realizáramos una pregunta o encuesta a la juventud sobre su futuro profesional, desde luego lo de dedicarse a la educación, a la enseñanza, no aparecería en los primeros lugares, si es que aparecía en sus desideratas.

Creo que históricamente en ese rifirrafe en la educación española desde la constitución de Cádiz hasta nuestros días sobre ese “constante hacer y deshacer, debido a la confrontación ideológica, la escasa estabilidad, sus rigideces, el enorme control religioso, las carencias en la financiación y, últimamente, su mercantilización” (De la instrucción pública a la digitalización de la enseñanza. España 1820-2020 de Francisco Delgado Ruiz), el maestro, el docente es el que siempre busca y encuentra una solución a la ecuación libertad, educación y derechos para lograr una sociedad justa e igualitaria.

Si analizamos la situación en la actualidad, creo que somos muchos los que estaríamos de acuerdo en afirmar la importancia de la escuela pública, como derecho de ciudadanía y deber de los Estados para compensar las desigualdades e inculcar principios democratizadores. Pero, de la misma manera, estaríamos igualmente de acuerdo en las vicisitudes del profesorado a lo largo de la historia, su precariedad salarial y de prestigio social, la importancia de la formación del profesorado y de innovar la metodología educativa en las aulas, además del papel decisivo de los y las docentes en la sociedad y su compromiso con la misma.

Hoy día, cualquier análisis del futuro del aprendizaje concluye, entre otras cosas, con la urgencia de cambios necesarios en la formación inicial y continua del profesorado, así como abordar el tema de la profesión docente.

Sin duda, el Ministerio de Educación y Formación Profesional lo ha previsto y da un paso en este sentido. Según la disposición adicional 7ª, “Normativa sobre el desarrollo de la profesión docente” (LOMLOE, 29 de diciembre de 2020) el Gobierno presentará en el plazo de un año a partir de la entrada en vigor de la LOMLOE una propuesta normativa que regulará la formación inicial y permanente, el acceso y el desarrollo profesional docente.

La LOMLOE entró en vigor 29 de diciembre del 2020. Opino que se va un poco justo de fechas, de momento.

No obstante, quiero recordar que la Ley Orgánica 2 / 2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), ya había previsto la elaboración de un Estatuto de la Función Docente, que fue presentado a los sindicatos en 2007. Estos no llegaron a firmarla por desacuerdos en la memoria económica del proyecto y se aplazó para la siguiente legislatura. El Estatuto de la Función Docente no vio la luz en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por la convocatoria de elecciones y la crisis económica de 2008, hecho que impidió avanzar en la propuesta del proyecto a lo largo de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

Este documento es público y se puede encontrar en la página web del entonces Ministerio de Educación y Ciencia con el nombre de Borrador del Estatuto del funcionario Docente no Universitario.

Dadas las circunstancias, mencionadas en párrafos anteriores y las derivadas del contenido y lo estipulado en la LOMLOE sobre nuevas metodologías para el aula, nuevos currículos y sistemas de evaluación entre otras cuestiones y sin entrar en más detalles, parece oportuno reflexionar sobre la urgente necesidad de que se aborde la formación inicial y permanente del profesorado, el acceso y el desarrollo profesional docente, para la implementación coherente y adecuada de dicha Ley.

Resumiendo, prácticamente, el Borrador del Estatuto del funcionario Docente no Universitario. Cabría recordar e insistir en lo siguiente:

a) la mejora del sistema educativo así como su adecuación a las demandas de una sociedad democrática, social y de derecho, igualitaria e integradora necesita el reconocimiento social y la dignificación de la profesión docente por parte del conjunto de la sociedad, la comunidad educativa y, muy especialmente, de las administraciones públicas, con el fin de proporcionar los medios y las condiciones necesarias para el cumplimiento idóneo de las responsabilidades que el profesorado asume y debe llevar a cabo.

La labor del docente en la sociedad actual del conocimiento no se limita al hecho de impartir una asignatura o materia, algo que tiene de suyo asumido el profesorado. Es una realidad que la práctica docente se ha hecho más difícil y problemática debido a cambios significativos. El qué, por qué, para qué, y cómo educar se ha convertido en algo muy complejo en la sociedad actual de mercado en permanente cambio y en donde los currículos que exige el mercado o currículos de mercado se entrecruzan con los currículos de los derechos humanos. Y no siempre de una manera equilibrada.

Este creciente nivel de exigencia al profesorado para lograr la constante mejora del sistema educativo, propuesto en la LOMLOE, demanda un reconocimiento que, a su vez, requiere una revisión del sistema de formación inicial y permanente del profesorado y conseguir un modelo de carrera profesional que motive y estimule profesionalmente al docente, mejorando las condiciones de trabajo y económicas, premiando a quienes se esfuerzan e investigan nuevas formas de aprendizaje y metodologías más adecuadas para abordar los problemas de un alumnado plural y diverso en los diferentes niveles y etapas educativas.

La sociedad actual y nuestro sistema productivo requieren un mayor nivel educativo de la población. De ello depende nuestro desarrollo como sociedad democrática, nuestro bienestar y el desarrollo productivo. Esto requiere la formación de ciudadanas y ciudadanos en la sociedad del conocimiento, para lo que es primordial valorar e incentivar el trabajo realizado en las aulas por los docentes

b) Por esta razón, creo que es urgente, importante y necesario que la LOMLOE regule por primera vez y con celeridad la profesión docente, como consta en la disposición adicional 7ª de dicha ley, citada en párrafos anteriores, que recoja los derechos y deberes del profesorado de los centros públicos, diseñando un modelo de carrera profesional, recogiendo la especificidad de la función docente, así como la reivindicación de un estatuto profesional, aspiración del profesorado no universitario desde hace muchos años.

c) Entrando en detalle y sin hacer un trasplante mecánico, no estaría mal revisar y retomar algunas de las ideas propuestas por aquel proyecto de Estatuto de la profesión docente nonato. Dicho documento establece los principios básicos de la carrera profesional, organizada en grados, que garanticen al profesorado un efectivo reconocimiento de su dedicación docente, su esfuerzo por una formación continua, de su implicación en proyectos e iniciativas de innovación educativa, de su compromiso activo en la vida y en el funcionamiento de los centros. Se trata de dar una respuesta a las legítimas expectativas de los profesores y profesoras para que su dedicación, a lo largo de su vida profesional, sea objetivamente valorada por las Administraciones.

d) Parece obvio que es necesario como punto de partida regular la selección de los funcionarios de carrera y fijar las características del sistema de ingreso en la función pública docente, al igual que los requisitos generales para el ingreso (la formación inicial además de la necesaria titulación), los específicos para cada cuerpo docente y las especiales para otros cuerpos, como el cuerpo de inspectores de educación.

e) A continuación, vendría la regulación interna y la carrera profesional de los funcionarios docentes: promoción vertical a un grupo de clasificación superior, la promoción a los cuerpos de catedráticos y la promoción al cuerpo de inspectores de educación (sin olvidar un justo y deseable convenio con el Ministerio de Universidades para el acceso a la educación e investigación universitaria desde los cuerpos docentes no universitarios). Lo mismo ocurriría con la promoción horizontal a cuerpos del mismo grupo de clasificación, la obtención de grados sin cambiar de cuerpo, como veremos a continuación.

f) Siguiendo con el mismo orden de cosas y según propone el proyecto de Estatuto, la carrera profesional de los funcionarios docentes será voluntaria, individual, evaluable, progresiva, pública, independiente del puesto de trabajo, homologable en todo el Estado y abierta. Dicha carrera profesional se configurará en siete grados que se alcanzan progresivamente por el cumplimiento de un periodo variable de años y de méritos, sin necesidad de cambiar de cuerpo y valorable si se desea hacerlo. Es importante, para ello, la evaluación de resultados a través de la acreditación de méritos, entre los que se tendrán en cuenta la formación continua y permanente, la participación individual y colectiva en proyectos de investigación, innovación educativa y de mejora escolar y de la evaluación de la práctica cotidiana en el aula. La evaluación de la carrera profesional permitiría adquirir cada grado, a cada grado se le asignarían efectos retributivos, en los traslados y en la promoción interna.

La carrera profesional docente , según el citado Estatuto, se organizará en siete grados:

  1. Cada uno de ellos se podrá adquirir por la acreditación de los méritos citados en párrafos anteriores durante un periodo variable de años de servicio entre un mínimo de cuatro años y un máximo de seis, de acuerdo con lo que se establezca reglamentariamente.
  2. Los criterios y baremos de los méritos deberían ser regulados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional y la Comunidades Autónomas. Los criterios generales deberán ajustarse a un sistema sencillo, riguroso, transparente y cuantificable. Se respetarán los principios de profesionalidad, imparcialidad, objetividad y transparencia y no discriminación, sin menoscabo de los derechos de los empleados públicos.
  3. En los criterios generales figurarán: la evaluación positiva voluntaria de la práctica docente; la participación en equipos docentes de proyectos conjuntos de mejora de la actividad didáctica en el aula o en la vida el centro; la participación en proyectos de experimentación, investigación e innovación educativa; la acreditación y valoración de la formación continua; la asunción de tareas y responsabilidades complementarias; la implicación en la mejora de la enseñanza y del rendimiento del alumnado; la mayor dedicación; el desempeño de cargos directivos y en los supuestos que se determinen la valoración del trabajo desarrollado fuera del aula.
  4. La adquisición de grados dentro del cuerpo se tendrá en cuenta como mérito en las diversas modalidades de traslado, en la promoción interna y en las retribuciones complementarias.
  5. Cuando un funcionario de un cuerpo docente acceda a otro cuerpo docente se le reconocerá el nuevo el grado adquirido a todos los niveles: académicos y retributivos.

Concluyendo, lo hasta aquí dicho responde a un documento, ya citado, que data del año 2007, que es necesario actualizar y, posiblemente, corregir y modificar. En él se mencionan, como hemos visto, tanto la Formación inicial como el Ingreso en la función docente y la Formación permanente del profesorado, previstos en la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo.

Por otra parte, y según todo lo hasta aquí expuesto parece evidente la necesidad urgente de la actualización que propone la LOMLOE (29 de diciembre de 2020) en la disposición adicional 7ª, “Normativa sobre el desarrollo de la profesión docente” de dicha Ley.

Por supuesto, sería también necesaria una Memoria económica del Estatuto del funcionario docente no universitario. Una adecuación del sistema retributivo referido a la implantación de los grados o similares.

Madrid, 21 de noviembre de 2021.

Esmeralda García Sánchez, Catedrática de Filosofía y Directora del IES Lope de Vega de Madrid (de 2004 a 2017).

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider