Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Nieves Segovia (SEK): “El acceso de las niñas a estudios STEM es una prioridad”


  • Escrito por Macarena Baena Garrido
  • Publicado en Educación

El acceso de las niñas y las jóvenes a las carreras STEM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) es, sin duda, "uno de los temas prioritarios que el sistema educativo español tiene que atender".

"Si no adoptamos medidas, estamos preparando la siguiente brecha laboral de género y, dentro de 10 ó 15 años, ya no tendremos tiempo de resolverla, asevera la presidenta de la Institución Educativa SEK y consejera titular del Consejo Escolar del Estado, Nieves Segovia.

En una entrevista con Efe, Segovia también habla de los retos de la educación, los efectos de la pandemia y las oportunidades del sistema universitario, temas que se abordarán en el Global Education Forum (GEF), que se celebra en Madrid del 13 al 15 de octubre, promovido por la Universidad Camilo José Cela y en el que participarán más de un centenar de especialistas y universidades de todo el mundo.

Pregunta.- ¿Qué valoración hace del año de pandemia desde el punto de vista del sector educativo?

Respuesta.- La pandemia nos puso a prueba a todos, a todos los sectores y, de forma muy especial, al educativo, porque se trataba de transformar, de hacer un 180 a la manera en la que nos comunicábamos con nuestros alumnos. En el proceso educativo, al modificar una de las piezas, que en este caso era el espacio -el aula se trasladaba a los hogares-, todos los demás elementos también se vieron afectados. Tuvimos que replantearnos los recursos que utilizábamos: cuál era el rol del alumno -que ganó mucha autonomía-, del profesor -que se vio más aislado- y de qué manera promovíamos la colaboración en entornos digitales. Además de analizar cuál era el rol de las familias y si el currículum realmente era relevante en esas circunstancias.

P.- Tras ese replanteamiento de todo el proceso de aprendizaje ¿ve necesario un cambio profundo del sistema educativo?

R.- Creo que el sector educativo español ha dado muestras de grandísima resiliencia, flexibilidad y capacidad de adaptarse a un cambio tan grande como el que vivimos. Ha sido una experiencia global de la que hemos tenido que aprender. Ahora, lo que no podemos pensar es que el sector educativo va a volver a su antigua normalidad. No debemos hacerlo. No ser capaces de extraer consecuencias positivas sería una falta de respeto a las circunstancias tan extraordinarias que hemos vivido.

P.- La pandemia también ha visibilizado las necesidades emocionales de los alumnos. Según Unicef, uno de cada siete adolescentes de 10 a 19 años en todo el mundo tiene un problema de salud mental diagnosticado y casi 46.000 adolescentes se suicidan cada año. ¿Qué pasos debemos seguir?

R.- Este ha sido uno de los de los aprendizajes más importantes: Poner en el centro al alumno y su equilibrio emocional. El alumno tiene que estar en el centro de cualquier diseño educativo. Hay que hacer una educación con itinerarios personales, que sea mucho más flexible y que considere al alumno como único y diferente en su forma de pensar, de aprender y de comunicarse.

P.- Estamos asistiendo a un importante ataque a los derechos humanos de personas diversas, de mujeres, de niñas... ¿Cómo se debe abordar este problema desde la educación?

R.- La manera de combatir las desigualdades, las actitudes intolerantes y las posiciones extremas tiene que empezar por la educación desde las edades más tempranas. No es algo que podamos dejar para más adelante.

P.- Todavía existe una gran brecha de género entre hombres y mujeres en las carreras STEM ¿Qué más se puede hacer para fomentar estas vocaciones entre las estudiantes?

R.- El tema de las niñas siguiendo carreras STEM es una de las cuestiones más importantes en las que tenemos que enfocar el sistema educativo. Si no tomamos medidas ya, se generará la siguiente brecha laboral de género y, dentro de 10 ó 15 años, ya no tendremos tiempo de resolverla. Es uno de los temas prioritarios que nuestro sistema educativo tiene que atender y debe hacerlo desde las edades más tempranas.

Las niñas perciben que son menos inteligentes que los niños y ese estereotipo es algo que debe combatir la sociedad entera. Acabar con ese estereotipo requiere muchísimo trabajo y no solo desde la escuela, sino de todos los líderes de opinión, los medios de comunicación y el sistema educativo, poniendo los medios para que las niñas vean facilitado ese acceso a las carreras STEM y su permanencia en ellas.

Tenemos que ver si como sociedad acompañamos de la misma manera a chicos y chicas a medida que avanzan en la universidad y en el mercado laboral, porque por experiencia sabemos que las niñas de 14 años ya están todas preparadas para emprender y además quieren hacerlo.