Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los cambios introducidos por Castells en su ley no convencen a los universitarios


El estudiantado ha denunciado que la futura ley Castells no avanza en democracia universitaria respecto a la anterior legislación (LOU) pese a los últimos cambios introducidos por el Ministerio de Universidades.

A los alumnos no les termina de convencer las modificaciones que incorporó el ministro en el capítulo sobre el modelo de gobierno de la Universidad tras la mesa de negociación mixta con rectores, alumnos, sindicatos, consejos sociales y autonomías.

La Coordinadora de Representantes de las Universidades Públicas (CREUP) considera que se sigue sin avanzar en la mejora del sistema democrático de las universidades.

El documento remitido por el ministerio plantea muchos cambios pedidos por los universitarios, como la eliminación de la posibilidad de elección del rector a través de una comisión externa, la garantía de una participación mínima del estudiantado del 25% en algunos de los órganos o que la elección de los decanos sea a través de sufragio ponderado, eliminando la opción de ser nombrados por el rector.

"Si bien es cierto que este documento elimina medidas que mermaban la democracia universitaria planteadas en el primer anteproyecto de la LOSU", los estudiantes reclaman apostar de "forma firme" por mejorar la cogobernanza universitaria.

Por ello creen imprescindible avanzar en la configuración de una universidad con "mayor democracia, que mejore la situación actual, afianzando los valores de cogobernanza universitaria. Para ello, continúan reivindicando que los mandatos sean de cuatro años renovables, en lugar de seis años improrrogables como plantean la LOSU y Crue, permitiendo que todos los estudiantes puedan votar al menos una vez a sus decanos y rectores".

A su vez, tanto la CREUP como el Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado (CEUNE) reivindican que la presencia del estudiantado universitario en todos los órganos universitarios y elecciones de cargos unipersonales sea de, al menos, un 30 %.