HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Una historia en yidis


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

«La desesperación dominaba la ciudad. Y ni siquiera se pecaba ya. El mismo

espíritu maligno parecía haberse adormecido y cada hombre seguía su solitaria

vereda. El viajero ocasional que se encontraba en Goray caminaba

desconsoladamente por las calles durante un rato, y luego, con el saco vacío

y una maldición en los labios, abandonaba la población»

Satán en Goray,1933, Isaac Bashevis Singer

Nadie mejor que él podría haber escrito esta maravillosa novela: toda su familia, de judíos rabinos y escritores, sabía contar historias. Historias de una Europa Central antisemita y polarizada, donde hablar yidis podía suponer un serio peligro para la salud. Profundamente culto, Bashevis Singer obtuvo el Nobel de literatura, pero su vida fue un continuo trasvase de emociones, tradicionalidad y miedo, que lo llevaría a exiliarse y naturalizarse en EE.UU. ante la amenaza nazi. A pesar de todo, y de hablar perfectamente inglés, siempre escribió en la lengua en la que hablaba su corazón, ese judeoalemán característico de sus raíces, porque para él era «el idioma de una humanidad asustada y esperanzada».

Año 1656: Goray, un pequeño lugar en el voivodato de Lublin, actual Polonia, devastado por el atamán ucraniano Chmielnicki. Pasado un tiempo de horror y desconcierto, sus habitantes regresan buscando recuperar la normalidad y la fe, cuando aparece Sabbatei Zevi, el rabino autoproclamado mesías, justo el año en el que los cabalistas habían vaticinado el fin de los tiempos. Dotado de un gran carisma solo a la altura de su propio yoísmo, fue capaz de levantar oleadas de apasionados seguidores entre los judíos de la diáspora, desde Ámsterdam a Marraquech, pasando por Alepo y Polonia, los mismos a los que dejaría a merced de su suerte cuando, en 1666 (año de los tres 6 bíblicos), una década después de irrumpir en Goray, es apresado por los otomanos en el momento en el que, totalmente desaforado, desembarcaba en Constantinopla para quitarle el trono a Mehmet IV. Los turcos le dieron a elegir entre convertirse al Islam o la muerte. Adivinen qué escogió. Apostatar, vulgo, vivir. Y de paso, dejar desamparados y perdidos a sus seguidores. Bashevis Singer centra esta desolación y pérdida de fe en Goray retratando magistralmente la búsqueda humana de la redención y el batacazo ineludible ante la realidad, de la tradición mesiánica encarnada en un hombre que, como tal, está abocado a su incumplimiento. Y luego está el contrapunto de la novela, pues cuando la iluminada es una mujer, resulta que está poseída por Satán, y el tercer eje: la larga marcha de ciegos incondicionales que han perdido toda capacidad de discernimiento y raciocinio y que le siguen como ovejas al matadero. El centro narrativo es el magnetismo megalomaníaco de un loco arrollador que mueve y convence a las masas. Es curioso cómo este tipo de gurús tiene miles de homólogos que se repiten a lo largo del espacio y del tiempo, desbaratando alegremente vidas y futuros…y van ya tres siglos de activismo histérico. Cuando hay guerra, aparecen los mesías, cuando hay dolor, se siembra la semilla de la salvación y se va dando en pildoritas de efecto placebo, aun sabiendo que no existe que, si acaso, hay que buscarla dentro.

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.