HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Pigmalión, la fonética y sus consecuencias


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

«Elisa no está nada influida por la necia tradición romántica, según la cual todas las mujeres gustan de ser dominadas, cuando no maltratadas de palabra y de obra»

Pigmalión, 1913, George Bernard Shaw

Shaw es el hombre gradual, que quiso cambiar el alfabeto latino británico, profundo antivacunas (la que le habría caído hoy), vegetariano convencido, política e intelectualmente controvertido, crítico de música y literatura, y premio Nobel sin estudios universitarios, ni falta que le hacía. Su figura ha pasado a la posteridad como dramaturgo y profundo reformador del teatro, no exento de polémicas por su pensamiento fabiano y sus ideas políticas, pero fuente de inspiración para generaciones futuras. Quiso alejarse de las representaciones melodramáticas y estereotipadas de la escena británica y apostar por el teatro de autor comprometido y con mensaje, iconoclasta y contradictorio. Tanto, que este hombre controvertido y poco clasificable, decidió que parte de sus cenizas se esparcieron por la estatua de Santa Juana de Orleáns (a la que dedicó una obra), él, que tanto criticó a la religión establecida.

Pigmalión se estrenó fuera del país, en Viena concretamente, por el hastío del autor ante las críticas de la prensa británica contra sus escritos, y es una obra de madurez que será llevada varias veces a la pantalla y obtendría el Oscar. Se basa en el mito recogido por Ovidio en Las metamorfosis sobre el rey de Chipre Pigmalión, de origen fenicio (Pumayyaton), y su Galatea, aquí llamada Eliza, un guiño a la Dido/Elisa de Cartago, hermana del anterior rey de Tiro, que da para otra reseña. En la obra de Shaw, el cambio de estatua a ser con vida se produce metafóricamente por obra y gracia de un profesor de fonética a través del lenguaje, porque al autor le importa muchísimo la dicción y la capacidad de interactuar a través de él en las diferentes situaciones de la vida. Somos lo que hablamos y cómo lo hacemos, el lenguaje nos define y (de)limita, sobre todo el inglés con sus enormes diferencias entre lo hablado y lo escrito. Shaw pretende hacer una reflexión al respecto basándose en el mito, pero no centrándose en el amor por una estatua inerte, sino por la capacidad de superación y la predisposición al cambio. Por eso, aquí, el artista no obtiene los favores de su obra, porque esta, más autónoma y sin necesidad de diosas que la alienten, cansada de ser un mero experimento, se unirá a quien ella decida, gracias a sus nuevas dotes y su adaptación al medio, con el que se codeará merced a su refinada dicción. En la base de todo, el dilema entre fondo y forma y la necesidad de su reforma. Sabemos que lenguaje es fundamental para materializar el cambio a todos los niveles y el buen uso del mismo nos hará menos maleables y más críticos, más reflexivos, menos dogmáticos y proclives al exabrupto, más libres y tolerantes, conscientes de que: «En cada país puedes encontrar personas fanáticas que tienen sienten fobia contra los judíos, los jesuitas, los armenios, los negros, los francmasones, los irlandeses o simplemente los extranjeros como tales. Los partidos políticos no están al margen de explotar estos temores y envidias». Y lo hacen con la lengua. Pues eso. Shaw dixit.

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider