Quantcast
ÚNETE

El preámbulo de la "Ley de 1 de marzo sobre la represión de la Masonería y del Comunismo"

La ley se iniciaba con el siguiente encabezamiento: " JEFATURA DEL ESTADO", que al estar escrito con letras mayúsculas tenía una clara intención: subrayar la importancia que para el general Franco tenía este texto jurídico que estaba firmado personalmente por él.

Queremos hacer algunas consideraciones en torno al preámbulo o exposición de motivos de esta ley, que consta de un extenso y deslavazado escrito en el que, a modo de introducción, podemos leer una serie de peculiares consideraciones con las que se intenta justificar la gravedad de las razones que han obligado a promulgar esta norma jurídica represiva que tiene un total de catorce artículos.  

Comienza el escrito atribuyendo la decadencia de España a las " sociedades secretas de todo orden" (entre las que ocupa el puesto principal la Masonería) y  " a las fuerzas internacionales de índole clandestina ". 

Sobre el comunismo se afirma que, aunque no constituye una sociedad secreta propiamente, se relaciona con la masonería " adoptando sus métodos al margen de la vida social ", considerando que el comunismo unifica y asimila las múltiples organizaciones subversivas.

A continuación, considera responsables "a la acción conjunta de la masonería y a las fuerzas anarquizantes movidas por oscuros resortes internacionales " de la pérdida del imperio colonial español, de la guerra de la independencia, de las guerras civiles del siglo XIX, de la caída de la monarquía constitucional, de minar la etapa de la dictadura y de los numerosos crímenes de Estado.

Podemos leer idénticos argumentos en el libro " Justicia " (1), del catedrático Antonio Luna García (2), vocal del primer tribunal especial para la represión de la masonería y el comunismo (3).  En este libro, Antonio Luna afirma que " la resuelta decisión del Caudillo al promulgar la ley de 1 de marzo de 1940 ha declarado una guerra sin cuartel posible entre el Caudillaje y la Masonería " ( 4 )

Considera que esta ley se ha elaborado para defender al Estado, " optando por la mejor arma defensiva, o sea el ataque al enemigo ". ( 5 )

Según Antonio Luna " la masonería es culpable de todos los males pasados, presentes y futuros de España ".

Añadiendo después que " hay un gran mal, hay una desgracia inmensa, hay una realidad tristísima, una sola, que no es imputable a la masonería. Porque si España fuera incapaz de triturar los huesos a la Masonería, la culpa no sería de ésta, sino de nuestra impotencia ". ( 6 )

En el preámbulo de la ley de 1 de marzo de 1940 se atribuye a las maquinaciones de la masonería y el comunismo el " facilitar armas, simpatías y medios económicos a los opresores de la Patria "callar y escuchar los crímenes perpetrados por los rojos " , " demorar nuestra victoria final " y " hacer de nuestra España satélite y esclava de la criminal tiranía soviética ".

En esta confusa exposición de motivos podemos observar que se mezclan, sin distinguir, organizaciones tan diversas como son la masonería, el comunismo, las fuerzas anarquizantes, las sociedades secretas de todo orden, las fuerzas secretas extranjeras, las fuerzas internacionales de índole clandestina, todas ellas consideradas "organizaciones contrarias al orden social y perniciosas para la unidad, grandeza y libertad de España".

Resulta sorprendente, cuando se lee con detenimiento este preámbulo, el intento de relacionar e identificar los fines de la masonería con los del comunismo, cuando se trata de dos organizaciones totalmente distintas tanto en su naturaleza y origen como en sus métodos y objetivos.

Según la Real Academia Española, el comunismo es un movimiento y sistema político desarrollados desde el siglo XIX, basados en la lucha de clases y en la supresión de la propiedad privada de los medios de producción. El doctor José A. Ferrer Benimeli nos recuerda en su libro " La Masonería " que la institución masónica fue definitiva y totalmente suprimida en Rusia, en 1917, con la instauración del régimen soviético. (7). Trotsky, llegó a afirmar en el periódico Izvestia que la masonería era la peste bubónica del comunismo: " La masonería es tan reaccionaria como la Iglesia y el catolicismo. Camufla la necesidad de la lucha de clases bajo un cúmulo de fórmulas moralizantes. Debe ser destruida por el fuego rojo " (8)

En 1921 tuvo lugar el Tercer Congreso de la Internacional Comunista o Tercera Internacional, organizado por Lenin y Trotsky. Este último pidió que la adhesión a la masonería fuera prohibida a todo miembro del partido, ya que "la masonería no representaba otra cosa que un proceso de infiltración de la pequeña burguesía en todas las capas sociales " y que " la solidaridad, principio básico de la masonería, constituía un serio obstáculo para la acción proletaria, y que, la libertad, reivindicada por la masonería, era una libertad de concepción burguesa, opuesta a la de la dictadura del proletariado". ( 9)

También manifestó Trotsky que " la masonería, por sus ritos, recordaba las costumbres religiosas, y se sabía que toda religión sojuzga al pueblo ", argumentando finalmente que " la masonería representaba una gran fuerza social, y por lo secreto de sus sesiones y la discreción absoluta de sus miembros, era una especie de Estado dentro del Estado ". ( 10)

Al año siguiente, en el Cuarto Congreso, celebrado en Moscú entre el 11 y 20 de noviembre de 1922, se añadió una nueva condición a las veinte indispensables para ser admitido como miembro del Partido Comunista: " la incompatibilidad del comunismo y de la masonería en cualquier país del mundo ".  (11)

La única excepción donde un régimen comunista ha tolerado la existencia de la masonería ha sido en la República de Cuba. Tal vez este hecho se deba a que el político y poeta José Martí, héroe nacional de cuba, fue un conocido y comprometido masón. 


Ignoramos si el general Franco y sus asesores en materia anticomunista tenían conocimiento de este importante dato que nos relata el doctor Ferrer Benimeli en su libro " La Masonería ": Que desde 1921, quince años antes de comenzar en 1936 la guerra civil, los militantes comunistas tenían estrictamente prohibido ser miembros de la masonería.

Sin embargo, a pesar de esta prohibición sabemos por el doctor Manuel Según, que hubo militantes comunistas en Madrid que estuvieron, durante la República y mientras duró la guerra, afiliados a la masonería. (12)

A diferencia del comunismo, la masonería no es una doctrina política sino una fraternidad laica que tiene como principal objetivo, la iniciación espiritual por medio de los símbolos y leyendas que están recogidos en los rituales de cada grado.

Como hermandad iniciática fomenta el estudio de los valores metafísicos, formando una alianza universal de personas que trabajan en común para el perfeccionamiento intelectual y moral de la humanidad.

La masonería admite en su seno a personas de todas las razas, ideologías y religiones, teniendo prohibido durante sus reuniones hablar de temas políticos o religiosos. Uno de sus objetivos principales es conseguir, la paz y la fraternidad universal, mediante el respeto y la tolerancia.

La ley sobre la represión de la masonería y del comunismo finaliza su preámbulo con estas palabras: " no olvidamos la conducta de los que, habiendo pertenecido ocasionalmente a dichas entidades, reaccionaron a tiempo y rompieron con ellas para entregarse denodadamente al servicio de la Patria, lavando a veces con sangre heroica los yerros cometidos. Acogiendo tales postulados no hacemos sino mantenernos fieles a los principios cristianos y a la generosidad del Movimiento Nacional ". 

(1 ) "Justicia". Luna García Antonio. Editorial M. Aguilar. 1940. 2ª edición. Esta segunda edición está corregida y aumentada con un estudio sobre la Ley de Masonería de 1 de Marzo de 1940. ( La primera edición es de 1939 )


(2) Antonio Luna García ( Granada 1901-Madrid 1967 ). Fue catedrático de Filosofía del Derecho y de  Derecho Internacional Público. Embajador en Bogotá y Viena. Vocal letrado del primer Tribunal Especial para la represión de la masonería y el comunismo ( este primer Tribunal se constituyó el 4 de junio de 1940, a los tres meses de promulgarse la ley de represión de la masonería y del comunismo ). También fue delegado nacional de justicia y derecho de la F.E.T. y de las JONS.

(3) El primer Tribunal Especial de de la masonería y el comunismo se constituyó por decreto el 4 de junio de 1940.  Estuvo presidido por Marcelino Ulibarri Eguilaz y tuvo el cargo de vocal, Antonio Luna García.

(4).  "Justicia".  Luna García Antonio, Editorial M. Aguilar. 1940. 2ª edición. Pág. 40

(5).  "Justicia".  Luna García Antonio,  Editorial M. Aguilar. 1940. 2ª edición. Pág. 43 

(6).  "Justicia".  Luna García Antonio,  Editorial M. Aguilar. 1940 2ª edición.  Pág. 41.

(7).  " La Masonería ".  Ferrer Benimeli Jose A. Cuarta reimpresión 2017. Pág. 137.

(8). " La Masonería ".  Ferrer Benimeli Jose A.  Cuarta reimpresión 2017. Pág. 136.

(9,10,11 y 12 ). " La Masonería ".  Ferrer Benimeli Jose A.  Cuarta reimpresión 2017. Pág. 137.

(12) " Masonería y Política en Madrid. 1900-1939 ) Según Alonso Manuel. Tesis Doctoral ( 2017-1018 ) 

Es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid. DEA en Farmacología por la Universidad de Valladolid. Médico. Actualmente Doctorando en Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura. Coautor junto con Victor Berástegui y Juan Antonio Sheppard del libro "Masonería. Todo lo que siempre has querido saber sobre esta Institución" ( Editatum ). 2019. Ha presidido la Gran Logia General de España y el Supremo Consejo de España.