Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

María Pilar Úcar Ventura

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Del “Laberinto” al Congreso: hace 40 años

“María Pilar, rápido, al coche: algo ha pasado en Madrid”.

Todavía retumban en mi cabeza las palabras de mi padre cuando aquel lunes, a las 8 menos diez de la tarde, me recogió de mis clases en la universidad de Navarra para llevarme a casa en coche, sin esperar a que yo llegara como siempre en la “villavesa”. Hace 40 años. Y hoy con la distancia espacial y temporal, sonrío… rictus agridulce.

  • Publicado en Cultura

“Si quieres, ¡puedes!”…¡¡marchando una de auto¿ayuda?!!

En muchas películas del lejano oeste, aparecía la escena del viajante que en su diligencia traía el remedio “milagroso” para acabar con la calvicie de todo aquel curioso que se acercase y escuchara maravillado la voz chillona prometiendo las propiedades del elixir, que ingerido, permitiría lucir melenas leoninas. Charlatán logorreico con la misma cantaleta en una y otra parada. Una vez había cobrado, agarraba la bolsaca y salía “por patas”, las de los caballos, a los que espoleaba, y se perdía en el far west: pies para qué os quiero.

“Mi hijo Siegfried”: Wagner en el Real

Sonido que envuelve. Primeros compases y ya sentimos a Richard Wagner (1813-1883). En esta ocasión, el público del Real todavía paladea el sabor del café recién tomado en plena sobremesa. Pandemia obliga y el toque de queda provoca cambios en el horario del espectáculo. A las 16.30, todos expectantes.

  • Publicado en Cultura

Febrero: ese mes tan largo…

No voy a descubrir la pólvora, ni nada nuevo que no esté en la mente del que encara febrero, ese mes tan corto y tan largo. Pequeño en número de días, cierto, pero la sensación que rezuma en esa escuetez es de largura prolongada, como el dobladillo que se saca de los bajos al ir creciendo. Februarius viene anticipado y casi definido como el mes expiatorio y el mes de la purificación.

Manos, muchas manos. Pies y patas

Alguien aseguró que los ojos son el reflejo del alma…y ¿las manos? ¡Cuántos han hablado de las manos y cuánto se sigue hablando! No sé si son el reflejo del espíritu pero sí “cantan” sí, o al menos dicen mucho de cada uno de nosotros. Y si no, que se lo pregunten a Poyatos (1933-), uno de los más relevantes expertos en el estudio de la kinésica, la paralingüística y el lenguaje no verbal; en su obra se explaya con un lúcido articulario semiótico acerca de las manos y su sentido, desde su estado emocional, interacción comunicativa, actitud, posturas, forma y fondo…todo un universo “manual”.

  • Publicado en Cultura

Pongamos que (hoy) hablo de plazas, balcones y Bárbara de Braganza

Hace muchos años leí un artículo de Antonio Muñoz Molina sobre la Plaza de la Villa de París y me llamó la atención la descripción que hacía de sus habituales “visitantes” los fines de semana. Y no sé por qué me viene a la memoria la taciturnez de la mirada con que Jean Jacques Rousseau (1712-1778) podría observarlos… y mirarme: ojos escrutadores y también benévolos.

  • Publicado en Cultura

Fantasías animadas en televisión: miserias y diversión

Me he sumado al carro, lo reconozco.

Y yo también formo parte –intermitente- de esa audiencia que sigue desde hace tiempo programas televisivos de medio pelo, poco ejemplarizantes y solo a ratos divertidos. Pero si quiero estar a la última y participar en alguna conversación frivolona, me tengo que poner las pilas y saber de qué van los episodios que nos emiten semana tras semana. A veces pienso que los personajes protagonistas son muñecos articulados o dibujos animados salidos del acumen del artista con inhóspitos e insospechados propósitos: ¿sorprender? ¿entretener? ¿provocar? ¿evadir?

Moda vintage: tunear el pasado

“Está de moda”, “es moda”… ¿Cómo se van a aclarar nuestros estudiantes extranjeros cuando se acercan, por muy leve que sea el roce, a la lección del “ser y estar”?: ¡vade retro! Siempre les ha disgustado el contraste entre ambos verbos y si además unimos la palabra “moda”, la confusión está servida.

  • Publicado en Cultura

Esas (largas) colas…hambre y cultura

Se ha acuñado la expresión “colas del hambre”: las que ocupan calles y doblan esquinas de muchos barrios de nuestro país. Y en nada se parecen a la “serpiente multicolor” de la vuelta ciclista a España que nos sorprendía en una y otra edición a golpe de pedal y maillots brillantes; deportistas que peleaban por alcanzar el primero la meta.

  • Publicado en Cultura

Pongamos que hablo de… bóvedas, colores y maquetas

Intento visualizar el día desde la noche anterior. Las visitas que he programado realizar prometen por su interés, variedad y enriquecimiento cultural. Pasear y aprender, un lujo. Todo esto en Madrid. Calles, plazas, edificios…una mañana ocupada en el ocio instructivo, ameno y agradable bajo un cielo gris y un día neblinoso; la faz “enmascarillada”, claro.

  • Publicado en Cultura

“¡¡Que viene el lobo!!...Del hemiciclo a la violencia del lenguaje en los cuentos

Los miércoles, mis sentimientos oscilan entre la vergüenza y el ridículo, la crispación y la pereza. Las sesiones de control al gobierno resultan tediosas, poco innovadoras y nada edificantes: del insulto al grito, del ademán desmedido a la acusación desaforada… y vuelta a empezar: sus señorías enhebran argumentos rizomáticos y entran en bucle (esa jornada semanal sí que es la marmota Phil aunque no coincida con la celebración de su día internacional).

“Todo recto, no tiene pérdida”: algunas trampas del idioma

Igual que un iceberg, solo emitimos en muchas de nuestras expresiones la punta. De la gran masa de hielo flotante desgajada de un glaciar, únicamente sobresale una parte, mínima. Justo lo que vemos, o sea, lo que se escucha si tratamos de comunicación; así que hay mucho, sin duda, debajo de nuestros mensajes, que permanece sumergido, sobreentendido o adivinado por el receptor con más o menos acierto, con más o menos suerte.

Mary Shelley: la figura del engendro

170 años después, en este lunes, 1 de febrero, recordamos la muerte de la escritora británica Mary Wollstonecraft Godwin, (1797-1851), matrimoniada: Mary Shelley.

  • Publicado en Cultura

Políticos “al borde de un ataque de nervios”

¿Los políticos se ponen nerviosos? Me acucia esta pregunta de manera persistente.

Nervios de viaje. Aviso al cabify y bajo ya. Intercambiador de Avenida de América.

A Soria. ¡¡Qué nervios!! “¿Es la primera vez que viajas?”, me pueden preguntar. “Pues no”, pero alguien me dijo que existía algo similar al síndrome de “nervios de viaje” y da igual las veces que uno haya viajado a ese sitio que ahora repites o a otro distinto, y también el medio de locomoción que se use.

Los 80 en la sobremesa, siempre serán nuestros

“¿Te acuerdas de Gloria Gaynor?” (1943)… “¿Y de Bonnie Tyler?” (1951). Era escuchar sus canciones y saltar a la pista brincando, siempre con el mismo paso a modo de coreografía aprendida y ensayada. Igual servía para I’ll survive que It’s a Heartache, desgañitándonos con el inglés de oídas y chapurreando con más o menos acierto los finales del estribillo…y las Baccara (1977), Sorry I’m lady, las de casa, ¡¡internacionales!! Los sábados, no quedábamos por la tarde hasta que se acababa la sección de “la juventud baila” del programa Aplauso con el inefable Fradejas (1950), amigo de toda la vida y comensal en nuestras sobremesas: ya teníamos tema en la cuadrilla. Ufff ¡qué abuela cebolleta, hoy! Las sobremesas… Esos 80 que ahora “sobreviven” en las versiones pachangueras y tuneadas de los locales de ocio nocturno y ante las que nuestros hijos diseñan nuevos movimientos para descoyunte de su anatomía.

  • Publicado en Cultura

Bailando con 'Quimera': la inspiración de 'IT dansa' en el Real

Sabían que toda Asia Menor se veía amenazada por Quimera…y que recalaba en diferentes poblaciones haciendo de las suyas: se revolvía poderosa con su vientre caprino dirigiendo coletazos de dragón a diestro y siniestro; su cabeza de león, satisfecha por el temor que infligía. Quimera lanzaba un fuego destructor sin remisión, atrapada en un corsé físico con otros cuerpos dentro de ella. Todo producto de la imaginación en la mitología clásica. Sueño y delirio, imágenes sin contorno, fantasmas que crecían…una auténtica fábula que se escabullía de la realidad, de nuestro siglo.

  • Publicado en Cultura

Leer con devoción para escribir con corrección

Hagamos historia: algunas luces de esas que iluminaron el siglo XVIII debieron iluminar también a los académicos neoclásicos cuando la Ortografía de la Academia de 1741 supuso un compendio sistematizado que regulaba, como lo hace hoy, la normativa ortográfica del español, elaborada entre la RAE y las academias correspondientes en Latinoamérica. De ahí su consideración de ortografía panhispánica.

Washington 20.21: El “nuevo” Retablo de las ¿maravillas?

Concertina, blindaje, vallas, efectivos militares, barrera, doble barrera, calma tensa. Rifle en ristre. Rifles. Ojo avizor, cámaras… ¡acción!

¡Vaya teatrito! Con títeres. No se apreciaban bien los hilos que los movían. ¿Sería por la mala conexión, el jetlag o los inhibidores de frecuencia? Escenario de cartón piedra. Sobre todo, piedra (y plomo). Figurantes, pocos esta vez. Seleccionados y separados. Banderas, banderines y banderolas. La pompa de un estreno de este cariz, enmascarada o mejor, enmascarillada. Pocas trompetas y menos estruendo. Sin rugidos ni vítores. Silencio… ¡Se rueda! Escaso boato ceremonial. Ni atisbo de Polichinela; con su personalidad chocarrera y espíritu fanfarrón, brilló por su ausencia en las tablas; su corbata rojo bermellón, pura farsa.

Cuestión de pronombres. Cuestión de silencios. De Pedro Salinas a Dinamarca

Me cuentan que en algunos lares el lenguaje periodístico es muy acotado, tan acotado que si no se sabe o no existe una palabra se la inventan sin drama alguno, convirtiéndola en palabro, por ejemplo “cricicismo” para hacer referencia al estado continuo, normal y sempiterno de ese país (se dice el pecado pero no el pecador). Cuestión de usos culturales. Me aseguran también que en el discurso político de ese mismo país se dan un festín con el uso alternativo de los pronombres personales “yo” y “nosotros”. El yo se usa para marcar el principio que se debe seguir y el nosotros para demostrar que todos estamos convencidos de ese principio. Cuestión de gramática.

Verdades a trozos. Kintsugi, Ortega y Corto Maltés

La técnica japonesa del Kintsugi se aproxima al deseo del gran historietista Hugo Pratt, creador del inefable Corto Maltés, por alinear sus orígenes y recomponerlos a través de todas las piezas vitales por las que pasó durante sus 68 años. Esa técnica centenaria de carpintería dorada, repara las piezas de cerámica rotas, sin disimulos entre las junturas, con el uso nada discreto de un esmalte impregnado de oro, plata y platino. De esta manera, resulta difícil que pase desapercibida. Va a brillar siempre con una imagen única y diferente a la primigenia. El Kintsukuroi, por lo tanto, me sugiere el dicho: “de la necesidad, virtud”. En resumidas cuentas se trata de reparar un error, un defecto haciéndolo agradable a la vista. Por otro lado, si lo expresamos en román paladino, es casi (la importancia siempre del casi) igual que el famoso plato roto: a pesar de pegarlo, siempre estará roto. Tenemos, al menos, dos posturas ante una misma realidad. Dos actitudes cuando uno observa la botella. Y de ahí a toda una panoplia llena de filosofías.

Nuestro idioma se ha “colapsado”: bicefalia lingüística

“Colapsar, alarma, vértigo; saturar, odisea, agotamiento; acumular, catástrofe, horror…“

¿Y ahora? Se nos ha quedado corto el idioma del que hablaba Bécquer (1836-1870) al afirmar que le faltaban palabras para reflejar el amor en versos rimados. El español ya no expresa nuestras necesidades; quizá tenga razón el sabio Rey (1221-1284) cuando decidió escribir sus cantigas marianas en gallego.