HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Mark Parrington (Copernicus): “España tendrá riesgo alto de incendios en verano”


  • Escrito por Lourdes Uquillas
  • Publicado en Planeta
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

A pesar de que aún es temprano para una previsión a largo plazo, las condiciones de sequía y temperaturas cálidas en España hacen prever una primavera y un verano con "alto riesgo para los incendios forestales", ha explicado a EFE el científico senior del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS), Mark Parrington.

Parrington ha indicado que las señales satelitales de Copernicus han detectado más claramente el actual incendio entre Castellón y Teruel, porque "tiene dimensiones más grandes", pero también han registrado los incendios que se vienen produciendo en el norte, "donde son inusuales y más en esta época del año".

Todos esos "puntos calientes" se han registrado y "están en nuestras estimaciones de emisiones", según el experto, quien ha explicado que "el humo y las emisiones generadas por los incendios forestales degradan la calidad del aire de cualquier población cercana a cualquier fuego". Además, la degradación de la calidad del aire "aumenta los efectos negativos de la contaminación ya existente, como la producida por el tráfico de vehículos o las emisiones de las industrias".

"Es todo un conjunto de emisiones tóxicas y polución indeseable que afectan a la salud de las personas cuando el humo entra en zonas urbanas o habitadas", según Parrington.

Las partículas PM 2,5 que están en el humo de los incendios "son los componentes más dañinos y peligrosos para la salud de las personas", pero hay además otros elementos tóxicos como "óxido de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles como benceno y otros que se generan con la contaminación industrial".

En cantidades menos importantes pero igual de tóxicas están presentes en el humo "el mercurio, metales pesados, compuestos aromáticos policíclicos que son todos muy peligrosos para la salud humana", según el científico senior de Copernicus.

En su opinión, de forma general, la sequía y las altas temperaturas "están afectando a muchos países del Mediterráneo y del sur de Europa, pero el año pasado España tuvo unas condiciones como el excesivo calor" que favoreció la propagación del fuego, y además "se sumaron la calima y el aire más cálido que llega del Sáhara".

Todos son factores que "también tienen impactos habituales en la calidad del aire" y afecta a la salud de las personas, ha incidido. En relación al riesgo de incendios en España ha insistido que "es alto", y ha añadido que a las condiciones poco favorables se añaden las condiciones propicias para "la rápida inflamabilidad de la vegetación y propagación del fuego", similares en todos los países del sur de Europa en el verano.

Los incendios "no son infrecuentes en el Mediterráneo en el verano", por lo que "la planificación debería ser la misma este verano que el pasado", aunque la incidencia real de incendios en ese contexto "no es fácil predecir, porque no es fácil proteger la ignición y la ocurrencia específica real del fuego, pero seguro que el riesgo va a ser muy alto".

Según Parrington, es ahí donde la tecnología de Copernicus "empieza a jugar un papel importante, porque podemos ver en tiempo real cuando se produce un incendio".

En su opinión, la previsión del peligro de incendios "se puede utilizar para el despliegue de recursos en la lucha contra el fuego, así como los niveles de datos y las diferentes aplicaciones del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS, por sus siglas en inglés) Las cámaras de Copernicus pueden obtener "información sobre las emisiones de los incendios y su posible impacto en la calidad del aire y la contaminación atmosférica en un plazo de doce horas".

Explica que pudo verificar que la información del servicio europeo es válida para las previsiones en la temporada de incendios durante un taller al que asistió en Castilla-La Mancha, y donde pudo comprobar que además otras comunidades autónomas utilizaban sus datos para analizar el monitoreo de los incendios, las emisiones y la calidad del aire.

Asegura que los datos de Copernicus desempeñan un papel fundamental en la gestión de los incendios forestales en toda Europa. El experto de CAMS ha señalado que, con las actuales condiciones del clima, los incendios que se ven ahora en el sur de Europa "se extenderán hacia el norte, hacia los países escandinavos", aunque los estudios que se están realizando no pueden fijar una fecha, pero "serán una consecuencia del calentamiento del clima".

Sobre los incendios en la zona de Siberia, más cerca del Ártico, Parringon ha explicado que los peores se produjeron entre 2019 y 2020, mientras en los últimos dos años se han reducido mucho y se han ubicado en lo que se podría calificar como "condiciones típicas en el verano ártico, aspecto que se puede aplicar también a la zona boreal en general".