HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Del ahorro energético a la eficiencia parlamentaria al inicio del curso político


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

El real decreto del plan de ahorro y eficiencia energética ha ocupado buena parte de este mes de agosto con una serpiente de verano absurda sobre la reducción de tan solo dos grados de temperatura en la hostelería y ni siquiera de unas horas de apagado nocturno de la luz en los escaparates.

A día de hoy el decreto se cumple, sin más problemas por parte de los afectados, y obtiene unos resultados por encima de las previsiones de ahorro, aunque es difícil de atribuir a una u otra medida en concreto.

Como también lo es el predecir los apoyos finales entre los grupos de la mayoría del parlamento, a pesar de que como todo lo hace prever su convalidación lo será a costa de su posterior tramitación como proyecto de ley, como garantía para la incorporación de las aportaciones de los grupos parlamentarios.

A partir de un debate inicial sobre el contenido, pero de carácter minimalista de temperatura y escaparates, hemos pasado al manido recurso del método de si ha habido o no la negociación previa necesaria para que el gobierno primwro emplace y al final logre la aprobación de los grupos parlamentarios de la mayoría de investidura.

El plan de ahorro ha partido de la necesidad urgente y la consiguiente negociación contra reloj entre los países miembros de la Unión Europea para repartir esfuerzos frente al recorte previsible del gas ruso como consecuencia de la guerra de Ucrania, en la finalmente que el gobierno de España logró reducir su participación a la mitad de la media europea con el argumento de la excepción ibérica, de la realidad de la isla energética y de su futura aportación, primero de gas y más adelante de hidrógeno verde al norte de Europa.

Una vez logrado el acuerdo de aportación más equilibrada en defensa de nuestra actividad económica y en particular de nuestros sectores estratégicos al ahorro y la eficiencia energética en el marco del Reglamento aprobado en el Consejo Europeo, el gobierno reunió a los grupos parlamentarios y a los consejeros de energía de las CCAA para compartir las medidas a adoptar por parte de las administraciones públicas y del sector privado, incluso antes de la aprobación del mencionado real decreto ley.

Sin embargo, se ha echado de menos, más allá de los tópicos, las propuestas alternativas o complementarias para el problema de fondo del ahorro ante la previsible escasez puntual de gas este invierno en el contexto de la transición energética de la economía europea en plena emergencia climática. Algo que deberá formar parte del futuro plan de acción a negociar a partir de Septiembre en el ámbito europeo.

La reacción de los gobiernos de las CCAA ha puesto en evidencia no solo la oposición de las derechas, sino el malestar de otra parte que ha considerado una parte de las medidas una imposición sin un mínimo periodo de diálogo y negociación. Un debate reiterado sobre participación y cogobernanza que además ha cambiado de naturaleza con las emergencias de la sociedad de las catástrofes y con la deriva populista, como consecuencia del paso de una práctica democrática consociativa a otra polarizada en España, sobre todo en la última década y en esta legislatura en particular, tanto por parte de la oposición de las derechas, como también por parte de la mayoría de apoyo al gobierno.

Desde la perspectiva de la oposición de las derechas, resulta incluso lógico que en el actual contexto populista se busque cualquier votación para emboscar al gobierno, pero no con la excusa de que no haya habido consulta a los grupos parlamentarios y a los consejeros autonómicos antes e inmediatamente después de aprobarlo.

En este sentido no es extraño que el grupo popular anuncie que va a votar en contra del decreto ley de ahorro y eficiencia energética.  Aunque al considerarlo una frivolidad se alinee de nuevo con los negacionistas de las consecuencias de la guerra, así como del cambio climático, como antes hizo con las prórrogas del estado de alarma para hacer frente a las distintas olas de pandemia. Ya solo cabe esperar que al menos sus gobiernos autonómicos y municipales lo cumplan.

El contenido del decreto va mucho más allá del ahorro y la eficiencia energética, que apenas ocupa la décima parte de la norma. Incluye otros compromisos del gobierno frente a las consecuencias de la inflación como los relativos a la bonificación del transporte público, la mejora de las becas o la respuesta a las demandas de las últimas movilizaciones del pequeño transporte de mercancías al objeto de evitar la degradación de su trabajo a pérdidas. Por otra parte, en lo que se refiere en concreto al ahorro y la eficiencia energética, el real decreto complementa y refuerza las medidas de los decretos de ahorro y de las leyes de transición energética anteriores, siempre con la salvaguarda de la salud laboral de los trabajadores del comercio y la hostelería, frente a la crítica fácil de la derecha que ha ignorado lo que dice de forma explícita el mencionado texto:

'Los umbrales de temperatura indicados anteriormente deberán ajustarse, en su caso, para cumplir con lo previsto en el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo'

En definitiva, por su contenido, el real decreto ley podría sumarse a los dos decretos ya aprobados frente a los efectos económicos de la guerra y por su amplitud, de más de ochenta páginas, supone casi el de una ley de acompañamiento que además, con su tramitacion como proyecto de ley, puede marcar el camino de la futura mayoría presupuestaria y con ella del periodo final de la legislatura.

 

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider