HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Escalada de grandes potencias con Europa como patio trasero


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

"Decía recientemente el presidente Biden, que para los EEUU América Latina ya no es su patio trasero sino su patio delantero. Da la impresión de que en Europa corremos el serio peligro de ocupar el vacío como patio trasero. Sería algo muy triste".

Desde fechas recientes, Rusia ha venido acumulando una potente fuerza militar en la frontera con Ucrania, como parte de unas maniobras en su flanco occidental, que con el precedente de Crimea y de la guerra en el Donbás, Ucrania ha interpretado como preparación de una invasión inminente. Aunque algo similar han interpretado las autoridades rusas con respecto a las continuas y cada vez más voluminosas maniobras y la disposición de armas de la OTAN alrededor de Rusia, del Báltico y del Mar Negro. Una humillación, en opinión del gobierno ruso.

La única diferencia es, al parecer, que la OTAN, con Turquía en su seno (que es uno de los países autoritarios con más periodistas encarcelados), está por definición del lado de la defensa de la extensión de la democracia liberal en el mundo, y sin embargo la Rusia de Putin es un estado autoritario que añora recuperar el espacio perdido de la antigua Unión Soviética. Es evidente que tanto Rusia como Turquía son estados autoritarios, pero no se trata de democracia, sino de geoestrategia y de seguridad.

La respuesta de los EEUU no se ha hecho esperar. Primero tocando a rebato sobre una que califican hace semanas como una más que probable invasión por parte de Rusia, y en los últimos días amenazando con una dura respuesta y con el adelanto del calendario de unas futura maniobras, enviando nuevos medios militares de apoyo a Ucrania.

El presidente del gobierno español tampoco ha tardado en reaccionar, sobreactuado con el envío de medios militares a la zona de conflicto, acompañado del apoyo entusiasta de la oposición conservadora, y por contra el rechazo de sus aliados de gobierno de UP y de parte de los de investidura con el lema de "no a la guerra". El PSOE tropieza de nuevo en la misma piedra atlantista, mientras la respuesta de países europeos como Alemania y Francia ha sido mucho más matizada que la del gobierno español, pidiendo pruebas a los servicios de inteligencia norteamericanos sobre la preparación de la mencionada invasión de Ucrania, no sintiéndose concernidos por la escalada militar y llamando al diálogo y la diplomacia como vía para evitar el conflicto.

Todo ello ha provocado la realización de sucesivos encuentros al máximo nivel, en que ambas potencias, sin la presencia de la Unión Europea, se han cruzado continuos reproches: los americanos acusando a Rusia de la preparación de la invasión de Ucrania, y los rusos asegurando que no preparan un ataque, sino que se trata de una campaña de propaganda en su contra. Ambos han emplazado a la parte contraria a una immediata rectificación, los americanos a la retirada de las tropas rusas desplegadas en la frontera y los rusos a la firma de un compromiso de no incorporación de Ucrania a la OTAN ni tampoco de instalación de misiles en cualquiera de los países de su antigua zona de influencia. Para argumentarlo, los rusos se remontan a los acuerdos del fin de la guerra fría, en que la OTAN se comprometió a no ampliar sus alianzas a los antiguos países del Este y mucho menos a los que formaron parte de la antigua URSS, si no más bien a avanzar en la disolución de la Alianza Atlántica en paralelo a la del Pacto de Varsovia. Sin embargo, muy al contrario de lo comprometido, la OTAN ha pasado de ser apenas una quincena de miembros a más de treinta, precisamente en los aledaños de la frontera rusa e incluso los halcones del gobierno Bush ofrecieron en su momento a Georgia y Ucrania su integración en la OTAN. Los mismos planes imperiales que fracasaron estrepitosamente en Irak, Afganistán, Libia y Siria. Lo que hasta hora nos salva del desastre es que ninguna de las dos potencias militares, ni Rusia ni los EEUU quieren la guerra, ya que la prioridad geoestratégica, de unos EEUU debilitados económica y políticamente, hace tiempo que está en el Pacífico frente a su principal competidor comercial y tecnológico, como es China, y por otra parte tampoco Rusia está en las mejores condiciones económicas para sostener una larga guerra de ocupación, que hasta ahora ha librado por medios interpuestos en un conflicto de desgaste. Pero sin duda a la que menos le interesa que el conflicto estalle es a Europa, atrapada en la lógica de la confrontación de las dos grandes potencias militares y como posible escenario de un conflicto armado, por sus nefastas consecuencias humanas, económicas y energeticas.

Por último, cabe preguntarse cómo se defiende mejor la soberanía, la independencia y la democracia que se pregonan con relación a Ucrania, si formando parte de la OTAN como un estado militarizado en la frontera frente a otra gran potencia o como un Estado neutral como Austria, Suiza, Finlandia o Suecia en Europa.

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider