HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Kazajstan: ocho consideraciones sobre la revuelta


(Tiempo de lectura: 4 - 8 minutos)

La crisis social y política en Kazajstán está aún por esclarecer, tanto en lo que se refiere a sus causas cuanto a los factores que pudieron desviarla de su curso inicial para convertirla en una explosión de violencia y represión. El descontento de la población por motivos socio-económicos puede haber sido, a la postre, un instrumento de intereses ajenos y una oportunidad para que actores internacionales afiancen sus palancas de poder y/o presión.

Estas son ocho consideraciones sobre los acontecimientos recientes, no excluyentes entre sí.

1) En el antiguo espacio soviético hay margen para las protestas populares contra el coste de la vida, la corrupción de los dirigentes (viejos con ropajes nuevos) y el autoritarismo sistémico. Son tres niveles de conflicto, cuya secuencia puede obedecer a la respuesta represiva del poder en un régimen autocrático como el kazajo. Pero también puede ser consecuencia de la manipulación de poderes internos y/o externos en beneficio de sus intereses. La deriva violenta de la protesta no está esclarecida (1). Puede deberse a la actuación de grupos radicales o desesperados entre los revoltosos, pero también a las provocaciones policiales o la filtración de grupos interesados en desnaturalizar el origen de la protesta, que fue la carestía de los productos energéticos, en concreto la elevación del precio del combustible obtenido a partir del petróleo licuado, empleado masivamente por los ciudadanos en la automoción.

2) Las luchas por el poder en ese vasto y poco poblado país de la estepa central asiática no están resueltas, treinta años después; por el contrario, son un factor importante, quizás no como desencadenante de las protestas, pero si en el desarrollo, control y resolución de las mismas. Aunque la transición política en Kazajstán se hizo sin aparente conflicto, la evolución de los acontecimientos parece haber sido menos tranquila. El líder fundacional de la independencia de Kazajstán, Nursultán Nazarbayev, cedió el poder al actual presidente, Kassim-Jomart Tokayev, pero dejó en posiciones de notable influencia a otros fieles adeptos. La crisis ha servido para que las luchas internas en el régimen aflorasen (2). Los hombres más cercanos al viejo patrón ha sido removidos e incluso encarcelados, como Karin Masimov, antiguo jefe de los servicios de inteligencia (3). Como suele ocurrir en las autocracias, los sucesores se rebelan contra sus protectores cuando desarrollan agendas personales de poder ajenas al vínculo inicial de dependencia. La relativa rapidez con la que una manifestación callejera en la localidad petrolera noroccidental de Zhanaozen se trasladó en sólo un par de días a la antigua capital, Almaty (Alma Ata), a miles de kilómetros de distancia, en forma de actos de vandalismo, abona las sospechas de maquinación e interferencia de elementos ajenos a los iniciales (4).

3) Una vez más, la detección de elementos ajenos y/o criminales una vez iniciada la revuelta más o menos espontánea obliga a no descartar el intento de manipular o aprovechar las protestas, sin importar para nada las razones que las impulsaron, o incluso con el propósito de conducirlas hacia un desenlace opuesto a los intereses de los sublevados. Fuentes oficiosas kazajas aseguran que uno de los principales gánsteres del país fue reconocido durante alguno de los actos violentos. El gobierno ha hablado de “20.000 bandidos”. Es imposible verificarlo.

4) Rusia hace virtud de la necesidad convirtiendo una crisis de legitimidad en una oportunidad para afianzar su garantía de potencia “estabilizadora”, tomando partido por aquella facción que mejor responde a sus intereses o que se muestra más dependiente de su “ayuda”, pero bajo una forma pacificadora (5). Contrariamente a las intervenciones en Georgia (2008) y Ucrania (2014), la operación de Kazajstán se ha realizado a petición del gobierno de ese país y bajo el amparo del CETO (Tratado de Seguridad Colectiva, una suerte de OTAN centroasiática dominado por Moscú). El 90% de los efectivos son fuerzas especiales rusas (6).

La intervención en Kazajstán conecta con la misión desplegada en el Cáucaso para apaciguar la rivalidad entre Azerbaiyán y Armenia, tras la ofensiva del primer país, que le permitió recuperar parte del territorio perdido en el enclave contencioso del Alto Karabaj en los años noventa. Armenia, más cercana a Moscú, tuvo que aceptar una aparente neutralidad rusa para no poner en riesgo su propia seguridad, en un momento de extrema debilidad.

5) La operación estabilizadora de las fuerzas del CETO en Kazajstaán tiene un carácter temporal, según todas las partes involucradas en la operación. Se ha hablado incluso de semanas, no de meses. En todo caso, la experiencia indica que resulta más fácil enviar un contingente que retirarlo. El secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, verbalizó la inquietud sobre este punto e insinuó una referencia a la participación rusa en Ucrania, en defensa de los separatistas prorrusos. Kazajstán no es Ucrania, ciertamente. No existe un movimiento segregacionista muy activo ni agravios de una minoría rusa. Pero en círculos ultranacionalistas rusos se sostiene la idea de que el norte del país ha sido históricamente parte integrante de Rusia. Estos grupos abogan porque se conceda a la lengua rusa un estatus especial de privilegio, revirtiendo una decisión adoptada por Nazarbayev en los años noventa (7).

6) Asia Central parece anclada en la esfera de influencia rusa preferente, pese a los intentos de los autocráticos dirigentes regiones por equilibrar su dependencia entre Moscú y Pekín. El grupo de Shanghai, que reúne a chinos y rusos con otras potencias del centro de Asia, no ha sido activo en la crisis, aunque la organización tiene también una dimensión de seguridad. Kazajstán ha mantenido un equilibrio en sus relaciones con rusos y chinos desde los años noventa, tanto durante el “reinado” de Nazarbayev, como en los tres años de mandato de sus sucesor y antiguo protegido, el actual presidente Tokayev. Poco o nada se sabe de la posición china en esta crisis.

7) La última cumbre virtual entre los presidentes ruso y chino airearon la profundización de las relaciones bilaterales y la convergencia de intereses estratégicos, además de la empatía personal entre Putin y Xi. Se trata de un ejercicio propagandístico que no logra esconder las diferencias entre ambos estados y los asuntos conflictivos sin resolver. Asia Central es uno de esos terrenos de competencia estratégica. Los campos de cooperación también se enfrentan con obstáculos e incompatibilidades estructurales entre los respectivos sistemas económicos.

8) La cautelosa posición de Estados Unidos responde al dilema de crisis-oportunidad. Dos de las grandes multinacionales petroleras de matriz estadounidense, Exxon Mobile y Chevron, tienen importantes concesiones petroleras en los inmensos yacimientos de Tengiz (uno de los más ricos del mundo), en el noroeste del país, junto al Mar Caspio. La explosión de protestas populares en países del antiguo espacio soviético puede verse con una mezcla de simpatía e inquietud en ciertos círculos políticos y estratégicos, depende de que orientación se imponga en la salida de la crisis. Fuentes políticas o militares rusas han insinuado algún tipo de intervención de agentes o colaboradores de los servicios de inteligencia extranjeros” (léase occidentales) (8). La resolución momentánea de la crisis, con el fortalecimiento del rol de Rusia como potencia regional imprescindible, puede resultar indeseable para quienes propugnan en Washington un endurecimiento de las relaciones con el Kremlin.

En todo caso, tardaremos en conocer la verdadera dimensión de la crisis kazaja. La falta de información fiable y la circulación más que seguro de informaciones falsas e intoxicaciones aún vigentes (9) son habituales en estas revueltas en las que espontaneidad y manipulación conviven bajo un manto de confusión.

NOTAS

(1) “Kazakhstan’s unprecedented crisis”. PAUL STRONSKI. CARNEGIE INTERNATIONAL ENDOWMENT FOR PEACE, 6 de enero.

(2) “Le gouvernement limogé, des manifestants pénètrent dans un bâtiment de la mairie de Almaty”. LE MONDE, 5 de enero.

(3) “Kazakhstan: Masimov’s downfall, from the corridors of power to a jail cell”. JOANNA LILLS. EURASIANET, 8 de enero.

(4) “Kazakhstan’s President wows to cling on despite nationwide protests”. THE ECONOMIST, 5 de enero.

(5) “In Kazakhstan, Putin again seizes o unrest to try to expand influence”. ANDRE HIGGINS. THE NEW YORK TIMES, 6 de enero.

(6) “3 big things to know about the Russian-led Alliance intervening in Karakhstan”. AMY MACKINNON. FOREIGN POLICY, 7 de enero: “What is the Collective Security Treaty”. THE ECONOMIST, 6 de enero.

(7) “Kazakhstan’s border with Russia is suddenly a open question again”. CASEY MICHEL. FOREIGN POLICY, 6 de enero.

(8) “La contestation au Kazakhstan?: un chaos ‘inspiré de l’extérieur’”. COURRIER INTERNATIONAL, 7 de enero.

(9) “Kazakhstan’s unrest narrative derailed by confusion and blackout”. PETER LEONARD. EURASIANET, 9 de enero.

Licenciado en C.C. de la Información, rama de Periodismo, por la Univ. Complutense y Licenciado en Filosofía y Letras, rama de Historia, por la Univ. Autónoma de Madrid.

OBRA LITERARIA

- “Después del final” (2012), novela publicada por ViveLibro

- “Luces del último siglo” (2020), novela publicada por Caligrama.

OBRA HISTÓRICA

“La resistencia socialista en Asturias (1937-1962)”. FUNDACIÓN LARGO CABALLERO. Madrid, 1986

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider