HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Una reforma laboral a gusto de casi todos


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

El diálogo es uno de los pilares básicos de la democracia, hablar con quien no nos agrada o con quien tiene un proyecto antagónico al nuestro es, sin duda, lo que enriquece la democracia y pone en valor el trabajo de los diversos grupos parlamentarios.

En mi opinión, este diálogo es algo que yo, que nací en 1997 y, que comencé a ser consciente del mundo en el que vivía desde el punto de vista político aproximadamente hacia 2012, no había apreciado nunca en la política nacional.

Los gobiernos de Mariano Rajoy fueron absolutamente contrarios al diálogo, tanto con otros grupos parlamentarios como con los agentes sociales, esto se aprecia claramente en la anterior reforma laboral, que se firmó unicamente por los populares y patronos, sin tener en cuenta a ningún representante de los trabajadores.

Después de esos oscuros años, poco a poco fuimos viendo la luz, quizá todavía estemos en proceso de verla con nitidez, sin embargo, los gobiernos de Sánchez se han esforzado por lograr el mayor consenso posible ante uno de los momentos más difíciles de nuestro siglo.

La falta de mayorías parlamentarias abre un nuevo escenario en el que ya no se pueden hacer leyes o reformas a gusto de unos pocos, como bien está demostrando el ejecutivo de la coalición. Todos tienen que hacer sacrificios para sacar adelante una parte de su programa.

Estos sacrificios también se pueden observar en la reforma laboral entrante, en la que todos los participantes han tenido que ceder, con el objetivo de que dicha reforma se perpetue más tiempo que las anteriores.

Algunos dirán que los sindicatos y el gobierno han tenido que ceder ante la patronal nuevamente, sin embargo, en esta reforma quien más va a ganar son los trabajadores, a quienes se les devuelven derechos arrebatados en el anterior texto. La patronal, obligada a negociar, ha tenido que volver a una senda de diálogo de la que se alejó hace años.

Es obvio que los patronos siempre van a resistirse a dar derechos a la clase trabajadora, pues en muchos casos creen que esto va en contra de su beneficio, sin embargo, hay que hacerles ver que tienen una responsabilidad social y que, sin ellos, la sociedad no avanza en la buena dirección. Este consenso, para mí, es una de las mayores virtudes de esta reforma.

¿No se ha conseguido todo lo esperado por gobierno y sindicatos? No, aunque una buena parte de las reivindicaciones vuelven a reflejarse en el texto presentado.

¿Es un éxito para la patronal? Tampoco, han tenido que ceder en aspectos centrales de nuestro sistema laboral, como es el caso de la temporalidad y las empresas de multiservicios.

¿Podemos considerar, en definitiva, esta reforma un éxito? Un éxito sin duda alguna para el diálogo social y para la clase trabajadora, pues si un gobierno conservador entrara, se encontraría con una reforma pactada que sería más difícil de derogar, pues todos los agentes estarían en contra.

Por último, me gustaría lanzar una pequeña reflexión sobre esa gente que, ante cualquier tipo de cambio, ya sea para bien o para mal, nunca ve el lado positivo de las cosas. No puede llover a gusto de todos, sin embargo, con diálogo, podemos conseguir que nos llovizne a todos y no que le diluvie a uno. Para mí, esa es la grandeza de la democracia. Sin ese diálogo, la sociedad no puede avanzar.

Graduado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid, especializado la Segunda República y Guerra Civil española, progresista, interesado en devolver la memoria y dignidad a quienes lucharon por la democracia y libertad.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider