HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La violencia política: pobres en la realidad (II)


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

¡Toda la energía la guardáis luego para declamar contra los homicidios, los robos y el suicidio, sin reparar que sostenéis escuela permanente de estos tres crímenes! - No sé para qué están ahí los asilos de beneficencia -dijo, agriamente, Sofía-. Lee la estadística, Teodoro, léela, y, verás el número de desdichados... Lee la estadística...- Yo no leo la estadística, querida hermana, ni me hace falta para nada tu estadística. Buenos son los asilos; pero no, no bastan para resolver el gran problema que ofrece la orfandad. El miserable huérfano, perdido en las calles y en los campos, desamparado de todo cariño personal y acogido sólo por las Corporaciones, rara vez llena el vacío que forma en su alma la carencia de familia...; ¡oh!, vacío donde debían estar, y rara vez están, la nobleza, la dignidad y la estimación de sí mismo. Sobre este tema tengo una idea, es una idea mía; quizá os parezca un disparate.

Benito Pérez Galdós, Marianela, 1978, pág. 129

El hambre es lo único que puede mover al pobre a trabajar, no conoce ni ambición ni honor, decía Unamuno. Uno de los paradigmas más salvajes a los que nos enfrentamos en el circo político que tenemos es sin duda, el desinterés por los desfavorecidos, la absoluta despreocupación por los grupos de riesgo social, económico y por la pobreza de nuestro país. La misma imprevisión del pobre es providencial porque es la que le somete el capitalista y en muchas ocasiones, no hay nada por hacer.

La cuestión se agrava ahora en los aspectos que venimos sufriendo y mencionando desde hace tiempo: ¿es preferible subir mucho los salarios? Parece que se ha demostrado que, económicamente es preferible un régimen de salarios muy altos, quiero decir los de algunos claro. Se ha visto también que los productos no son más baratos donde es más barato el jornal, sino, por lo general, es lo contrario, puesto que los salarios altos alentaron en su momento a la introducción de maquinaria, esto abarata el producto, pero nosotros el pueblo, la sociedad, seguimos igual.

No podemos olvidar que –así es- subir mucho los salarios significa también un mayor consumo en las clases obreras, desfavorecidas en muchos casos y un acrecentamiento del consumo de artículos de más apremiante necesidad. De modo que un alza de salarios provoca un aumento de consumo obrero y este aumento nueva alza de aquellos. Y como el movimiento seguirá en recíproca acción y reacción, los capitalistas resisten tales alzas. No voy a hablar del problema energético en los hogares o los desahucios que vuelven a estar a la orden. Si sube un poquitín el salario no sirve de nada porque suben todas las necesidades, mientras algunas clases sociales, muchas, triplican sus ingresos y resiste sin problema.

Los grupos en riesgo económicos implica que la tasa de suicidios entre los hombres es casi el doble en las zonas desfavorecidas que en los barrios más ricos. Ésta es la inquietante observación realizada por diversos institutos nacionales de sanidad de aquí y allende las fronteras.

Repetir que con la pandemia ha habido altibajos en este sentido, también es cierto y que algunas personas con enfermedades mentales, mejoraron al estar bajo control, parece cierto, pero cierto es también que esos índices de suicidios están ahí- Este es el caso de los hombres con escasa educación y con ingresos medios bajos. Igualmente, parece que los jóvenes tienen más probabilidades de morir por suicidio en comunidades de alta pobreza.

Algunos países como EEUU, tiene que investigar, además, sobre otras cuestiones como son el acceso a armas de fuego y en qué sectores de la población tienen mayor facilidad para tenerlas. Según algunos estudios los niños tienen casi el doble de probabilidades de morir por suicidio con arma de fuego en condados con una alta concentración de pobreza", dice. Se necesita más investigación para determinar si existen diferencias en la disponibilidad de armas de fuego o diferencias en las prácticas seguras de almacenamiento de armas de fuego en áreas de alta pobreza.

La nueva investigación en este sentido apunta a pensar y estadisticar que los niños que viven en hogares de alta pobreza pueden tener un entorno hogareño más estresante, por ejemplo, además las comunidades de bajos ingresos pueden carecer de la infraestructura del vecindario para que los niños crezcan saludables, como parques seguros, buenas escuelas o atención de salud mental de alta calidad.

¿Adónde nos lleva este imperialismo político que en absoluto vela por su sociedad y sus problemas? A quedarse con todo. El actual capitalismo –el de ahora- es también en si mismo uno de los mayores obstáculos para el progreso industrial, aunque suene a decimónico. El capitalista reduce en maquinaria, es decir en personas, pero si el hombre es más barato que la máquina, el capitalista se queda con aquel y que reviente; prefiere el hombre barato que la máquina cara y desde punto de vista egoísta de vista no va descaminado. Socialmente es otra cosa. El explotador esclavizó primero al hombre, le fue dando unas migajas de libertad que revierten en corrupción y sufrimiento emocional y físico para todos.

El Mediterráneo es un cementerio de almas que buscan, pero sigue sin importar a nadie. Ahora surgen los novísimos hablando de libertad enarbolados por la mentira que también les lleva al fraude. Vemos con frecuencia que los partidos que así mismo se llaman, conservadores y que, con no mayor causa, les llaman otros reaccionarios, repiten que la verdadera libertad es la que ellos preconizan, y que ellos son los verdaderos liberales, rechazando esta denominación porque sido tergiversada de su sentido original, como nunca, eso dicen ellos, encima. Lo primero como condición ya utópica a nuestros políticos es aprender, ese aprendizaje les haría dueños de la socialización de diversos medios de producción que los convertirían en reparto y cualificación para los que lo necesiten. La principal batalla está en expropiar el suelo, el suelo que no lo ha hecho hombre alguno, más al contrario, pero de él se sirven muchos. Ese suelo ahora divide y politiza hasta la lengua de los que lo que lo habitan. ¿Eso es la libertad? ¡Yo aprendí en su momento que la izquierda de antes y su individualismo es en verdad la libertad, pero incluso en el poder con algunos de los nuestros se permite la maldición de esta nuestra sociedad que habiendo lo suficiente para todos, se mueran muchas gentes sin haber vivido nada. ¡Tranquilos! Que ya os llegará vuestra hora.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider