Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El arte de conversar o el coaching educativo


En el proceso de coaching una de las herramientas fundamentales es la conversación, la cual se refiere a un diálogo entre dos o más personas establecido a través del lenguaje. Además, es el proceso mediante el cual se transmite información, ya sea a través del lenguaje oral o del lenguaje gestual. La conversación es efectiva cuando hay comunicación entre el coach y el coachee.

El coach tiene que estar especialmente atento a la comunicación no verbal. Tiene que existir concordancia entre lo que el coachee expresa y su expresión corporal. En muchas ocasiones el lenguaje gestual contradice al lenguaje verbal. Destacamos en este sentido, la importancia de la observación. A través de la conversación se va a obtener información de un problema. Por ejemplo: el coachee (alumno) le dice lo que para él puede ser un problema que le impide un rendimiento académico óptimo. El lenguaje utilizado en esa conversación por parte del docente controla las acciones del alumno y este, a su vez, autorregula su propia conducta. Por eso, el vocabulario utilizado debe ser sencillo, claro, inteligible… Entonces si parece tan sencillo ¿por qué es tan importante la conversación?

Al mantener una conversación con –siguiendo con el ejemplo del aprendiente- el alumno, un pensamiento o una idea toma la forma de acción o conducta. Dicho proceso es fundamental para generar conciencia o lo que algunos autores denominan autoconciencia, persiguiendo ambas el mismo objetivo, la responsabilidad. La conciencia es la capacidad de hacer conscientes nuestras acciones. Es el ―darse cuenta‖. Existen distintas definiciones que así lo recogen. El diccionario de la Real Academia Española de la lengua lo define como ―el conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y de sus reflexiones‖.

Para Whitmore (2012), ―la conciencia junto con la responsabilidad los identifica como principios básicos en el proceso de coaching‖. El Concise Oxford Dictionary lo define como ―ser consciente, no ignorante, tener conocimiento‖. El diccionario Webster añade que ―la conciencia implica adquirir un conocimiento de algo a través de la reflexión, de la observación o de la interpretación de lo que uno ve, oye, siente…‖. Whitmore (2012, pp 50). ―La conciencia requiere de autoconocimiento. Solo puedo controlar aquello de lo que soy consciente. Y aquello de lo que no soy consciente me controla a mí. La conciencia me capacita. Ello exige saber reconocer las emociones propias y de los otros, que nos llevará a entender las relaciones con los demás‖. Whitmore (2012, pp 50).

Si tomamos conciencia de nuestras posibilidades y limitaciones seremos capaces de tomar iniciativas. La tarea del coach, utilizando como herramienta la conversación, es facilitar ese proceso proporcionando al coachee libertad de decisión. Cuando somos conscientes de lo que ocurre, nos estamos convirtiendo en los únicos responsables para que se produzca el cambio. En palabras de Ravier, L. (2005, pp. 182) ―normalmente nuestro nivel de conciencia es muy bajo. A través de la conversación que mantenemos la hacemos consciente‖. Podríamos decir que la conciencia es: • Conocer lo que está ocurriendo en nuestro alrededor y conocer lo que está ocurriendo en nuestro interior.

En el arte de conversar radica el éxito de un buen proceso de coaching. La base la podemos encontrar al mantener un adecuado diálogo entre el coach y el coachee utilizando el lenguaje oral, un lenguaje comprensible con conocimientos comunes para ambos.

Cuando un alumno nos pide consejo o ayuda, quiere alcanzar las metas soñadas, quiere un cambio en su vida. El diálogo constituye un magnífico recurso para explicitar ideas previas y para producir ciertos conflictos cognitivos que generan un cambio, así como para comprobar el grado de asimilación de algunos contenidos. Tenemos que promover una actitud de descubrimiento en coachee. En el momento en el que le hacemos una pregunta y le dejamos tiempo para pensar se está produciendo un cambio, un descubrimiento, que pasa a ser consciente. Así, el diálogo lo podemos plantear como una conversación que se produce entre personas que van exponiendo de manera alternativa sus ideas. Constituye un excelente procedimiento para aprender, donde ambas personas presentan conocimientos en común al referirse al mismo asunto. Se hace así posible la libre expresión, la libertad de decisión y el descubrimiento de nuevas creencias para lograr objetivos.

Es importante hacer preguntas con un final abierto, repetir con otras palabras lo que nos han dicho para demostrar que hemos entendido. Esto se convierte en escuchar más allá de las palabras, queriendo comprender al otro. Las preguntas no tienen que ser para proponer, es decir, para exponer al otro, sino que tienen que ser para indagar. Es preguntar para comprender. En este sentido las preguntas tienen que ser potentes, revelando la información necesaria para sacar el mayor beneficio de esa entrevista con el coachee.

No tenemos que enseñar, no tenemos que convertirnos en consejeros, nuestra función en la conversación consiste en ayudar a explorar. Es el coachee el que tiene que aprender por sí mismo. Por eso, las preguntas deben evocar descubrimiento, toma de conciencia, compromiso y aprendizaje. Es lo que conocemos como aprender a aprender. El proceso de coaching requiere una habilidad especial de atención centrada hacia la situación que se nos plantee. Por ello, cobra especial relevancia la observación.

Para el coach-docente la observación es una forma de obtener información que de otro modo no podríamos obtener. Es una forma de conocer que pretende no interferir en los hechos, no modificarlos. Se convierte en observador a través de la mirada, la postura, etc. que presenta el coachee-alumno, detectando y explorando si su expresión corporal está en conexión con su lenguaje oral.

La finalidad es el conocimiento del alumno, teniendo en cuenta que lo aportado a través del lenguaje oral es una parte de la información disponible, ya que la otra nos la da el lenguaje gestual. Para finalizar, si el objetivo del coaching consiste en fomentar la responsabilidad y la conciencia, la conversación junto con la entrevista son su principal aliado.

* Adaptado para educación de Jhon Coaching: El método para mejorar el rendimiento de las personas (Empresa). Paidós, 2018-

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider