HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

En defensa de unos cuidados dignos


  • Escrito por Cristina Antoñanzas
  • Publicado en Opinión
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El cuidado de nuestras personas mayores, niñas y niños es un asunto muy serio que requiere de importantes inversiones a futuro. Nos lo ha demostrado especialmente la pandemia con la situación en las residencias: miles de personas abandonadas a morir por administraciones como la de la Comunidad de Madrid. La sanidad pública no se puede usar como herramienta de propaganda política. Como servicio público, su primera y única prioridad deben ser las personas.

Tampoco hay que olvidar que también son personas quienes trabajan día a día en el sector: Iiual que todas las cirujanas y enfermeras a las que contrataron de urgencia durante el confinamiento y despidieron posteriormente –sí, aquellas por las que salíamos a aplaudir todas las tardes antes de olvidar que existían–, las mujeres que trabajan en cuidados (y digo mujeres, porque la enorme mayoría de personas del sector lo son) se han enfrentado a un riesgo de infección elevadísimo al tener que ir a casa de sus pacientes/clientes sin ningún tipo de equipo de protección, y al principio, ni siquiera con mascarillas. 

En conmemoración del Día de Acción Mundial a Favor del Cuidado, recordamos la importancia de apostar por un servicio público de cuidados universal y de calidad, que permita a las mujeres conciliar mejor y librarse de la ‘doble explotación’

Otro de los problemas clave es la economía sumergida: y es que, buena parte del trabajo en la dependencia y a domicilio se paga en negro. Esta situación impide que las personas trabajadoras puedan acceder a prestaciones como el paro, o que coticen para sus pensiones de jubilación. Centenares de miles de mujeres en nuestro país viven diariamente en esta situación de pseudoesclavitud, y lo único que pedimos para ellas es dignidad en la vida y en el trabajo.

Es un sector laboral tremendamente feminizado y precarizado, con la mayoría de trabajadoras sin protección por convenio. También sufren la atomización derivada de la aparición de plataformas, ‘apps’ para pedir limpiezas a domicilio: Esta ‘uberización’ de la economía debe detenerse, y está claro que la ‘ley Rider’, aprobada hace unos meses en colaboración nuestra con el Ministerio de Trabajo no es suficiente, pues debe dar lugar a una legislación más amplia y ambiciosa.

Nuestra denuncia va más allá de los centros de trabajo: Las mujeres, además de encontrarse en muchos casos relegadas a sectores precarios, se enfrentan en casa a haberse de encargar casi siempre de los cuidados también en el hogar. Por ello, hablamos del concepto de ‘Doble Explotación’, ya que el trabajo de casa (por supuesto, sin remunerar) se suma al empleo ordinario. Por ello, la conciliación se hace altamente complicada, y es una de las principales razones por las que necesitamos un servicio público de calidad para los cuidados en el hogar.

En marzo de este año firmamos un importante acuerdo sobre el sector de la dependencia, con los objetivos de mejorar las ratios efectivas de personal en todas las comunidades y garantizar el cumplimiento del convenio colectivo sectorial. A pesar de ello, queda mucho trabajo pendiente, especialmente en cuanto a las mejoras salariales (el salario medio roza los 1.000 euros) y a la estabilidad en el empleo.

Más allá del Día de los Cuidados (o Care Day) del 29 de octubre, debemos alzar la voz. Ninguna mujer merece ser explotada por el hecho de serlo. Ninguna mujer merece tener que llevar a sus hijos al trabajo por no poder permitirse los precios prohibitivos de las guarderías. Ninguna trabajadora de la dependencia merece seguir sin derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva. La salud y los cuidados son esenciales; no hay espacio para la precariedad y la explotación.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider