Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Una recuperación algo más lenta de la economía española


La economía mundial ha presentado claros indicios de recuperación en 2021. En líneas generales, el proceso de superación de la crisis sanitaria está resultando más rápido que lo inicialmente previsto, aunque persisten las incertidumbres respecto de la posibilidad de nuevas mutaciones del Covid-19. También los retrasos de suministros frenan el crecimiento. Las estimaciones más recientes para 2021 revelan un comportamiento más dinámico en los países más desarrollados, donde la implantación de la vacuna anti Covid-19 ha sido más intensa y donde el ahorro acumulado en el periodo de confinamiento parece estar gastándose con rapidez. Las previsiones del FMI y de la Comisión Europea son de un crecimiento de la economía de Estados Unidos del 7% en 2021 y de un 4,8% para la Eurozona y el conjunto de la Unión Europea.

Existe un riesgo ‘bajista’ derivado de la reaparición de importantes tensiones inflacionistas, más acusadas en Estados Unidos que en la Unión Europea. La recuperación actual de la actividad económica descansa en la práctica de una política monetaria sumamente expansiva, en la que la liquidez aportada por los bancos centrales es abundante y donde los tipos de interés presentan unos niveles muy reducidos.

Las previsiones del Gobierno respecto del crecimiento en 2021 son de un aumento del PIB del 6,5% en 2021. Para conseguirlo, el ritmo de crecimiento debería ascender al 7,3% en el segundo semestre del año

Si los aumentos de precios llegasen a alcanzar unos ritmos elevados de forma prolongada, la política monetaria citada podría ser objeto de revisión. Dicha variación podría adelantar las elevaciones de los tipos de interés, aunque todavía se está lejos de alcanzar dicha situación. Existen, además, indicios de que los niveles de endeudamiento público están alcanzando cifras elevadas, aunque exista un escaso debate sobre las consecuencias de dicha situación. Esto es así posiblemente por el hecho de que votantes e inversores tienden a estar más interesados por los problemas que se plantean a corto plazo (Gillian Tett, “Global debt is soaring”, FT, 16.9.2021).

En el segundo trimestre de 2021 el PIB de la UE aumentó en un 2,2%, superando así el retroceso del -0,3% correspondiente al primer trimestre del año. Se ha previsto que la Eurozona registre en el último trimestre de 2021 un nivel de actividad equivalente al existente antes de la pandemia, concretamente en el cuarto trimestre de 2019. La inflación también se está dejando sentir en dicha área, aunque con menor intensidad que en Estados Unidos, donde la demanda interna está siendo reforzada por una política fiscal altamente expansiva.

Desde el segundo trimestre de 2021 la economía española ha presentado rasgos claros de recuperación. Según la última estimación del INE de la Contabilidad Nacional Trimestral publicada en septiembre de 2021, tras un descenso del PIB del 0,6% en el primer trimestre del año sobre el trimestre precedente, dicha magnitud aumentó en un 1% en el segundo trimestre, por debajo del 2,2% de la Eurozona en el mismo periodo de tiempo. Se ha advertido un aumento mayor de la demanda interna de la economía española en este periodo (2,1%), dentro de la cual ha destacado el aumento del 3,5% registrado por el consumo de los hogares, el más dinámico de los componentes de la demanda.

Las previsiones del Gobierno respecto del crecimiento en 2021 son de un aumento del PIB del 6,5% en 2021 (-10,8% en 2020). El aumento previsto de la demanda interna coincide con el del PIB, mientras que la aportación al crecimiento del resto del mundo sería nulo (-2% del PIB en 2020). Si se tiene en cuenta que el PIB no creció en el primer semestre del año 2021 respecto del semestre anterior según la publicación citada el INE, para conseguir en este año un crecimiento del 6,5% en España el ritmo de crecimiento debería ascender al 7,3% en el segundo semestre del año. Dicha aceleración del crecimiento implica que, junto al consumo, los diferentes componentes de la inversión en capital fijo tendrían que registrar crecimientos significativos en dicho periodo.

En cuanto a la evolución del empleo, los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del INE reflejaron un aumento intertrimestral de los ocupados del 2,4% en el segundo trimestre de 2021, lo que implicó una variación interanual del 5,7%, correspondiente a un crecimiento del empleo en 1.064.400 ocupados sobre el mismo periodo del año precedente. En dicho trimestre destacaron las variaciones intertrimestrales del empleo en la industria (8,4%) y en la construcción (5%). La construcción ha registrado el crecimiento interanual más elevado entre los sectores productivos, tanto en la Encuesta de Población Activa como en la afiliación a la Seguridad Social. La variación del empleo y de las horas trabajadas en el segundo trimestre de 2021 resulta bastante más expansiva que la cifra de crecimiento del PIB estimada por el INE.

La tasa de desempleo, según la EPA, se elevó al 15,3% en el segundo trimestre de 2021, correspondiendo los niveles más elevados del desempleo a Canarias (24,7%) y Andalucía (21,6%). Dicha evolución refleja el fuerte impacto negativo, aún no superado, de la pandemia de Covid-19 en las autonomías con mayor peso del turismo en la actividad económica.

Tras el descenso del 0,5% experimentado por el índice general de precios de consumo (IPC) en 2020, a lo largo de 2021 se ha observado una moderada pero continua aceleración del crecimiento interanual de dicho indicador. En agosto de 2021 la variación interanual fue del 3,3%, mientras que la inflación subyacente (no incluye ni alimentación ni productos energéticos) creció en dicho mes un 0,7%. La previsión de Funcas sobre la tasa de inflación de 2021 es de un 4,5% (2,8% de aumento medio anual), frente al 1,2% previsto para la inflación subyacente. El papel de los mayores precios de los productos energéticos en la evolución del IPC es notable, a la vista del aumento anual del 23,5% de dicho grupo de artículos en agosto de 2021.

A pesar de haber registrado un crecimiento inferior al anticipado en el segundo trimestre de 2021, el perfil general de la economía española en el presente ejercicio es de recuperación, a la vista del dinamismo que han presentado en el tercer trimestre indicadores tales como las exportaciones, el turismo y las compraventas de viviendas. Una recuperación que ha tardado algo más en producirse apunta a que la política económica debe de registrar un signo mayor de estímulo al crecimiento, sobre todo por la trascendencia que tienen los estímulos públicos sobre el consumo privado y por el previsible menor recorrido del repunte inflacionista.

Vocal del Consejo Superior de Estadística del INE. Doctor en CC. Económicas por la UCM (1977). Es Estadístico Superior del Estado, en situación de excedencia, y Economista Titulado del Banco de España, en situación de jubilación. Ha sido consejero de Economía de la Junta de Andalucía, presidente del Banco Hipotecario de España, presidente de Caja de Ahorros de Granada, presidente del Consejo Social de la Universidad de Granada y gerente de la Universidad de Alcalá de Henares. Actualmente es miembro de Economistas frente a la Crisis y de la Plataforma por una Banca Pública.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider