HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Lectura literaria transversal


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La lectura literaria en la escuela puede confluir con otras áreas desde su pluralidad temática, pudiendo ser un referente interdisciplinar que se cultive como una fórmula idónea para adquirir y desarrollar la totalidad de las competencias básicas, así como la formación en valores. La lectura es, pues, fundamental en todas las áreas de conocimiento que cursará el alumnado de Educación Infantil y Primaria. Hoy podemos contar con una importante muestra de álbumes y textos que trabajan las diferentes áreas y sus competencias dentro del marco de la LIJ. Se trata, pues, de acercar la lectura también desde un punto de vista transversal. Nos parece sumamente importante focalizar la pluralidad del conocimiento en la lectura y convertir en estrategia narrativa la interiorización de este aprendizaje multidisciplinar.

La atención a la diversidad, por otro lado, debe estar presente en tanto que se pueden trabajar ritmos distintos de aprendizaje a través de la metodología conversacional ya expuesta, pero también en la creación de ambientes de lectura adecuados para niños que requieran más tiempo o necesiten adaptaciones de algunos textos. Los rincones de lectura en la biblioteca de aula conforman espacios propicios para que los niños y niñas se acerquen a la lectura de manera libre, eligiendo los textos por sí mismos. La lectura en alto y la conversación guiada forman parte, sin duda, de una batería de nociones básicas para la socialización del niño y su comprensión e interpretación de la realidad, entre las que se encuentran el acercamiento a los propios sentimientos y el conocimiento de otras culturas.

Otra fórmula de atención a la diversidad que debemos contemplar es la elección de libros para llevar a casa, confeccionando listas de lecturas abiertas, según las edades y su desarrollo competencial en materia de lectura. Para ello se tendrá en cuenta no solo los libros que pueda tener la biblioteca del centro sino los recursos que pueden aportar las bibliotecas municipales, tanto en libros como ebook o DVD’s. Sin esta libertad de elección no existiría verdadero aprendizaje de la lectura, ya que como expresa Pennac (2001): “el verbo leer no soporta el imperativo” (p. 11), o como bien escribió con acierto Rodari (2005), pues el libro, en efecto, no puede transformarse en un instrumento de tortura a través de ejercicios que “multiplican las dificultades de la lectura en lugar de facilitarla” (p.33); no por otra razón debemos enseñar a cultivar la lectura voluntaria. Ello redundará en el aprendizaje de su autonomía lectora del niño según progrese su proceso de aprendizaje dentro de los diversos factores ambientales y culturales que contextualizan su manera de ser y actuar. Se trata, por tanto, de una estrategia didáctica de diversificación práctica y activa, con el fin de que los niños conciban e identifiquen los espacios de lectura (biblioteca de aula, de centro y pública) como un lugar de placer lleno de tesoros, asociado a la lectura.

Este procedimiento de lecturas abiertas y diversificadas se sustenta en las propuestas metodológicas que hemos visto en temas anteriores, así como en la construcción de significados, tanto en la lectura colectiva como en la autónoma. De este modo, las elecciones personalizadas para la autonomía lectora han de tener una sólida base de mediación por parte del profesor como guía de lectura para que sean eficaces y desarrollen, por tanto, el hábito lector a través de una motivación intrínseca. Para cumplir esta finalidad es necesario tener en cuenta los procedimientos de selección y valoración de textos que estudiamos en el tema anterior.

La etapa de Educación Primaria debe cubrir el proceso de interiorización de la lectura: un proceso largo y progresivo que debe establecerse a partir de una personalización de las lecturas, sea este llevado a cabo a través de métodos ascendentes, descendentes o interactivos. Hemos de tener, pues, muy claras las fases de desarrollo, teniendo en cuenta los procesos individuales de cognición y las etapas evolutivas de pensamiento de niños y niñas. Así, podemos configurar un proceso de enseñanza-aprendizaje que logre la competencia lingüística básica de compresión lectora, y se proyecte sobre las demás competencias, centrado en la utilización de una estrategia metodológica eminentemente personalizada y activa que fomente la autonomía lectora de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje.

Se establecen de este modo vínculos efectivos interconectados de manera multidisciplinar con el currículo y con la enseñanza formal en el aula, de forma que la llamada ley de la complejidad acumulativa, propia de una concepción conductual del aprendizaje, como sostienen Sulzer-Azaroff y Mayer (1983), se constituya desde una perspectiva metodológica interactiva, constructivista y significativa.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider