Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Veinte años después, los talibanes vuelven al poder


Hace veinte años los talibanes fueron desplazados del poder en Afganistán por la ocupación de Estados Unidos y sus aliados. Tras este periodo se vuelve al punto de partida en el que el fundamentalismo religioso se impone otra vez sobre la población y peligra la seguridad de miles de personas siendo las grandes perdedoras las mujeres. Gran cantidad, los que han conseguido salir, se unen a los millones de refugiados que ya hay en el mundo. A juzgar por los resultados, la ocupación no ha servido para gran cosa y el final, con la retirada de las tropas, ha sido un verdadero caos.

Muchos interrogantes se abren ante lo que verdaderamente ha pasado. ¿Cómo es posible que en pocos días los talibanes, se calcula que unos 70.000, se hayan impuesto a un ejército de 300.000 efectivos? Este ejército en unos días se derrumbó. Muchos se negaron a pelear, y miles se pasaron a los talibanes. Se puede calificar de un fracaso estrepitoso la actuación de Occidente. Un coste muy elevado en millones de dólares y en vidas humanas para que al final se haya desembocado en una catástrofe de esta naturaleza. 

Las palabras de Biden para justificar la retirada: «Nuestra misión en Afganistán nunca tuvo como objetivo la construcción nacional. Nunca tuvo como objetivo crear una democracia unida y centralizada», reflejan una verdad que nunca había dicho ningún presidente de Estados Unidos. Las ocupaciones de Estados Unidos en varios países y su intervención en tantos golpes de Estado nunca han buscado restablecer la democracia, y en ningún caso se han preocupado por el desarrollo económico ni por el bienestar de los ciudadanos

En el artículo» La responsabilidad de Occidente en Afganistán» publicado en El País (20 de agosto), una de las mejores analistas internacionales, Mary Kaldor, criticaba la retirada y las palabras de Biden para justificarla, que según ella fueron sorprendentes: «Nuestra misión en Afganistán nunca tuvo como objetivo la construcción nacional. Nunca tuvo como objetivo crear una democracia unida y centralizada». A mí estas palabras sí me parecen sorprendentes pero por razones distintas a las que da Kaldor, pues reflejan una verdad que, si no me equivoco, nunca las había dicho ningún presidente de Estados Unidos. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, las ocupaciones de Estados Unidos en varios países y su intervención en tantos golpes de Estado nunca han buscado restablecer la democracia, y en ningún caso se han preocupado por el desarrollo económico ni por el bienestar de los ciudadanos.

Todas las intervenciones de Estados Unidos han respondido a los intereses de un imperio, como ha sido por lo general en la historia, que son fundamentalmente económicos y geopolíticos. Un libro muy interesante que trata esta cuestión de una forma breve es el de Luciano Canfora Exportar la libertad. El mito que ha fracasado (Ariel, 2007). El autor profesor de Filosofía Clásica en la Universidad de Bari posee grandes conocimientos de historia, sobre todo de Grecia y Roma, lo que le permite hacer un repaso de acontecimientos decisivos que van desde la Guerra del Peloponeso hasta Afganistán con la primera llegada de los talibanes al poder. Se puede concluir tras su lectura que a lo que hemos asistido en Afganistán es al fracaso de la exportación del modelo occidental.

Unas palabras premonitorias de lo que ha pasado fueron escritas hace varios años por Todorov en Los amigos íntimos de la democracia (Galaxia Gutenberg, 2012); » Ahora bien, a partir de ese momento, la presencia de la fuerza militar de ocupación produce un resultado inverso al que se esperaba: cuanto más refuerzan sus efectivos los militares, más unánime es el posicionamiento contra ellos. En otras palabras, la finalidad que Estados Unidos atribuía a su intervención en Afganistán (garantizar la seguridad de su país) no se alcanza por el método elegido ( ocupar un país extranjero). Lo que puede suceder es incluso lo contrario». Esto es lo que ha sucedido, lo que tal vez explique por qué los talibanes han logrado un éxito en tan poco tiempo, y es que han debido tener el apoyo de gran parte de la población. Para saber más recomiendo dos artículos que me han parecido muy sólidos; » La debacle afgana», de Tariq Alí en Sin Permiso (agosto) y el de Pankaj Mishra, «El desastre se venía venir» en El País (19 de agosto).

Catedrático emérito Universidad Complutense.