Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Colón (otra vez)


Hace unos días se ha vuelto a repetir la famosa foto de Colón, pero, a diferencia de la de 2019, esta vez el Partido Popular y Ciudadanos han acudido de manera vergonzante arrastrando los pies y procurando no coincidir con el verdadero líder de la concentración, Santiago Abascal, que se paseaba ufano por entre la multitud, que le vitoreaba y gritaba “presidente, presidente”, mientras que a Casado y Arrimadas les llamaban traidores y les insultaban. Sólo le hubiera faltado entrar en la plaza a lomos de un caballo blanco y de nombre ‘Babieca’.

Se puede estar más o menos de acuerdo con esta medida de gracia del gobierno de Pedro Sánchez, pero lo que es evidente es que descomprime el ambiente y crea bases de entendimiento que aíslan cada vez más a los hiperventilados de una facción y de otra

Todo ello aderezado con algunas banderas preconstitucionales (¡Ay, esos defensores de la Constitución que preferirían estar bajo los Principios del Movimiento Nacional!) y un tufo a camisa azul o, si lo prefieren, negra. El acto nos transportaba a épocas anteriores, a un ultranacionalismo tan extremo que se convertía en ridículo.

La guinda del pastel la puso Díaz Ayuso involucrando al Rey en los indultos. Los ultranacionalismos son así, intentan apropiarse de las banderas de todos y de las instituciones de todos.

El caso de Ciudadanos ya raya en lo anecdótico. Atraídos por el sol cual Ícaro, quisieron volar cada vez más alto hasta que sus alas se derritieron y continúan en caída libre, pero todavía siguen con el discurso de la confrontación.

En realidad, todos ellos, saben muy bien lo que hacen porque esas manifestaciones y expresiones son verdaderas fábricas de independentistas y éste es su objetivo: necesitan la confrontación de los extremos para sobrevivir e intentar arrastrar al conjunto de la sociedad.

En este contexto, el papel del PP se convierte en el de una comparsa que acompaña al líder real. A eso hay que añadir la recogida de firmas en contra de los posibles indultos a los presos independentistas, que ha llenado de mesas petitorias la geografía de España. En 2006 ya ocurrió con las firmas en contra del Estatut d’Autonomia de Catalunya y en aquel momento en muchas de las mesas se pedía la firma no contra el Estatut, sino contra Catalunya, confundiendo deliberadamente la parte con el todo.

Así pues, las mesas de hoy no van sólo en contra de los posibles indultos, sino que al mismo tiempo van en contra del gobierno de España, que tiene una legitimidad que la derecha nunca va a ser capaz de reconocer. En el fondo, también esta vez son contrarias a Catalunya porque así se fomenta la división que les interesa.

Se puede estar más o menos de acuerdo con esta medida de gracia, pero lo que es evidente es que descomprime el ambiente y crea bases de entendimiento que aíslan cada vez más a los hiperventilados de una facción y de otra. La mayoría de la gente da muestras ya de un gran cansancio y hastío de una situación que comenzó hace diez años y que ha tenido en tensión permanente a toda la sociedad catalana y al conjunto de la sociedad española.

En estos momentos en que tanto a nivel sanitario como económico estamos saliendo de una horrible situación es cuando se debe poner todo el esfuerzo y la inteligencia para crear consensos más que divisiones en los que prevalezca la convivencia, el respeto y el diálogo.

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.