Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La comunicación no verbal de los candidatos en la campaña del 4M


  • Escrito por Patricia Zamora Martínez
  • Publicado en Opinión
Los principales candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid durante el debate electoral celebrado en Telemadrid el 22 de abril de 2021. Telemadrid Los principales candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid durante el debate electoral celebrado en Telemadrid el 22 de abril de 2021. Telemadrid

Como señala Rímoli en su Compendio experimental sobre comunicación política electoral y sus vínculos con la psicología (SV Graphiccon 2018), en la transmisión de un mensaje un 55% de la información nos llega a través de los gestos, un 38% mediante el paralenguaje, es decir, la forma de hablar, y tan solo un 7% por la vía verbal. Por eso, los candidatos que aspiren a ganar unos comicios deberían tener en cuenta no solo la banda verbal, sino también el canal no verbal. Esto no significa en ningún caso que los actores políticos hayan de anteponer los gestos a las palabras, pero cuando se trata de transmitir credibilidad, eficacia e influencia los códigos no verbales son vitales.

Los políticos, por tanto, han de prestar atención a las cinco categorías que influyen en el mensaje: la kinesia (los gestos, la postura y las maneras), el aspecto físico y la apariencia, la proxémica (las distancias), el paraleguaje (cualidades vocales) y el entorno.

La dimensión corporal

La dimensión corporal es clave para reconocer muchos de los comportamientos no verbales que están asociados con una comunicación positiva o negativa en términos persuasivos, por ello, se presentan a continuación los significados de las posturas y gestos que engloba la kinesia de los distintos candidatos de las elecciones en la Comunidad de Madrid:


Rocío Monasterio, candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Rocío Monasterio exhibe una gesticulación de agresividad, de actitud defensiva y desaprobación que se puede apreciar tanto en la sonrisa chaplinesca que denota burla, en la mirada feroz que transmite autoritarismo, desprecio, asombro o enojo, así como también en los ilustradores apuntadores, movimientos que señalan o identifican a una persona o cosa y que están asociados con un significado negativo de amenaza. Su discurso verbal está también acompañado de ilustradores batuta que sirven para marcar el ritmo del mensaje con las manos y acentuar partes concretas del mensaje.


Isabel Díaz Ayuso, candidata del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Isabel Díaz Ayuso muestra una actitud ansiosa y reprimida como indica su sonrisa amortiguada que se asocia con el disimulo de sentimientos positivos, la sonrisa torcida que expresa emociones opuestas y también sarcasmo, las manos entrelazadas que denotan angustia, la mirada hacia bajo que indica tanto curiosidad como desprecio y la mirada lateral ligada a una actitud tímida, nerviosa o falsa. En su comunicación igualmente se encuentran ilustradores batuta e ilustradores ideográficos que ilustran y acompañan la expresión de ideas abstractas. Por ejemplo, la candidata emplea estos últimos cuando marca con los dedos una sucesión de ideas.


Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Pablo Iglesias proyecta una comunicación no verbal enérgica a través de ilustradores batuta que remarcan partes concretas de su discurso oral, una postura premeditada mediante las palmas de las manos hacia arriba que aluden a un carácter sincero, de diálogo y de tolerancia, así como también un comportamiento defensivo. Con frecuencia emplea ilustradores apuntadores, la mirada feroz, la mirada entrecerrada que está vinculada a una actitud de desprecio, cólera o disgusto y la sonrisa amortiguada.


Ángel Gabilondo, candidato del Partido Socialista Obrero Español a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Ángel Gabilondo manifiesta un comportamiento que transmite seguridad, confianza y credibilidad. Acompaña su comunicación verbal con la mirada firme y franca que denota interés, atención e inteligencia, así como también capacidad dialogante y de tolerancia, utiliza el gesto del anillo que suele ofrecer una imagen autoritaria pero no agresiva, reflexiva y centrada, ilustradores ideográficos e ilustradores batuta. En ocasiones, se llega a detectar también ilustradores apuntadores. Sin embargo, el uso ocasional de este último resta fuerza a su significado negativo.


Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Edmundo Bal luce un patrón no verbal nervioso y hasta cierto punto inseguro como se observa cuando entrelaza las manos, muestra los puños en momentos de tensión e inquietud, mira hacia arriba queriendo evadirse o, por el contrario, cuando dirige la mirada hacia abajo, actitud asociada a la sumisión y/o a la omisión de la verdad. Igualmente, expone ilustradores batuta para remarcar aspectos de su discurso, las palmas de las manos hacia arriba y el gesto del anillo.


Mónica García, candidata de Más Madrid a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Telemadrid

 

Mónica García adopta con sus movimientos una actitud centrada y ansiosa a la vez. Entre su abanico gestual se encuentran los ilustradores ideográficos que acompañan la expresión de ideas discursivas o abstractas, el gesto del campanario que transmite confianza y seguridad, las manos entrelazadas, la mirada hacia abajo, la mirada hacia arriba y el adaptador conocido como “la técnica del bolígrafo” para controlar la tensión.


Lo comentado ofrece al lector una visión general del comportamiento no verbal (kinésico) de los candidatos actuales y le brinda la posibilidad de comparar y observar las diferentes estrategias de los políticos que se exponen frente al medio televisivo. Una cuestión de sumo interés dado el periodo electoral en el que se efectúa este análisis.The Conversation

Patricia Zamora Martínez, Investigadora Área Periodismo - Facultad de Filosofía y Letras Universidad de Valladolid, Universidad de Valladolid

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation