Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Unidos defendamos el Ateneo


  • Escrito por Ernesto García Camarero
  • Publicado en Opinión

Consideramos que la Historia no es simplemente la narración de unos hechos ocurridos en el pasado y, por tanto, ya muertos, sino el conocimiento de fuerzas sociales vivas originadas en el pasado, que aun ejercen influencia en el presente y que debemos saber para actuar adecuadamente en la configuración del futuro.

Un grupo de personas1 atraídos, al parecer, a lo largo del año pasado por los empresarios Luis Arroyo2 y Pepita Marín3, y tomando el nombre de “grupo 1820”, han decidido plantear un “órdago” al Ateneo de Madrid. Consideran que el Ateneo, que ya ha cumplido 200 años, atraviesa en estos momentos una situación de crisis que facilita su pretensión. Lo justifican diciendo que necesita ser revitalizado, protegiendo su patrimonio, su archivo y su biblioteca, profesionalizando la gestión. Dicen que el Ateneo necesita un nuevo espíritu transformador y que su segundo centenario es una buena oportunidad para aportar “savia nueva” en el tronco de su secular tradición que consideran arcaico y caduco.

Para su entrada en bloque proponen que el Ateneo debe abrirse al diálogo con el tejido económico de los nuevos emprendedores, artesanos, anticuarios, restauradores, libreros o comerciantes que están protagonizando el cambio del Barrio de las Letras para insertarse en el entramado social y “cultural” que le rodea.

Y, además, que el Ateneo brinde un espacio cultural y un escaparate a las “nuevas industrias de la cultura” y a su la digitalización, y también para facilitar la adaptación de la producción cultural a los nuevos tiempos ofreciendo su colaboración a las editoriales, sellos discográficos, talleres de artes plásticas, estudios de grabación, centros de coreografía o empresas teatrales.

Esta es, resumida, la propuesta que hace el “Grupo 1820” para la “supuesta” regeneración del Ateneo, que nada tiene que ver con el espíritu regeneracionista, política y culturalmente, de sus primeros fundadores.

***

Lo que el “Grupo 1820” quiere es apropiarse de una marca de prestigio, la marca del Ateneo Científico, Literario y Artístico. Realmente lo que el “Grupo 1820” propone es una “gentrificación” del Ateneo acorde con la actual “gentrificación” del Barrio de las Letras orientada hacia el ocio consumista.

Lo que el “Grupo 1820” quiere es una homologación de la cultura con las modas culturales impuestas por el “pensamiento único”. Y equipararse con el prestigio de otras instituciones del del barrio, ―como las Academias y Museos, o como el Casino de Madrid o el Cículo de Bellas Artes― actualmente todas ellas proveedoras de “servicios culturales” o de “espectáculos”. Instituciones con orígenes, finalidades y organizaciones muy distintas de las que tiene el Ateneo. Instituciones la mayor parte de ellas que ahora han sustituido la otrora “protección real” por estar “amparadas” por patronos financieramente potentes4.

La propuesta del “Grupo 1820” es convertir al Ateneo en una plataforma dedicada a la promoción de la “industria de la cultura” (con productos brillantemente enlatados dirigidos al consumo), reclamar la eficacia de la profesionalización de la gestión, para evitar una gestión democrática. Ofrecer servicios externos, especialmente a las productoras de cultura, y servicios internos para socios y clientes dentro de “un espacio acogedor e inspirador”. Ofrecer locales para exposiciones y espectáculos dentro de una cultura homologada con las nuevas modas impuestas y evitar cualquier orientación cultural espontánea y rupturista. En definitiva, integrar al Ateneo en un sistema que se nos quiere imponer de pensamiento único desde el Neoliberalismo.

***

Han pasado 200 años. Para protegernos los ateneístas de este intento de invasión es necesario, en vez de criticarnos unos a otros, hacer autocrítica común para, que unidos, nos defendamos mejor de los ataques. Recordar que la verdadera fortaleza del Ateneo es volver a ser un Foro de pensamiento y acción abierto a afrontar los actuales retos de futuro ―especialmente los riesgos que presenta el pensamiento único― del panorama político y cultural de la sociedad e intentar usar la racionalidad para entender y ayudar a superar una situación que, hoy también como hace 200 años, es incierta. Esta es la principal fortaleza del Ateneo.

¿A quién corresponde aportar esta fortaleza? Evidentemente a los socios, a todos los socios. Los socios en su conjunto son los protagonistas, y de su trabajo ha de salir la solución a sus problemas y la recuperación de su espíritu abierto hacia el futuro. Por eso, también, debemos evitar la formación de grupúsculos enfrentados y buscar la participación unitaria de todos ―cada uno con sus ideas― para encontrar la fortaleza necesaria frente al intento de ocupación del Ateneo.

Por eso proponemos a todos los grupos abandonar su estado de beligerancia, aunque no de sus ideas, para que unidos impidamos que un grupo foráneo acabe con el espíritu regenerador y altruista del Ateneo.


1 Alguna de ellas con un perfil político cercano al PSOE asesores y colaboradores del Gobierno de Zapatero, otros afines al PP madrileño, cercanas a la Asamblea de Madrid de Esperanza Aguirre y sucesores llegando hasta la actualidad. Otras personas son empresarias de moda, inmobiliarias, espectáculos, o actrices, presentadores de televisión, periodistas, todos con con perfil de emprendedores y adictos a “la eficacia profesional” y al mundo virtual de mano de las nuevas tecnologías digitales....

2 Luis Arroyo es consultor internacional de comunicación política, asesor del Banco Mundial y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. En España, fue director de Gabinete de Carme Chacón, adjunto de la vicepresidenta de la Vega y de los secretarios de Estado de Comunicación de 2004 y 2007. Es presidente de Asesores de Comunicación pública desde octubre de 2008

3 Pepita Marín Rey-Stolle (Madrid, 1987), CEO de We Are Knitters y miembro del consejo de administración del grupo PRISA editor de EL PAÍS, de empezó con un negocio ‘online’ con 10.000 euros y ahora factura 15 millones vendiendo lana y tiene proyección internacional, prevé abrir su primera tienda física y prepara el lanzamiento de nuevos productos centrados en los bordados.

4 Entre otras las Fundaciones Ramón Areces, Iber-Caja, Mafre, Mutua Madrileña, Banco Sabadell, Banco Santander, BBVA, IBERDROLA, ICO, Lilly, Coca-Cola Company; y las empresas: OHL, Fomento de Construcciones y Contratas, Bank of America, Merril Lynch, o los “media” Cope, El Pais, Vocento.