Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Pedro Sánchez en Puente Vallecas


  • Escrito por Antonio Ibáñez y Pablo Chivato
  • Publicado en Opinión
Estación de Puente de Vallecas. (Foto: Kike Rincón). Estación de Puente de Vallecas. (Foto: Kike Rincón).

El 13 de mayo de 2019 Pedro Sánchez estuvo en Puente Vallecas hablando con los representantes vecinales del Sureste de Madrid, de cara a las elecciones Autonómicas y Municipales, recibiendo una amplia información de las desigualdades, de las graves carencias en servicios públicos, de su paulatina degradación y desmantelamiento y también escuchando propuestas para conseguir el reequilibrio.

Dos años más tarde estamos en las mismas, Elecciones Autonómicas el 4 de mayo de 2021. El gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez parece decidido a intervenir activamente en la campaña electoral, ¿Qué ha cambiado desde 2019? Que tenemos una situación aún peor con el Covid 19 azotando a las zonas más pobres de la región con más crisis, con más abandono por las autoridades autonómicas y municipales.

”Somos barrios marginados, no marginales”.

Pero ahora, las izquierdas lideradas por Pedro Sánchez tienen en sus manos la posibilidad de una transformación profunda de estos territorios con leyes y normas de gran impacto más allá de las medidas coyunturales para paliar la pandemia y la crisis social. Nos referimos a los planes de reconstrucción económica de gran impacto en el empleo, unos desde el Gobierno de España y otros desde el futuro Gobierno de izquierdas de reconstrucción de la Comunidad de Madrid: reforzamiento de los servicios público (vivienda, sanidad, educación, transporte, etc...), rehabilitación de viviendas y regeneración de barrios, formación de un gran parque de vivienda pública de alquiler, incluyendo a los jóvenes menores de 30 años, Plan de reindustrialización, Plan de Infraestructuras ferroviarias de cercanías, desmantelamiento de las actuales depuradoras del sur y construcción de nuevas en las zonas propuestas por los movimientos vecinales y los foros locales, extensión del Ingreso Mínimo Vital, reforma de los servicios de recogida y tratamiento de residuos y otras políticas que tienen que repercutir necesariamente en las condiciones de vida y del empleo de estos barrios.

Sin embargo, como ya venimos avisando las expectativas electorales no son buenas para los progresistas: una movilización elevada de la derecha y una campaña que no llega a las zonas de mayorías de izquierdas donde la participación es insuficiente en comparación con los distritos de la derecha.

Los dos casos ejemplares:

● Distrito Salamanca: electores 111.198 participación 74%, votos de derechas 71%.

● Distrito de Carabanchel: electores 171.295, participación 62%, votos de izquierdas 55%.

Lo mismo en Puente Vallecas, Móstoles, Fuenlabrada, Villaverde, Usera, Parla y algunas otras ciudades y barrios. La derecha gobierna gracias a esta elevada abstención.

Recientemente la encuesta del CIS de marzo, realizada telefónicamente, no daba buenas noticias para la izquierda pero, entre otras cosas, nos aportaba muchos datos sobre la población abstencionista: personas jóvenes y de mediana edad, españoles y nacionalizados oriundos de otros países, en los escalones sociales más bajos, con diferentes religiones, con diferentes opiniones y respuestas contradictorias como fondo de la abstención.

Los sucesivos gobiernos de la derecha están convirtiendo los barrios del sur en la “banlieu” madrileña, nada nuevo. Las izquierdas estamos a tiempo de invertir la situación política y poder gobernar, para poder realizar las políticas sociales que necesitamos, solo hay que movilizar a nuestro electorado aumentando su participación y, a la vez, recuperar a los votantes indecisos del centro izquierda.

Surge en estos días un movimiento ciudadano para activar el voto popular. Esto puede ser muy importante: en 2015 Manuela Carmena ganó las Elecciones al Ayuntamiento de Madrid con una campaña muy sencilla tanto en contenidos como en medios, con gran presencia en las calles de pequeñas pegatinas. Es necesario el apoyo de todos a estas iniciativas que pueden ser decisivas. Volvemos a insistir en algunos barrios donde están las participaciones más bajas.