Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Impulsar la participación educativa


La nueva Ley de Educación (LOMLOE) recupera importantes competencias para los Consejos Escolares, que la Ley Wert (LOMCE) suprimió, como por ejemplo:

· Aprobar y evaluar la Programación General Anual del Centro.

· Decidir sobre la admisión del alumnado.

· Aprobar el proyecto de Presupuesto del Centro.

· Fijar directrices para la colaboración con las Administraciones locales.

Aprovechando esta situación es un buen momento para fomentar la participación de todos los sectores de la comunidad educativa, tanto en la organización, estructura y funcionamiento de los centros, como en el aula y en el resto de espacios escolares. Es decir, para impulsar nuestro modelo de Escuela Democrática, cuya seña de identidad es la participación.

Decía Luis Gómez Llorente: “Si las prácticas del laboratorio son imprescindibles para el aprendizaje de la Química, la participación es el laboratorio en el que se aprende la democracia”.

Y para educar en valores democráticos, verdadero antídoto del fascismo, en estos tiempos en los que la extrema derecha está entrando en las instituciones, tenemos en la nueva Ley dos elementos fundamentales, uno específico, la nueva materia de “Educación en Valores CívicoEs y Éticos”, y otro transversal, una de las competencias básicas del currículo, “la competencia ciudadana” , que como el resto de las competencias, debe ser trabajada, en todas las áreas y materias del currículo y, por lo tanto, por todo el profesorado, para educar en democracia cada día en cada aula.

Educación en Valores Cívicos y Éticos”, materia, dice literalmente la LOMLOE, “que prestará especial atención a la reflexión ética y en la que se incluirán contenidos referidos al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia, a los recogidos en la Constitución española, a la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial, a la igualdad de mujeres y hombres, al valor del respeto a la diversidad y al papel social de los impuestos y la justicia fiscal, fomentando el espíritu crítico y la cultura de paz y no violencia”.

La competencia ciudadana, competencia básica definida como “la habilidad de actuar como ciudadanos demócratas responsables, participando plenamente en la vida social y cívica, basada en la comprensión de los conceptos y estructuras sociales, económicas, jurídicas y políticas”.

Es fundamental facilitar la información normativa básica sobre las competencias, tareas y atribuciones que la legislación vigente, tras la aprobación de la LOMLOE, asigna a los distintos sectores de la comunidad educativa, así como a los representantes municipales, en los Consejos Escolares.

Y defender una concepción de las Comunidades Educativas de los centros escolares, que, desde nuestro punto de vista, no pueden ser una yuxtaposición inconexa o la mera suma del profesorado, alumnado, madres y padres de alumnas y alumnos, representante municipal y personal de administración y servicios, sino más bien, el resultado de la convergencia de todos los sectores en torno a un proyecto educativo común, elaborado y desarrollado a través del diálogo y la cooperación, partiendo cada sector de la premisa ineludible de que ha de escuchar a los otros, que colaborar no es invadir el terreno del otro, sino trabajar conjuntamente en aras de la consecución de unos mismos fines.

La LOMLOE pone en mano de los Consejos Escolares atribuciones de enorme importancia y lo hace desde los principios que la propia Ley establece, entre otros, en su artículo 1.c): “la transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como superar cualquier tipo de discriminación”. Es decir, los principios de la Escuela Democrática en la que creemos.

Por otra parte, la construcción de la Escuela Democrática pasa por el fomento del asociacionismo, especialmente del alumnado, como la iniciación práctica en el ejercicio de las tareas de representación, cuyas Asociaciones pueden ser la primera organización en la que se integren y, a través de ella, aprender a canalizar sus deseos de participar y expresar de forma colectiva sus reivindicaciones, en todo aquello que afecte a su situación en los centros. Un excelente aprendizaje, sin duda, en el ejercicio de la democracia.

Además, estas Asociaciones constituyen una oportunidad de colaboración en la labor educativa del centro y en las actividades culturales, deportivas y de fomento de la acción cooperativa y del trabajo en equipo.

Pero también representante del Ayuntamiento en el Consejo pueden ser un importante puente de conexión del centro con el medio y entre el centro y la Concejalía de Educación para la realización de los programas educativos municipales, en colaboración con las Asociaciones.

Y, asimismo, puede proporcionar a la Concejalía de Educación información, para que pueda diseñar planes de actuación adecuados a sus características y necesidades del centro y trasladar la posibilidad de desarrollo de proyectos municipales en los centros, como el enfoque de la coeducación o el tratamiento del absentismo escolar, entre otros.

En fin, en la medida que esta Guía ayude a conocer y hacer efectivas las competencias y tareas de todos los sectores de la comunidad educativa representados en los Consejos Escolares, en cooperación con los representantes municipales, habremos conseguido avanzar en esa Escuela Democrática, activa, cooperativa, inclusiva, innovadora y participativa, de calidad para todo el alumnado, que pretendemos.

La Secretaría federal de Educación y Universidades de la CEF del PSOE ha elaborado una Guía de la Participación Educativa, que constituye un instrumento ágil, oportuno y adecuado para informar a los distintos sectores de la Comunidad Educativa de sus nuevas e importantes competencias, para impulsar la participación y el ejercicio de la democracia en los centros educativos.

Vocal Asesor del Gabinete de la Secretaría de Estado de Educación y Formación Profesional. Es Inspector Central de Educación de dicho Ministerio y ha sido Subdirector General de Ordenación de dicho Ministerio 2004 hasta 2012

Fue Director de la revista "Nuestra Escuela" desde 1990 a 1994 y cuenta con la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio que concede S.M. El Rey, la Palma Académica del Gobierno de Francia y la Cruz del Mérito Civil con distintivo Blanco del Ministerio de Defensa.

Ha publicado más de una docena de libros de legislación y evaluación educativas y los poemarios: “No es bueno que el hombre esté solo”. Ed. Publidisa. Sevilla. 2013 y “Amor y Desamor” Ed. Mestas. Madrid. 2018. Así como la participación en varias antologías poéticas: “Amor fou” Ed. Pigmalión. Madrid 2015; “Inmortal amor mortal”. Ed. Pigmalión. Madrid 2017.”Amores de ficción” Ed. Pigmalión. Madrid 2018. “Imposible no comerse” Ed. Lastura. Madrid.2019.