Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Triunfo y el fracaso de la vida laboral: los horarios en el fondo


El otro día tuve que hacer el terrorífico papel de jurado en unos exámenes orales para un grupo de estudiantes. Rápido pude observar sus caracteres, optimistas unos, torpecillos otros, ilusionados la mayoría y sin embargo generalizado el pánico general al ver que la examinadora era una "nativa". Me dispuse a presentarme, -lo de contar el curriculum- algo que en Francia es obligado de hacer y que yo odio por que no me gusta, porque me dan paranoias y siempre tengo las ganas de inventarme alguna gansada. Me chiflaría asistir a esas situaciones tan solemnes, pues no sé, vestida de indio cherokee o de Batmann...claro que...un disfraz de gaitero tampoco vendría mal...así en lontananza acercándome a los temblorosos muchachos, propinando miedo por doquier. ¡Anda que no!

Lo de tener sentido del humor parece que va pasando a la historia por desgracia, para mi, cuanto más grave es la situación mayores situaciones cómicas se me ocurren. Creo que ya lo he hablado en otra parte, la incapacidad de contener la risa en los entierros y funerales. Hay muchos que les sucede lo mismo y más conocidos que yo. Esto de las situaciones trágicas de mi vida, siempre ha sido, como cuando me secuestraron en Moscú, allá por la Perestroika, me pasó igual: risa. Pero vamos que me acepto, es decir, que muy bien, porque no hay por el momento necesidad ninguna de ir al psiquiatra, muy de moda ahora. Como psicóloga ayudo a muchas personas, bueno intento ayudarlas porque es algo que hago sin cobrar y todo lo que se hace de forma altruista, siempre, siempre, es noble.

Pues digo que me dispuse a presentarme (cuanto me) y después pasamos a la fase en la que me topé con el artículo que les habían dado a las criaturas para traducir al francés primero y después para exponerlo de forma oral. Ahí atacaba -en el buen sentido- y yo, en ese caso formularía preguntas (no capciosas porque me da igual) y los temblorosos alumnos de periodismo pues responderían. Bien. El articulito en sí llevaba por título Natalidad y horarios de trabajo y hablaba claro está de España, y digo claro está, porque la mayoría van a Madrid o a Barcelona a hacer Masters y deben de enterarse de qué va nuestro país. No viene al caso la resolución de los alumnos, los chavales hicieron lo que pudieron ante una examinadora entregada a perdonar los defectos de los demás e intentando ayudarles como pude. Si el examinador hubiera sido un francés -¡hay que amolarse!, o ¡no te amuela!- les hubiera cateado. Es frecuente en el ignorante no conocer el significado de la caridad y ser muy duro con los demás, también es esto muy frecuente en la Universidad, que se es duro por ser, porque así se piensa que se sube mucho el nivel universitario, no precisamente porque se den conocimientos, no por inteligencia. Así es el tema.

El texto decía y resumo, que las familias españolas son un desastre, que no nacen niños, que hay fracaso escolar, que la gente está muy cansada y no rinde...etcétera y que la causa de ello son los horarios impuestos en los trabajos para todos en general y más en particular de las mujeres y madres que no están en absoluto equiparados con los de Europa. Es verdad. En España se duerme una hora menos que nuestros vecinos ¿cómo no va a haber fracaso escolar y zumbamiento mental de la peña? Muchas madres no pueden atender, ni disfrutar, ni controlar a sus niños porque sus horarios de trabajo no se lo permiten y punto. Pues qué horror.

El horario de salida debería estar -según el informe- entre las 16:30 y las 18:00 horas para optimizar las horas de trabajo y al mismo tiempo ofrecer al trabajador una conciliación personal y familiar. ¿Y por qué nadie hace nada? ¿Por qué a los sindicatos les da igual? ¿Por qué no se monta la marimorena o mas galdosianamente la de San Quintín? Porque somos imbéciles, bueno somos unos calzoncillines que no defendemos lo que de verdad se tiene que defender. Niños inaguantables porque se acuestan tardísimo, no duermen. (En Francia a las primeras de cambio te levantan a la criatura) aquí, no. Niños con ojeras, hechos polvo, pero nada, hasta las tantas por que sí. Acaso ¿no somos conscientes del fracaso de la sociedad a ese nivel? Las mujeres compiten y rivalizan arguyendo que ellas son las mejores, como si alguien no quisiera que trabajasen. No digo que no trabajen ni que no sean las mejores...digo que cuando se tiene una familia, se tiene, si se puede, querer tenerla, conservarla, si se puede cuidarla y responsabilizarse de todo eso y de mucho más. Al fin, disfrutar de esta vida que aunque a veces es muy larga, tampoco lo es tanto.

Conseguí cabrearme yo sola bastante, porque la realidad, no es si las mujeres somos mas capaces o menos que los hombres, o si estos tienen que fregar los azulejos y barrer como hacía mi padre, que fue sin duda el más feminista y amoroso del mundo. El hombre siempre fue perseguido, no voy a decir las razones porque muchos hemos pasado por ahí en los tiempos del gallego enano. La cuestión es que los horarios y la manera de trabajar en España -si trabaja el hombre y la mujer- destroza el matrimonio en muchas ocasiones, en la mayoría de los casos, la familia, porque se vive en unas auténticas galeras de la supervivencia. Pero lo que me pone en el disparadero es que las buenas palabras de los políticos no pasen por ahí en absoluto. ChuquiAyuso, sigue erre que erre con temas fragmentados tan absurdos como ella misma y prefiere que casquemos como chinos. No entiendo la arbitrariedad de este falso triunfo de esta sociedad. En fin, el texto dado a mis estudiantes franceses para ver si lo interpretaban, terminaba diciendo a propósito de los "nuevos cambios" que se piensan hacer en este sentido y visto los resultados de horror social que tenemos en nuestro país lo siguiente. “El objetivo es beneficiar a mujeres y niños, los más perjudicados por los actuales horarios como demuestran el aumento del fracaso escolar en España ya que los padres no tienen tiempo para atender a su hijos y mejorar la falta de igualdad entre hombres y mujeres en las tareas del hogar". Alguna de las jóvenes postulantas habló en torno a todo ello, argüyendo además que los hombres españoles son muy "machos" es decir que son unos machistas.

Y yo, objetiva fui porque no me quedaba otra, ¡qué podía hacer sino!, el informe era contundente y no tenía defensa, qué iba a decir yo de los horarios españoles...a mi también me parecen de locos. Especialmente en la comunidad de Madrid donde hace muchos años se cargaron los derechos y horarios sindicalistas, una lucha, en la que mucha gente se dejó la vida, y en la que veo que me he quedado más sola que la una. Ahora es la cosa del bar, los horarios de chinos, el ocio, la competencia y su madre tocando el tan-tan. Parece que los madrileños, chulapos tós no hacemos otra cosa que ir al bar. Pues menos bares y más leer libros. Y seguimos de allá y de acá contando historias de costumbres, claro, que también hablo de los males de la tierra gala, y ellos con cara de Astérix y la boquita de piñón me dicen que sí, que les gusta que hable de su país desde fuera...Uf!

Seguimos saltando y saltando en una ficticia idea de la vida a la que nos agarramos para sobrevivir, esperando la mayoría de las veces con ilusión la llegada de una verdadera revolución. Vamos a ver si por fin llega...yo la necesito.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider