Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Fallece Jordi Nadal, uno de los grandes de la historia económica de España


Foto de archivo de Jordi Nadal. Foto de archivo de Jordi Nadal.

El 8 de diciembre falleció Jordi Nadal a la edad de 91 años. Supe de Nadal cuando estudiaba segundo curso de Económicas en la asignatura de Historia Económica de España impartida por Gonzalo Anes. Se recomendaba como texto el manual, que tenía el mismo nombre de la disciplina, de Vicens Vives y Jordi Nadal. Me pareció un gran manual y uno de los mejores libros que se estudiaban en la carrera. Me ha quedado con un buen recuerdo de aquel libro que el paso de los años no ha disipado, a pesar de que se han dado avances en la investigación histórica que han dejado obsoletas algunas partes. Siguen vivas en mi memoria los capítulos dedicados a la Mesta y los procesos de industrialización, así como el epígrafe dedicado a la industria corchotaponera.

Cuando cursé la asignatura de Historia Económica de España, Vicens Vives había muerto en 1960 a los cincuenta años de edad, lo que supuso una gran pérdida para los estudios de historia económica en nuestro país, de lo me enteré posteriormente. Fue el gran renovador de estos estudios, en un país en el que predominaba la enseñanza de la historia tradicional, que se basaba en la sucesión de reyes, luchas por el trono, guerras y la exaltación del imperio. Jordi Nadal, discípulo de Vicens Vives, fue el que recogió la antorcha de su gran legado y se convirtió en el referente principal de esta disciplina. Pero entonces no era catedrático, sino encargado de cátedra en la Universidad de Barcelona. Consiguió la cátedra años después en la Universidad de Valencia, para pasar a la Universidad Autónoma de Barcelona cuando se creó en 1968. De ahí a la Universidad de Barcelona, en la que se jubiló.

Las contribuciones principales de Jordi Nadal se han centrado en la población y en la industrialización. Ha sido junto con Vicens Vives y Fontana un gran renovador de la historia, que no solamente se dedica a describir, sino a interpretar con el uso de fuentes empíricas y enfoques teóricos

Casualidades de la vida han hecho que me enteré de su fallecimiento cuando acababa de terminar de escribir la introducción del dossier de ‘Economistas sin Fronteras Nº 40 Invierno/ 2021’, coordinado por mí con el título “Hacia la reorientación del modelo productivo de la economía española”. En esta introducción, en la que hago una pequeña reflexión sobre los orígenes de la industrialización en España y su fracaso, cito a Jordi Nadal, junto a Jaume Vicens Vives, Josep Fontana y Nicolás Sánchez Albornoz. La obra de Nadal en las que me baso es El fracaso de la Revolución industrial en España, 1814-1913 (Ariel, 1975), así como en la que dirigió, Atlas de la industrialización de España, 1750-2000 (Crítica, 2003). De modo que queda como mi pequeño homenaje a este gran historiador sin saber que iba a morir horas después.

No soy historiador, pues a lo que me he dedicado como docente, investigador y estudioso es a la Estructura Económica. Sin embargo, mi interés por la historia, que se despertó cuando cursé las disciplinas de historia económica mundial y de España, me condujo a leer preferentemente a los autores mencionados dejando una huella en mí la obra citada, pues me ayudó a comprender las razones del atraso de la industrialización en España. Me impresionó la información manejada y el estudio riguroso y minucioso que lleva a cabo. Además, las lecturas de historia me han ayudado al conocimiento de la estructura económica mundial y de España, pues no es posible conocer el presente sin estudiar los rasgos principales del pasado que determinan y condicionan el mundo actual.

Sus contribuciones principales se han centrado en la población y en la industrialización. Ha sido junto con Vicens Vives y Fontana un gran renovador de la historia, que no solamente se dedica a describir sino a interpretar con el uso de fuentes empíricas y enfoques teóricos. En la Historia económica de Europa dirigida por Carlo M. Cipolla escribe junto con Fontana el capítulo de “España 1914-1970” (Ariel, 1980), que recomiendo vivamente. Ha sido a su vez maestro de varias generaciones de historiadores económicos. Mi respeto y admiración a quien tanto ha contribuido al avance del conocimiento.

Artículo original publicado en elsiglodeuropa.es

Catedrático emérito Universidad Complutense.