Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La subrogación, de entrada, no


La subrogación es uno de los métodos médicos que una persona puede utilizar para tener un hijo, con la ayuda de una madre sustituta. Es en particular una de las soluciones para que las parejas homosexuales y heterosexuales tengan hijos, junto con la crianza compartida y la adopción. En Francia, por ejemplo, este método es ilegal según el principio de indisponibilidad del cuerpo humano. La gestación subrogada está prohibida por una sanción penal y por la nulidad de los convenios que la organizan. Como tal, se prevé una pena máxima de seis meses de prisión y una multa de 7.500 euros por "interferir entre una persona o una pareja que desee acoger".

Desde mi punto de vista y bajo consulta de diversos médicos, este es un sistema de esclavización autorizada sin precedentes. Algunas voces se levantaron de forma contradictoria como Pierre Bergé quien apoyó la manifestación por el matrimonio para todos que reunió a cerca de 60.000 personas en París mientras exclamaba que “No podemos hacer una distinción en derechos, ya sea reproducción asistida, gestación subrogada o adopción. Estoy a favor de todas las libertades. Alquilar tu barriga para hacer un hijo o alquilar tus brazos para trabajar en la fábrica, ¿cuál es la diferencia? Es hacer una distinción que es chocante”. Es decir que para los que defienden esta postura, sin duda es una forma más de trabajo. Muy bien.

De otro lado, racionalistas como Elizabeth Badinter, abogan por la profanación del útero materno, la maternidad y la procreación asistida. En otro lugar, diferencialistas como la filósofa Sylviane Agacinski denuncian una deriva hacia la esclavitud moderna, cuyo denominador común es el dinero y la explotación del otro,  siendo las madres subrogadas en su gran mayoría provenientes de entornos desfavorecidos. Recordaremos que en Estados Unidos se necesitan una media de 100.000 dólares para beneficiarte de los "servicios" de una madre sustituta, por lo que es imposible que las parejas de bajos ingresos consideren estas opciones. Quienes se oponen a la subrogación también señalan que rara vez, si no nunca, hemos visto a una mujer rica tener un hijo para una mujer pobre ...Y no, no se trata de como es mi cuerpo hago lo que me da la gana. ¡Leñe! Mañana se me antoja un riñón para mi tío que está en diálisis y claro, siempre habrá un desgraciado que me lo venda. ¡Ostras!

Sin embargo, muchas parejas viajan al extranjero para realizar una gestación subrogada antes de regresar a Francia con el niño. En España todo este tema va por la sordi, hasta que haya un problema y nos enteremos todos. No es no y los que quieran ir a comprar niños, está genial pero que se queden allí en tierras de trapicheo infantil y que no vuelvan. Algunos franceses, por ejemplo, encuentran regularmente dificultades para que su hijo sea reconocido en Francia. En España yo no sé si quiero convivir con esto, francamente, creo que no. Pensé que luchábamos por dignificar a la persona. Pensé que el ser estaba por encima de todo, ya veo que no.

Pero ojo, en el certificado de nacimiento del niño, generalmente se indican las identidades de los dos futuros padres. En este caso, si son padres homosexuales, el consulado se niega a transmitir las partidas de nacimiento al estado civil para su registro. Esto sucede en Francia. Incluso si el certificado de nacimiento muestra el nombre de un hombre y una mujer, en los países identificados como que permiten la gestación subrogada, a menudo sucede que el consulado francés se niega a admitirlo. El consulado, al hacerlo está arriesgando la ley frente a la ilegalidad. Francia ya ha sido llamada al orden por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha dictaminado que no respeta:

  • el derecho al respeto de la vida privada y familiar cuando se comete un delito de suponer que un hijo ha nacido de gestación subrogada
  • la prioridad del bienestar del niño al privarlo de los derechos civiles debido a su no reconocimiento.

¿Quiénes son los intervinientes durante la gestación subrogada? Este proceso involucra al menos tres partes diferentes:

  • Los padres "previstos", responsables de la educación del niño
  • La sustituta, que dará a luz al niño tras la inseminación del óvulo.
  • La organización, que incluirá a médicos, pero también a profesionales en asuntos legales relacionados con la gestación subrogada.

Por lo general, se agrega un donante de ovocitos a esta lista, de modo que la madre sustituta no tenga ninguna conexión con el niño que está naciendo. Y entonces ¿Cuáles son las etapas de la gestación subrogada?

El primer paso en una subrogación es la conexión entre los futuros padres y la subrogada, ofrecida previamente a los futuros padres, ellos mismos aceptados por la subrogada. Luego llega el momento de redactar las convenciones que aseguren el proceso.

A partir de ese momento puede comenzar el proceso médico y el embarazo procederá como un embarazo normal. El parto se produce según las preferencias de la gestante, establecidas con anterioridad con ella en los acuerdos. La gestación subrogada se termina adecuadamente, en favor de la paternidad, cuyas modalidades se definirán de antemano entre los futuros padres, en particular en las relaciones mantenidas con la madre gestacional y la donante de ovocitos. Ahora con la pandemia la cuestión deshumanizada se intensifica (ver caso de Ucrania, junio 2020 Le Monde).

¿Dónde se permite la subrogación? Los candidatos a la subrogación tienen diferentes opciones de países en los que realizar la subrogación. La elección depende de diferentes aspectos, el primero de los cuales es sin duda un aspecto económico, el coste de un GPA oscila entre los 26.000 y los 240.000 euros.

Otro de los elementos que deben tener en cuenta los futuros padres es el resultado de la ilegalidad en Francia de la subrogación. Además, y a pesar de las recientes decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a favor de los niños nacidos de gestación subrogada, es posible que el niño no pueda viajar, es decir, no puede salir del país.

Es aconsejable que los futuros padres decidan cuál es el país más favorable, en particular con respecto a la legislación local sobre nacionalidad. Un país donde se adquiere la nacionalidad por derecho de la tierra (el hecho de nacer en el territorio del país confiere la nacionalidad del país de nacimiento) tendrá la ventaja de conferir una nacionalidad al niño, mientras que en un país donde la nacionalidad depende del derecho de sangre (es decir, que la nacionalidad es transmitida por uno de los padres) el niño tendrá “sólo” la nacionalidad de sus padres.

No sé si España regulará o dictará alguna ley a este respecto, pero la explotación femenina está servida en el plato del hedonismo social de ciertos individuos que no quieren asumir la verdad. ¿Y qué es la verdad? Le dijo Pilato durante el juicio a Jesús. (Juan 18:33-38.) la verdad como conocimiento, indica que en la vida no podemos tener cualquier cosa que se nos ocurra y a cualquier precio. La verdad es que una madre que ha tenido 9 meses en su cuerpo uno o dos hijos es forzada a desnaturalizarse y volver al principio de las cavernas. Todo animal sufre cuando les arrebatan sus crías. ¿Acaso los humanos somos superiores en ese respecto? A los médicos les preocupa la madre gestante, a mi también. Me preocupa una sociedad que lo quiere todo porque le da la gana. Mientras hay en orfanatos, millones de niños que nadie quiere. Es mejor eso, alquilar un vientre pagando un dineral -da igual si el hecho es gratis- y seguir en la contradicción. Entonces ¿por qué han sufrido las madres a las que se les arrebataba a sus bebés para dárselos a las familias ricas? Ahora las familias ricas, los individuos e individuas con dinero tienen que realizarse y entonces pueden comprar niños a medida, rubios, ojos azules y perfectos. ¡Gran progreso!

Estamos en una etapa de hedonismo radical, donde lo único digno de ese nombre, sugiere que la amoralidad está vinculada con lo impensable y lo irracional.

Fuentes: Familles LGTB. Huffpost. Le Monde

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider