Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Coronavirus o el suflé

Todas las pandemias deben afrontarse con respeto, multiplicar las prevenciones y, al mismo tiempo, activar todos los recursos y mecanismos de los sistemas sanitarios mundiales para reducir al máximo los efectos sobre la población en general, y, en particular, en aquellos colectivos más vulnerables.

Así que no hay que tomarse a la ligera una enfermedad como el coronavirus. Es peligroso, como todo tipo de infecciones, y se deben tomar las precauciones necesarias.

Desde mi punto de vista, la histeria mundial que se ha generado por la expansión o propagación del Covid-19 raya en lo grotesco. 

Algunos medios de comunicación, más pendientes de las audiencias que del servicio público y de la información que deberían ejercer, especialmente en un caso como éste, se han dedicado a difundir incesantemente todo tipo de detalles sobre cada infectado, cada noticia, cada anécdota, tiñéndolo todo de un aire apocalíptico poco menos que de fin del mundo.

Las autoridades sanitarias hacen un gran esfuerzo para llevar el tema a la racionalidad científica y que la población no crea en todas las teorías conspirativas, que se han ido difundiendo a través de las ‘fake news’. Pero el daño ya está hecho y temo que irá en aumento.

La cancelación del Mobile World Congress de Barcelona, el Salón del Automóvil en Ginebra o la Feria inmobiliaria MIPIM en Cannes, entre otros, son tres ejemplos de la gravedad de la situación. Un problema sanitario que se ha convertido en un ‘tsunami social’ y económico de primer orden, que ha causado ya grandes pérdidas y seguramente tendremos más ejemplos en los próximos días.

Quisiera, con este artículo, proponerles una breve reflexión.

¿Saben cuántas personas murieron en España por el virus de la gripe en la última campaña? 6.300 personas. ¿Saben cuánta gente se infectó de gripe en esa misma campaña sólo en España? 525.300 personas.

La Organización Mundial de la Salud estima que las muertes causadas por la gripe estacional en todo el mundo son entre 290.000 y 650.000 al año.

La mortalidad del coronavirus o Covid-19 fuera de Wuhan es del 0,7% y la de la gripe en España del 1,2%. En el caso del coronavirus hay unos 82.000 infectados de los que 2.800 han fallecido. Es decir, una incidencia mucho menor que la gripe. Por otra parte y para ilustrar con más ejemplos, ¿saben cuántas muertes prematuras se producen sólo en España a causa de la contaminación del aire? 34.300 muertes. Y, ¿cuántas víctimas debidas a accidentes de tráfico en vías interurbana sólo en España? 1.098, según el último informe de la DGT.

Con todo esto lo que quiero decir es que nadie se plantea usar mascarillas todo el día y a todas horas por si alguno de los más de medio millón de infectados nos contagia la gripe. Tampoco nadie usa siempre mascarilla para evitar los efectos perniciosos de la contaminación. Y nadie se plantea evitar los desplazamientos para no correr el riesgo de morir o quedar gravemente herido en un accidente de tráfico.

Así que de lo que se trata es de ser precavidos, responsables y no caer en el infundado pánico que algunos nos quieren inculcar.

¿Alguien se acuerda ya de la Gripe A? Pues eso.

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.