Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Las mejores banderas

Tuve ocasión de ver en Barcelona cómo mujeres y hombres de todas las edades con pancartas artesanales y con esa actitud reivindicativa y festiva se manifestaban bajo una bandera que no los uniformaba, que no coartaba su pluralidad porque no era una bandera, sino infinitas.

Todavía empantanados en el “cuentodenuncaacabar” del tema catalán, con una Europa en la que muchos países tienen Parlamentos surgidos de las urnas que hacen muy difícil ejecutar programas de gobierno claros de cualquier color; el fantasma de los ultranacionalistas asomados peligrosamente en tantos lugares…

Y además tantas y tantas banderas cuyos portadores sólo aspiran a un ejército de obedientes seguidores, si puede ser uniformados, que levanten pancartas con exquisitos diseños y unidad de mensaje; con consignas aprendidas disciplinadamente y todo ello pagado por quién sabe quién.

Y, por si fuera poco, a un lado y otro de esta Europa que ha sufrido tanto a lo largo de nuestra torturada historia pero que todavía es ejemplo de democracia de libertades y de bienestar, tenemos a un Donald Trump y a un Vladimir Putin que vencen levantando las banderas de sus respectivos nacionalismos.

Creo, sinceramente, que esta Humanidad que está afrontando un cambio de era con una globalización más real y más potente que nunca; con unas megacompañías que mandan más que la mayoría de gobiernos; y con un riesgo inminente de que el equilibrio de nuestro medio ambiente planetario salte por los aires, necesita nuevas banderas que respondan a valores y necesidades más allá de los países, de las viejas banderas y de los intereses manipuladores de algunos.

La huelga feminista del pasado 8 de marzo fue un ejemplo de lo que quiero expresar. Fue emocionante ver cómo mujeres, y también hombres, de todo el mundo se movilizaban con espíritu reivindicativo pero también festivamente y con civismo. Y, en algunos países, con enorme valentía.

El movimiento feminista y la lucha por los derechos de las mujeres no son nuevos pero esta última movilización ha sido distinta. Tuve ocasión de ver en Barcelona cómo mujeres y hombres de todas las edades con pancartas artesanales y con esa actitud reivindicativa y festiva se manifestaban bajo una bandera que no los uniformaba, que no coartaba su pluralidad porque no era una bandera, sino infinitas. Una buena noticia fue el fracaso de algunos grupúsculos que quisieron manipular esa movilización en favor de intereses partidistas. Intentaron poner puertas al campo y uniformes en algo que iba mucho más allá de su mirada de secta.

La lucha de los pensionistas que ha aparecido en estas últimas semanas es otro ejemplo de una bandera que trasciende a los uniformadores de las sectas. Porque, además, nuestros mayores no sólo reivindican sus derechos y una vida digna para ellos, sino que están reivindicando un futuro digno para sus hijos y nietos con los que, en muchos casos, han tenido que repartir una mísera pensión para afrontar la durísima crisis que nos ha golpeado estos años.

Banderas, en definitiva, que vale la pena enarbolar. Banderas de reivindicación, pero también de unidad. Banderas que respetan. Banderas sin uniformes. Banderas sin razas, ni lenguas ni fronteras. Banderas que junto a las del medio ambiente, a las de los derechos de los refugiados, a las de la solidaridad y otras muchas vale la pena levantar con fuerza para que se vean con claridad.

Las otras, las de la división, para reciclaje.

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.