Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

¿Puedo beber alcohol antes y después de vacunarme contra la covid-19?


El consumo limitado o moderado de alcohol (por ejemplo, una cerveza o una copa de vino) no está contraindicado con ninguna de las vacunas frente a la covid-19, aunque es recomendable evitarlo dado que es una sustancia tóxica.

«A priori, ese tipo de consumo no parece que vaya a interaccionar» con la forma en la que la vacuna actúa en el organismo, precisa a EFE Carlos Fernández Moriano, del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

De hecho, la evidencia científica demuestra que el alcohol, en pequeñas cantidades, puede llegar ser beneficioso para nuestras defensas, según varios estudios que, no obstante, admiten que hay que seguir investigando porque los efectos de esta sustancia en el sistema inmunológico adaptativo siguen siendo poco conocidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, es tajante al asegurar que el alcohol “tiene un efecto perjudicial sobre el sistema inmunológico y no estimula la inmunidad ni la resistencia a los virus”.

En esa línea, la recomendación sanitaria siempre es la de evitar cualquier bebida alcohólica y otros tóxicos, como el tabaco, antes y, precisa Moriano.

Además, recuerda que puede potenciar las reacciones adversas que en ocasiones aparecen con la vacunación, y especialmente las molestias locales en el lugar de la inyección, el malestar o la fiebre.

Algunos autores explican que el consumo en exceso de alcohol y drogas tienen un efecto inmunosupresor que, mediante mecanismos muy similares a los que producen el estrés y la depresión, repercuten de forma negativa sobre la respuesta de nuestro sistema inmunitario ante la vacunación.

El alcoholismo crónico no solo “aumenta el riesgo de infecciones”, sino que “afecta las respuestas a las vacunas contra dichas infecciones”, apunta un artículo de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU.

Beber en exceso, en definitiva, puede hacernos más vulnerables frente a enfermedades infecciosas como la covid-19, subraya Moriano.

“Aumenta el riesgo de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una de las complicaciones más graves del COVID-19”, recuerda la OMS, que aprovecha para desmentir uno de los bulos más extendidos sobre las supuestas propiedades curativas de estas bebidas: no, consumir alcohol etílico no desinfecta la boca ni cura el coronavirus cuando lo tomamos.

FUENTES:

Carlos Fernández Moriano, del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Artículo “Impact of Alcohol Abuse on the Adaptive Immune System”, publicado en el catálogo de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU (NIH / NLM).

Artículo “Moderate alcohol consumption and the immune system: a review”, en la Biblioteca Nacional de Medicina del NIH.

Web de la OMS; “Alcohol and COVID-19: what you need to know”.

Web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC); “Alcohol y Salud Pública, Cuestiones Frecuentes”.